canalizaciones eSSenios

CORONACIÓN SAGRADA A TODAS LAS MUJERES – Madre María

«La Mujer Divina, la Madre Divina, completa el círculo en su Corazón Cósmico y su Yo Cósmico y Eterno al no lamerse más las heridas del pasado, al no acampar y dormir ya sobre los esqueletos de lo que fue.»

ESCUCHA…

 

 

 


LEE…

 

Yo soy la esencia, la luz, el sonido y el pensamiento de María. 

Yo represento a la Madre Absoluta, la Madre Divina, la Mujer Divina. 

Después del tiempo de la Ascensión de mi Hijo (Yeshua – Jesús), fui llevada fuera para no ser vista de nuevo. Las energías me mantuvieron aislada, lejos, para proteger mi luz, mi cuerpo y mi corazón.

Muchas de vosotras en vuestras existencias a través del espacio y el tiempo, a menudo fuisteis arrebatadas lejos de los/las que amabais, de las que considerabais vuestra familia. 

En este momento, en esta intersección del Cielo y la Tierra, de las estrellas y el sol, es hora de volver atrás y sanar esa profunda herida en vuestro interior que todavía se conduele por lo que podríais haber sido, lo que deberíais haber sido y lo que no fue. La sensación de estar separadas, de ser abandonadas -y sin embargo, al mismo tiempo, la sensación de estar protegidas por vuestro propio bien.

La Madre Divina, la Mujer Divina, se halla en el centro de su PROPIO viaje de sanación, Ella viaja en vuestro Corazón. 

Recorre las largas orillas de su Ser, descalza, cortándose a menudo con las esquirlas y las mortajas del pasado, de esta Vida encarnada y de miles más…  Y así, entra en su futuro descalza y a corazón descubierto. 

Ella busca un tiempo más allá de la concepción humana. 

La Mujer Divina, la Madre Divina, completa el círculo en su Corazón Cósmico y su Yo Cósmico y Eterno al no lamerse más las heridas del pasado, al no acampar y dormir ya sobre los esqueletos de lo que fue. 

Ella ingresa rápidamente y, sin embargo, con lentitud, suavemente, en un futuro que está incorporado a ella genéticamente.

Celebrad vuestro nacimiento en estos tiempos…, vuestra vida, vuestro Amor, vuestra porción de vosotras mismas que Soy Yo Misma, la Madre María. 

Porque las mujeres han quedado en un segundo plano demasiado tiempo. Han gemido y llorado en la noche. Han visto injusticia tras injusticia. Tenían las manos atadas y la boca cosida. Pero ahora os encontráis en un lugar, en un tiempo y en un portal de coronación. 

Recibid los dones que habéis esperado pacientemente a través de todos los tiempos. 

Yo, María, Reina del Universo, vengo a anunciaros que ahora estáis unidas y encendidas en la Sagrada Coronación al recibir vuestra Corona de Luz como Reinas de vuestra Vida. 

Eres una reina que se sienta con lágrimas que ruedan por sus mejillas mientras observa toda la abundancia que viene hacia ella.

Una reina que se siente culpable mientras recibe y recibe todo lo que la vida y la luz tienen para ofrecer. Pero es en este punto de recepción que abre un portal para que todos los corazones de la humanidad reciban esta abundancia también. Queridas, debéis saber que estáis en servicio en este recibir, lo hará más fácil para vosotras. Celebrar cada día como un día de recibir.

Recibid estos regalitos del Espíritu día tras día. No dejéis que pase un día sin esperar gratitud, la gratitud de las energías a las que “habéis servido” a través de vuestra  existencia. 

Finalmente, el círculo se cierra. Se cierra en una Flor de Luz a esta altura del recibir. 

Esto se hace presente para todas las mujeres de la Tierra que hayan elegido encarnar como mujeres en este tiempo. Vendrá el tiempo en que los hombres recibirán la misma consumación en una equidad equilibrada. 

Como mujeres, siempre habéis estado en el pórtico trasero de vuestra vida, en la parte trasera del ómnibus, la parte trasera del coche, la parte trasera del tren, en segundo plano. Y ahora estáis al frente.  

Permitid que estas palabras os sanen. Sorbedlas. Bebedlas. Y llenad vuestro Ser con ellas, porque vosotras acompañáis a toda la Vida hacia una ceremonia de cierre. Y en esa ceremonia de cierre, sois iniciadas en la Tierra de la Abundancia, en el Reino del recibir y en los tesoros ocultos de la Luz. 

Yo soy María. 

Os dejo con estos pensamientos y palabras y regalos, porque soy la primera en dároslos. 

 

Fuente desconocida

 


 

Aportación

Si así lo sientes, puedes colaborar con nosotros para sostener la labor divulgativa de Mi Voz Es Tu Voz en favor de la apertura de conciencia poniendo en el recuadro la cantidad que desees. ¡Mil gracias!

€1,00

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.