conocimiento

MANIFIESTO DE LAS MUJERES SEMILLA – Myriam Aram

«Somos las Mujeres Semilla, las Mujeres Despiertas. Con el vientre y el corazón llenos vida, hemos venido a restablecer el equilibrio natural en la Tierra.»

ESCUCHA…

 

LEE…

 

MANIFIESTO DE LAS MUJERES SEMILLA / CARTA A NUESTRA SOCIEDAD:

 

Sociedad herida, sociedad enferma:

Somos las Mujeres-Semilla, las Mujeres Despiertas.

Somos las Hijas de la Tierra de todas las edades y razas.

Somos las Guardianas, las Portadoras, las Sabias, las Defensoras, Las Que Pueden Ver Más Allá Con el Corazón.

Las que nutren a diario llenando el mundo de calor y belleza.

El portal a través del cual ingresa la vida humana en el planeta.

Las Protectoras de todo ser, de toda especie, de todo reino.

Somos tus ciudadanas, aquellas a las que tú ataste las alas desde niñas con creencias de “no debes, no sabes, no puedes”. A las que entrenaste para que cargasen fardos de más a base de mentiras evidentes o encubiertas, de manipulación emocional basada en la culpa, el abuso de poder, la baja valía, y los roles que encierran.

Somos las que, a día de hoy, en algún lugar de la escalera siguen encontrando ciertas puertas cerradas.

Nosotras no buscamos la “igualdad”.

Esa “igualdad” nos ha llevado a trabajar como la mayoría de los hombres, aquellos que bloquearon su propia energía femenina: un masculino que no estaba en su centro.

Esa “igualdad” nos ha llevado a pensar como aquellos hombres, a entender y practicar el sexo como hombres.

Al desequilibrio de crear, actuar y decidir desde la mente únicamente.

Queremos poder ser Mujeres.

Queremos honrar y amar nuestras diferencias: la diversidad de este mundo.

Queremos volver a darle su lugar al corazón, a la compasión, a la integridad, a la colaboración, a la escucha, a los valores, al respeto por todos los seres.

Hemos venido a reclamar y reapoderarnos de nuestros ritmos, de nuestros ciclos.

De nuestro cuerpo. De nuestros embarazos, de nuestros partos, y de nuestros kilos.

A recuperar el respeto por nuestro instinto.

A liberar nuestra sexualidad innata y sagrada.

A recordar nuestra sabiduría, nuestros dones, nuestra energía.

A fertilizar de nuevo los días con relaciones que llenen el alma.

Con tiempo de calidad para vivir. Con cosechas de alimento que nutran al mundo.

A cuidar de la Vida trayendo el Cielo a la Tierra.

Sociedad dolida, Sociedad en pena:

Durante miles de años fuimos ciudadanas de segunda.

Ahora venimos a restablecer un mundo bondadoso donde no existan seres de segunda.

Venimos a vivir y actuar en Círculo, no en pirámide.

A desarmar a los gobiernos día a día a través de las fuerzas más poderosas: el Amor y la Fé.

Venimos a integrar por fin la energía y sabiduría femenina en nuestro mundo cojo.

A quitar el poder a lo externo, volviendo a la alquimia interna, creando un mundo de magia y posibilidades.

A dejar de sobrevivir, y empezar a Vivir.

A honrar los muchos logros de lo masculino, haciendo que sean más éticos, más íntegros, más saludables… para todos los que habitamos este planeta.

Conocemos el legado de heridas, abusos, traumas… infringidos por inconsciencia al pueblo femenino, tanto por mujeres como por hombres.

Hoy estamos aquí a corazón abierto para comprender y aprender a liberarlo con compasión. Compasión hacia todos, sin culpar.

Sabemos que la paz solo llega cuando no hay víctimas ni culpables, sino cuando hay Consciencia e intención verdadera de sanar e integrar el aprendizaje, transformándolo en amor.

Por ello caminamos mano a mano, corazón a corazón, al lado de nuestros hermanos los Hombres.

Juntos vamos aprendiendo a equilibrar la energía masculina y femenina en cada uno de nosotros, encontrando así la armonía interna y nuestra propia verdad.

Nuestro camino no es tóxico. Nuestro camino no daña.

Nuestro camino no excluye, sino que suma y sostiene.

Nuestro camino es de fuego y transforma lo que toca.

Sociedad, sabemos que unos podemos existir gracias a otros, que todos somos una gran familia.

Que si te hago daño me hago daño, que tu dolor es mi dolor.

Que Yo Soy Tú. Que Tú Eres Yo.

Por eso hacemos esta re-evolución de dentro hacia afuera, transformándonos primero para así poder transformarte.

Como la vida se abre camino así caminamos Nosotras.

Avanzamos como avanza el río torrencial en el valle,

como avanza la lava por la ladera.

No tenemos nada que demostrar: solo mostrar lo que en verdad somos.

Somos las Mujeres Semilla, las Mujeres Despiertas.

Con el vientre y el corazón llenos vida, hemos venido a restablecer el equilibrio natural en la Tierra.

 

Myriam Aram
(De su nuevo libro, disponible próximamente)

 


 

Aportación

Si así lo sientes, puedes colaborar con nosotros para sostener la labor divulgativa de Mi Voz Es Tu Voz y audioeSSen en favor de la apertura de conciencia con la cantidad que desees. ¡Mil gracias!

€1,00

 

Anuncios

Deja un comentario