meditaciones

Meditación del Arcángel Gabriel

«Si creemos en nosotros y en nuestra capacidad de elevar la vibración a través del Amor, en ese instante estaremos morando en la Nueva Tierra.»

ESCUCHA…

 

LEE…

 

Entra en tu espacio de quietud.

Conéctate con tu cuerpo, conéctate con tu respiración.

Siente la sacralidad de tu cuerpo.

Siente gratitud por tu cuerpo.

Agradece a cada una de tus preciosas células.

Lleva ahora tu conciencia a tu corazón. Siente su vibración especial.

Siente la íntima conexión de tu corazón con la Fuente de Todo Lo Que Es.

Cónectate allí con el Amor Uno.

Imagina ahora que aparece en tus manos un recipiente de cristal, repleto de Semillas de Amor.

Cada una de estas semillas tiene la capacidad de elevar la vibración de aquello con lo que entra en contacto, de manera tal que toda energía de baja vibración como el miedo, el odio, el resentimiento eleva su frecuencia hacia la energía del Amor más puro.

Tienes la posibilidad hoy ahora de sembrar esas semillas adonde quieras. El recipiente de cristal es mágico, por lo tanto su contenido nunca se agota.

Comienza por tí.

Siembra una semilla de Amor en cada una de tus células. Siente como se eleva la vibración de todo tu cuerpo.

Ahora ocúpate de tu familia, de los seres con los que compartes tu vida. Siembra tus semillas en sus corazones.

Pide a esas semillas que se reproduzcan y se multipliquen hasta que cada célula de la persona receptora, contenga una bella semilla de Amor.

Extiende ahora esta práctica a tus amigos, a tus vecinos, a tus compatriotas… Pon atención especial en sembrar los corazones de los dirigentes de tu país.

Imagina esas semillas de Amor expandiéndose y limpiando distorsiones de todo tipo. Absténte de enjuiciar. Sólo irradia Amor.

Extiende otra vez esta práctica hacia todos los seres humanos. Imagina como gracias a la vibración del Amor desaparecen el dolor, el hambre, la enfermedad, la angustia, la tristeza, la desconsideración por el otro, las ansias desmedidas de control, las ansias desmedidas de poder…

Extiende esta vez tu práctica a la Madre Tierra y a todos los Reinos de la Naturaleza.

Planta semillas en cada ser vivo, en cada molécula, en cada átomo. Con inmensa gratitud y reconocimiento, regálales estas milagrosas semillas de Amor.

Extiende, si así lo sientes, esta práctica a cada partícula del Universo. Riega el Universo con Amor de tu propio corazón.

Sí, estas semillas maravillosas llevan tu sello, contienen tu nota única, como tu personal homenaje a la totalidad de la vida y la conciencia.

 

Esto que estás haciendo es MUY REAL. Es MUY EFECTIVO. Es VERDADERO.

 

Ya es tiempo de utilizar el poder de tu intención focalizada en beneficio de la totalidad. Ya es tiempo de asumir tu poder interior y utilizarlo para el bien mayor.

Ya es tiempo de soltar dudas e inseguridades, de confiar en los dones propios y DAR.

Dar Amor, ser generadores de Amor desde nuestro corazón que es una fuente inagotable.

La Nueva Tierra es nuestra creación

Si creemos en nosotros y en nuestra capacidad de elevar la vibración a través del Amor, en ese instante estaremos morando en la Nueva Tierra.

Con Profundo Amor,

Gabriel

 

Fuente: Patricia Sahade y todos sus amorosos guías

Visto en la Ciudad Virtual de la Gran Hermandad Blanca – hermandadblanca.org

 

Donativo

Si así lo sientes, puedes colaborar con nosotros para sostener la labor divulgativa de Mi Voz Es Tu Voz con la cantidad que desees. ¡Mil gracias!

€0,00

 

 

Anuncios

Deja un comentario