conocimiento

ACEPTASTE VENIR – Carmelo Ríos

«¿Ya no te acuerdas? Quisiste venir a este planeta-escuela llamado Tierra para aprender una sola lección: amar incondicionalmente.»

ESCUCHA…

 

 

 

LEE…

¡No te quejes! ¡Aceptaste venir!

Aceptase venir a esta fría dimensión de existencia para rescatar a los seres del Reino del Laberinto y guiarles hacia la Luz.
¿Ya no te acuerdas? Quisiste venir a este planeta-escuela llamado Tierra para aprender una sola lección: amar incondicionalmente.

Esa es la causa de tu aterrizaje encarnativo en este mundo extraño, hostil, aturdido, ambiguo, difícil, frío, duro tal vez.

Pero recuerda queallá en los Cielos de Arribate dijeron que los muros que establecen las creencias, los espejismos, las convicciones, las idas, los posicionamientos, las perspectivas, tarde o temprano se tambalean y caen en este plano de consciencia y de existencia ante la presencia del amor.

Fíjate bien: en este mundo todos buscan amar y ser amados. No solo las personas, también los animales, las plantas, las rocas, los elementos de la Naturaleza.

Los átomos, neutrinos, fotones, protones, electrones y la micro estructura de la materia, danzan al ritmo secreto de un amor inexpresable.

Encontrarás esta misma doctrina oculta bajo las grandes revelaciones de las religiones humanas y las palabras de los sabios: el Amor.

Cualquier enseñanza, lección, prueba, dolor, sufrimiento, desafío y experiencia que tengas que vivir en esta vida, de una u otra forma culminará siempre en una revelación del sentido de la compasión y del amor oculto.

Para poder avanzar y cambiar de estancia, de planeta, de morada, de clase, de curso, de dimensión y de partitura energética, se te pide que ames hasta lo poco amable como parte de tu formación para acceder a otro nivel superior de aprendizaje.

Hasta las relaciones de amistad y de familia se asemejarán más a experiencias kármicas que necesitan sanación, misericordia, perdón y amor que a escenarios de armonía y de paz.

Un gran sabio y medico del alma, el Maestro Philipp de Lyón, decía: “Si os odiáis, renaceréis como gemelos”.

Tal es el Orden Cósmico.

Cierto, no será fácil, se opondrá el mundo tridimensional, el razonamiento, la sana inteligencia, el ambiente social, lo más cercano, y amanecerán el orgullo, la soberbia, el miedo a sufrir, la vergüenza, la culpa y el mal de amores.

Pero ya sabes que al Universo poco le importan las leyes y los reglamentos relativos, duales, ambiguos e injustos de los hombres; no le importa que seas rico o pobre, hombre o mujer, sabio o ignorante, alto o bajo, sino que expreses el amor, la compasión, la belleza y la gloria del hombre interior que llevas dentro; que recuperes lo antes posible la memoria de quién eres en realidad y vuelvas a casa.

Si observas bien, las personas, los seres, llevan un gran amor dentro de si, y están deseando expresarlo si les das una oportunidad.

Por eso son a veces tan solidarios, tan amables, tan valientes, tan altruistas, tan generosos, tan compasivos, sobre todo en los momentos difíciles. Porque expresan ese  amor oculto.

Dales una y mil ocasiones para que expresen ese amor, esa compasión, esa belleza del alma y no dejarás de sorprenderte.
Entonces conocerás su verdadera naturaleza. Y la tuya.

Viniste aquí aquí para aprender a amar.
No pierdas el tiempo: cumple tu misión. Ama valerosa-mente, arriesgada-mente, compasiva-mente, incondicional-mente, antes de que sea demasiado tarde, pues ignoras el tiempo que le queda al invisible reloj de arena que llevas en tu hombro derecho.

 

Sri Ramakrishna decía: «Ama y todo vendrá a ti.»
Y San Agustín añadiría: «Ama y haz lo que quieras.»

 

CARMELO RÍOS

 


 

Aportación

Si así lo sientes, puedes colaborar con nosotros para sostener la labor divulgativa de Mi Voz Es Tu Voz y audioeSSen en favor de la apertura de conciencia poniendo en el recuadro la cantidad que desees. ¡Mil gracias!

€1,00

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.