canalizaciones

LUZ – Kryon

«¿Para qué estás aquí? Para la Luz. ¿Cuál es tu meta? Sostener la Luz. ¿Adónde vas? No importa, mientras portes Luz. ¿Cuánto vivirás? No importa, mientras portes Luz.» KRYON

ESCUCHA…

 

LEE…

 

San Antonio, Texas, 10 de Febrero de 2018

 

Saludos, queridos, Yo Soy Kryon del Servicio Magnético.

Adironnda y Kryon han venido por una razón: la iluminación. Para darles la historia de la luz en ustedes y la historia de la luz en el planeta y ayudarlos a atravesar el cambio. Esos son los atributos de ambos. Y no les voy a dar otra historia diferente de la de quien está junto a mí, porque ambos venimos del mismo hogar. Venimos de ese lugar que está más allá de lo que llaman el velo, que se está adelgazando cada vez más. Al oír esto, algunos de ustedes lo reconocerán, sabrán que lo que les decimos es la verdad pura, básica.

Queridos, hay dos capas a las que hay que dirigirse en este planeta, una más que la otra. Los trabajadores de luz, las almas antiguas que se sientan frente a mí, son una. Y los niños son la otra. Porque los niños vendrán sin los hábitos que tienen ustedes, los hábitos de los que les habló Adironnda, los que los definen a ustedes, y definen a Dios, y definen su propósito. No están en los niños, lo habrán notado. Casi podría decirse que ellos marchan al ritmo de un tambor diferente. Y es así, porque no han venido con esos hábitos y ustedes no los pueden educar en esos hábitos en que los educaron a ustedes; pueden haberlo intentado y fracasaron. Es por eso que aparecen como anti-sistemas, porque ellos saben más. Cuando ustedes les empiezan a decir y a definir a Dios, ellos saben más. Cuando les empiezan a decir por qué están aquí y qué debieran hacer con sus vidas, ellos saben más. Lo que ellos tienen, en cambio, es una guía que ya traen y que es diferente de la de ustedes.

Queridos, puede que no sea divino como ustedes lo ven, pero está libre de mucho de ese equipaje que tienen ustedes, sentados en las sillas. El equipaje es el mismo que les hemos estado diciendo durante años, que incluso Adironnda les dijo hoy, ¿qué hábitos acarrean, que ni siquiera los consideran hábitos? Cuando se definen a sí mismos, ¿por qué es que siempre hay una meta al final?  ¿De dónde viene eso? Les diré: viene de su educación. Viene de quienes les dijeron: “Existe por esto: para hacer algo. No puedes simplemente flotar.” dicen. “¿Por qué estás en el planeta? puede que hayan oído. “¿Qué estás haciendo aquí?” Y entonces ustedes empiezan a preguntar: “Querido Espíritu, ¿por qué estoy aquí?” Otra vez; el mismo hábito del que habló Adironnda.

Y la respuesta es buena, y ya se la dijimos antes. Y puede que no la entiendan en absoluto. Están aquí para ser. “¿Quieres decir que no se supone que haga nada?”  Oh, lo estás haciendo, allí sentado preguntando qué estás haciendo. ¿Y qué es? Almas antiguas, ustedes son las únicas en este planeta que tienen la sabiduría y llevan la luz para equilibrarlo; son las únicas.  Si estás escuchando esto en este momento, acabo de darte la razón para que estés aquí.  Todo lo demás que hagas, es por libre albedrío. Y al final de tu vida, si miras hacia atrás y dices “Bueno, realmente no hice nada, tal vez solo criar hijos y cocinar” (se ríe). Dices “No escribí un libro, no ayudé, no inicié una escuela”. Y te decimos que eso es para otros, y ellos lo saben.  Lo que tienes que hacer, y por eso estás aquí, es influir sobre este planeta con tu sabiduría, tu historia, tu Akasha, y tu luz. ¡Y tu luz! Esto es el comienzo de entender.

Esta reunión de hoy es el comienzo de entender. He hablado mucho de qué son los hábitos. Ustedes dudan de que esto sea real; dudan de que sea una canalización en absoluto; el hábito es que les convencieron de que no puede existir, no se puede hacer eso, Dios no lo permitirá. ¿Cuál es su definición de Dios? ¡Eso es un hábito! Por si no lo notaron: les han dicho que Dios es algo así como un padre disfuncional; ¡si no se portan bien serán castigados! No solo castigados;  ¡torturados para siempre! Como lo haría todo buen padre. Esa es la definición de Dios en la mayoría de sus culturas, ¿sabían eso? ¿Por qué no se libran de ese hábito? ¿Por qué no lo eliminan del todo? Empiecen por el principio. ¿Quién eres? “Existo para la luz. Por libre elección haré mi camino y seré tan compasivo como pueda. Y cada vez que tenga un buen pensamiento, irradiaré luz, y cada vez que sea compasivo, que resuelva el rompecabezas, cada vez que abrace a otro ser humano, sienta a Dios dentro de ambos, estaré irradiando luz para el planeta. ¡Esto es lo que yo hago! Y al final de mi vida, sonreiré y diré: Volveré, para hacer más”.  Y lo harás, aun cuando no crees que lo harás, sí lo harás.

No te perderás la fiesta, querido, porque esta es la energía que has estado esperando durante eones: la energía que sostiene a la luz; una energía que empujará en lugar de tironear; una energía que está a tus espaldas.

Un poco más tarde daré una canalización sobre el cambio en ustedes; no el cambio a su alrededor sino el cambio en ustedes, almas antiguas. Algunas de las cosas en que están pensando. Es hora de romper con el hábito, ese hábito que dice “¿Quién soy?” ¿Qué tienes que saber que Dios sabe? ¿Por qué tienes que entender cada mínimo detalle de por qué estás ahí? Pues yo te diré ahora mismo, si me crees: Dios conoce tu nombre, estás apoyado, y eres necesario aquí. ¿Para qué estás aquí? Para la luz. ¿Cuál es tu meta? Sostener la luz. ¿Adónde vas? No importa, en tanto lleves la luz. ¿Cuánto vivirás? No importa, en tanto lleves luz. ¿Lo entiendes? Se trata de la energía del planeta; esta es tu herencia, literalmente. Durante miles de vidas a través de tu Akasha, has pedido estar aquí, alma antigua. Esa es la razón de que estés en esta reunión y escuchando esto. ¿Por qué otra razón escucharías algo tan extraño a tu cultura, que llaman canalización?

Lo digo otra vez: llegará el día en que no sea extraño; tú lo estarás haciendo; será aceptado y comprendido que por tener a Dios en ti tú puedes decir esas palabras desde el otro lado del velo, y te conocerás a ti mismo y conocerás mucho más sobre por qué estás aquí. Tendrás mucha más paz; mirarás la palabra Dios y sonreirás y sabrás que es una energía benévola. Tú eres parte de ella, de la Fuente Creadora que te ama ¡para siempre! y nunca pensaría en castigarte. Te ayudará en cada decisión que tomes, correcta o equivocada, estará allí para sacarte de la zanja, para celebrar cuando estés en casa; ¡ése es Dios! No el hábito; no necesariamente lo que te dijeron.

Y entonces, ¿qué sigue? Dije que esto es un comienzo; el comienzo de entender y reconocer un nuevo paradigma de quién eres o podrías ser; de quién es Dios o quién podría ser.

Les he dicho que ambos canalizadores que están aquí, yo, Kryon y Adironnda, y todos aquellos que la humana que está a mi lado canaliza, todos, tienen que ver con un comienzo. Si Kryon es un 11 y Adironnda es un 8, sumados dan 1. Tiene que ver con un comienzo: el comienzo de ustedes, de entender quiénes son, en lugar de castigarse constantemente y habitualmente preguntando ¿Por qué estoy aquí? Acabo de decirles: complacido está Dios con todo lo que ustedes son. Relájense en los brazos de Dios y sepan que son amados.

Y así es.

Kryon

 

Canalizado por Lee Carroll – www.kryon.com
Traducción simulátnea: Leonor Botero – www.kryonespanol.com/new/audios-traducidos/
Traducción escrita: María Cristina Cáffaro – traduccionesparaelcamino.blogspot.com.ar/
Sitio autorizado de Kryon por Lee Carroll: manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Aportación

Si así lo sientes, puedes colaborar con nosotros para sostener la labor divulgativa de Mi Voz Es Tu Voz y audioeSSen en favor de la apertura de conciencia con la cantidad que desees. ¡Mil gracias!

€1,00

 

Anuncios

Deja un comentario