conocimiento

APEGOS – Gururaj Ananda Yogi

Fuente: Gururaj Ananda Yogi – www.meditaya.com

“Si dirigimos nuestra creencia y nuestra fe hacia cosas mundanas, conseguiremos cosas mundanas, conseguiremos cosas transitorias que nunca nos podrán satisfacer. La necesidad siempre estará ahí, y al satisfacer una necesidad mundana, esa necesidad generará otras dos y estas dos crearán cuatro.”

ESCUCHA…

El texto ha sido extraído del libro “Respuestas al corazón”, que puedes comprar a través del enlace correspondiente:

LEE…

Cuando somos capaces de observar cualquier situación sin que nos afecte, esto implicaría un “no-apego”. Y ese es el verdadero significado de la renunciación. Renunciación no significa dejar a tu familia y al mundo e ir a alguna cueva de los Himalayas. Eso es escapar.

***

Muchas cosas de la vida son paradojas. Uno puede estar completamente dedicado a alguien y a pesar de ello “no-apegado”. Ahora bien, hay una diferencia entre “no-apego” y desapego: desapego es excluirse uno mismo de todas las actividades de la vida y estar simplemente lejos, recluirse, mientras que el “no-apegarse” es ser capaz de participar en cada actividad de la mente, del cuerpo y del espíritu y, a pesar de ello, estar por encima de todo ello. Cuando uno se desapega podría estar practicando una forma de escape para no enfrentarse a las responsabilidades que tiene.

***

El Yo real en nuestro interior está siempre abierto y comprende todo lo existente, tangible o intangible, animado o inanimado. Cuando hablamos de la apertura espiritual, nos estamos refiriendo a quitar el velo de los apegos a valores transitorios, reconociéndolos en su justo valor. Gradualmente vamos más allá de las esposas que nos sujetan a la relatividad. No hay nada malo en el estar en la relatividad, pero si en el estar atado y sometido por ella; de esta condición es de la que estamos tratando de huir.

***

El apego siempre es producido por la necesidad.

***

Si dirigimos nuestra creencia y nuestra fe hacia cosas mundanas, conseguiremos cosas mundanas, conseguiremos cosas transitorias que nunca nos podrán satisfacer. La necesidad siempre estará ahí, y al satisfacer una necesidad mundana, esa necesidad generará otras dos y estas dos crearán cuatro.

***

La causa de toda la infelicidad y miseria en este mundo es nuestro apego al nombre y a la forma.

***

El hombre tiene que aspirar a esa tranquilidad donde todas las alabanzas del mundo no le elevan ni tampoco le hunden todas las culpas que le puedan echar. Esta tranquilidad te trae un cierto tipo de “no-apego”.

***

No miramos de forma suficientemente profunda. No hay nada en este mundo que sea feo, todo es bello porque es creado y es producto de la Divinidad. Una vez que vamos más allá del valor superficial de cualquier cosa, vemos la belleza dentro de todas las cosas.

***

Al realizar cualquier acción hay cierta cantidad deseo. El deseo produce apego, pero hay distintos tipos de deseos: el deseo de ganancia, nombre, fama o poder, incita a uno a actuar de cierta forma para alcanzar ciertos objetivos; el otro tipo de deseo es el deseo de servir, que produce “no-apego”.

***

Toda la infelicidad es producida por nuestro inútil sentido del apego, porque nos apegamos a diversos aspectos y facetas de la vida que son transitorios. A medida que el hombre se abre espiritualmente, no sólo buscara verdaderos valores en su interior y en el entorno, sino que lo encontrará en si mismo. Esa es una señal segura de apertura espiritual.

***

Ser capaz de amar sin apego es el mayor logro el hombre puede alcanzar.

***

Desapego significa que tú quieres voluntariamente estar aparte, que te haces indiferente. Como dice el viejo proverbio, puedes tener una multitud a tu alrededor y estar solo. Te retiras a tu interior, no debido a tu fuerza, sino por el desequilibrio entre la introversión y la extraversión.

***

El “no-apego” es algo totalmente distinto, es algo donde eres parte de todo tu entorno, donde participas de todas las cosas que hay en él, donde puedes amar, donde uno puede volverse uno con el otro, donde la individualidad cesa del todo, donde no hay “tú” ni “yo”, sólo hay un “nosotros”. Todo esto lo produce el “no-apego”. Como dice la Biblia: “Estar en el mundo y no ser del mundo”. Esto es el “no-apego”.

***

El “no-apego” llega cuando encuentras unidad en la diversidad y a pesar de ello eres consciente de toda la diversidad existente a tu alrededor. A pesar de toda la diversidad que tu mente consciente ve, hay ese Yo interior dentro de ti que brilla en toda su gloria y comprende todo el universo en unidad. Entonces dices “Tat Tuamasi”, que significa “Tú eres Eso”. Progresas aún más lejos al decir “Brahmasmi”, “Yo soy Brahma”, soy el universo entero; nada me separa de nada”. y ése es el estado de Cristiandad, ése es el estado que el hombre Jesús, alcanzó cuando podía decir: “Mi Padre y yo somos uno”, porque el Padre es omnipresente. El hombre Jesús alcanzo el estado en el que podía hacerse uno con la Omnipresencia. Esto es lo que quiere decir “Mi Padre y yo somos uno”.

***

En el estado de “no-apego” nos enfrentamos a nuestros problemas. Los vemos y tratamos de encontrar soluciones y, si somos suficientemente sinceros, las encontraremos porque no hay ningún problema que no tenga la solución autocontenida.

***

Buscamos la felicidad en el exterior, pero la felicidad externa es temporal. Sólo encontrando la felicidad interna podríamos poner alguna permanencia en aquello que es temporal, porque entonces vamos más allá del nombre y de la forma para vivir la esencia, que es eterna.

***

¿Podrías realmente poseer algo alguna vez? Especialmente un ser humano que es una entidad pensante individual.

***

Estás buscando la libertad en tu interior. Allí es donde está la libertad, en ningún otro sitio. No podemos liberar a nadie de sus ataduras ni crear la libertad para otra persona en ninguna ocasión. Ataduras o libertad sólo pueden ser creadas por uno mismo. Cuando ves el mundo o a tu amado a través del aspecto de las ataduras, no los estás atando, sino que te estás atando tu mismo a una forma de pensar.

***

Ved todo apego como libertad, porque puedes encontrar la libertad, puedes, incluso estando apegado; sólo hace falta tener una actitud de mente especial, fuerza espiritual y solidez.

***

Mi amor por ella es importante, no ella. Yo estoy apegado a ese amor por ella, y en ese apego al amor por ella encuentro la libertad, porque el poder de la gracia me ha dado la libertad de amar.

***

Con la aceptación viene la entrega. Aunque estemos apegados, no se debe poner énfasis en el apego. El énfasis se puede colocar en la entrega sin motivo … entrega no egoísta, el darse generoso de uno mismo al amado tanto como sea posible.

***

El pequeño “yo” no es el Hacedor, el Hacedor es El. Cuando tienes esa idea, te vuelves no apegado a tus acciones, y entonces ninguna acción que realices añadirá samskaras a tu mente, sino gradualmente te librarás de las impresiones que te encarcelan. Cuando tus acciones y tus pensamientos no atan, entonces entras en el reino de la libertad.

Extraído del libro “1001 respuestas al corazón” una selección de las enseñanzas de GURURAJ ANANDA YOGI recopiladas por Vidya Anderson y Roopa Morosani y editado por la Fundación IFSU:
www.meditaya.com
www.gururajananda.com

Anuncios

Deja un comentario