conocimiento

DOS REFLEXIONES DE ALEJANDRO ROSELLÓ

TUYA ES LA PAZ

ESCUCHA…

LEE…

La paz no necesita defensa,

¿qué puedes hacer tú por ella,

sino reconocerla en tu interioridad?

En eso consiste el amor que ilumina y despierta,

en eso la bondad, la humildad y la generosidad.

La paz, más tarde o temprano, se presenta

porque de hecho en ti habita siempre ya.

Así que la paz de forma necesaria e inevitable llega

cuando no se tiene miedo a perder ni deseo de ganar.

La paz puede venir quizá cuando menos te lo esperas

o también cuando la comprensión de lo que eres es total.

Así que toda situación que correctamente se vea

se convierte si tú quieres en una oportunidad de paz.

Toda situación, sin excepciones, toda experiencia.

Así llega la certeza absoluta de la fe interna

cuando descansa serena en tu impecabilidad.

La paz es un atributo que en ti mismo se encuentra

y no una ganancia de oro de la jungla de cristal.

De hecho la paz ahora, ahora mismo,

callada nos rodea,

sólo tienes que cerrar los ojos y en silencio invitar…

Recuerda siempre que puedas que tuya es la paz,

y que para aprender lo que sea,

sólo la tienes que enseñar…

 

LOS MANSOS HEREDARÁN LA TIERRA

ESCUCHA…

LEE…

Escucha a la voz interior de tu conciencia:

aunque sea por un pequeño momento,

tú mismo te puedes reconocer entero en ella.

Luego viene un pensamiento de esa experiencia

y toda tu mente, todo tu ego,

todo tu pasado vuelve con sus glorias y sus penas.

Pero por un instante has sentido en tu interior

esa simple, bella y sagrada presencia.

No tienes que seguir creyendo lo que no es real

a no ser que así tú lo elijas y lo quieras.

Así que no te limites más con falsas creencias.

El ego no existe, no es nada, es sólo una pura idea,

una ilusión vana, un sueño de separación demente.

El ego no es más que una percepción incorrecta.

Tu valor está más allá de tu querer y de tu mente.

Tú eres ese ser más allá de tu cuerpo y de tu cabeza,

ese ser que emerge cuando del silencio cobras conciencia.

Y ese ser que tú eres no ha dejado nunca de estar en paz,

a pesar de que tu mente sólo quiera soñar y soñar,

a pesar de que tu mente esté perdida

o partida o herida o confusa o en guerra.

Experimenta cómo desprovista de todo miedo y ansiedad,

la mente es totalmente inocente, mansa y benévola.

Es difícil creer que una defensa que no pueda atacar

sea la única posible y la mejor defensa.

Pero recuerda que por algo ya sea dicho:

sólo los mansos heredarán la tierra…

 

Alejandro Roselló, profesor de filosofía

 

Aportación

Si así lo sientes, puedes colaborar con nosotros para sostener la labor divulgativa de Mi Voz Es Tu Voz y audioeSSen en favor de la apertura de conciencia con la cantidad que desees. ¡Mil gracias!

€1,00

 

Anuncios

Deja un comentario