nutrición consciente

COMER, ALIMENTARSE Y NUTRIRSE (Mental, emocional y físicamente)

Fuente: Alacritas

Veamos cuáles son las diferencias entre comer, alimentarse y nutrirse según el estado evolutivo de cada ser encarnado.

ESCUCHA…

LEE…

Ofuscada por el ego y ante la imposibilidad de hacerse reconocer, la manifestación del alma joven en la materia es prácticamente nula. La visión de la vida de estas entidades totalmente inconscientes se limita a conceptos pasionales. ”¡A vivir que son dos días!”, dicen sin cuestionarse nada más que conseguir aquello que cubrirá las necesidades que les ayudarán a ver cumplidos sus deseos: dinero, poder, posición social, bienes materiales, caprichos… Se dejan llevar por la mente inferior y el instinto y, naturalmente, necesitan COMER para sobrevivir.

Al crecer gracias a las experiencias adquiridas, el alma, que hasta ahora se había visto silenciada, comienza a manifestarse y el ego, a fin de no perder la hegemonía, se sirve de las emociones para confundir al ser y ralentizar su proceso evolutivo. El alma, consciente de la necesidad de que las emociones prosperen hasta convertirse en sentimientos, alienta a estos seres a salir de la rutina que la ahoga, a realizar cambios, a romper hábitos, a dar los primeros pasos en el camino de regreso al Hogar… Y es entonces cuando comienzan a ALIMENTARSE para crecer.

A medida que los seres pierden el miedo a decidir por sí mismos y salen de la jaula del victimismo emocional, el alma se libera y comienza a resplandecer y el ser comienza a iluminarse y a irradiar su esencia. Al alcanzar la plena conciencia de su Realidad, el alma redimida los impulsa a equilibrarse y armonizarse para que así afloren con fuerza las cualidades que les son propias: el Amor, la Compasión, la Coherencia, la Cohesión, la Unidad, la Alegría, el Servicio Fraterno… Y es en la acción de ponerlas en práctica, cuando reconocen la importancia de NUTRIRSE para gozar.

Alacritas

 

 

Anuncios

Deja un comentario