Anuncios
meditaciones

EL TEMPLO DE LA LLAMA DORADA DE LA CIUDAD DE TELOS (Comprensión, sabiduría, iluminación) – Meditación guiada

Meditación guiada por el maestro ADAMA, canalizada por Aurelia Louise Jones y narrada por Mi Voz Es Tu Voz para vibracioneSSen.

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

Para empezar, sabed que en Telos tenemos un Templo de la Iluminación, el cual, aunque de menor tamaño, es una réplica del principal Templo de la Iluminación para el planeta que se ubica en el lago Titicaca, en Sudamérica. El majestuoso e imponente templo de Sudamérica se mantiene bajo el liderazgo del dios y la diosa Meru, seres extremadamente evolucionados, custodios de las energías de dicho rayo para este planeta. En este momento, nosotros vamos a llevaros al de Telos, que tiene la misma frecuencia de energía.

Os pido que os centréis en vuestro corazón y manifestéis vuestras intenciones de venir de viaje con nosotros al Templo de la Iluminación de nuestra ciudad situada bajo tierra. Pedid a vuestros guías y a vuestro Yo Superior que os guíen en la conciencia para venir allí con nosotros. Tenemos un merkaba enorme en el que cabréis cómodamente todos vosotros, y os invitamos a que entréis a dar una vuelta.

Ahora percibíos llegando a Telos, al portalón de este Templo. A cierta distancia estáis viendo una estructura de ocho lados de color amarillo dorado que irradia luz como si se tratase de un sol. Emana sus rayos de energía de Iluminación a varios cientos de millas hacia la atmósfera de la superficie del planeta, y también se halla conectada a la rejilla cristalina que distribuye esa energía muy rápidamente por todas partes de la superficie del globo.

Veos subiendo los 24 peldaños que hay hasta este portalón de Luz. Al poner los pies en el último peldaño, os reciben un par de personas de nuestros hermanos de Telos, que son los guardas del portalón. Ellos os invitan a entrar en una zona concreta del vestíbulo para sumergiros en una ducha de Luz Dorada que limpiará y preparará vuestros campos energéticos para ser recibidos en el templo.

En este punto, se os asigna a cada uno de vosotros un guía lemuriano que será vuestro acompañante y mentor para vuestra experiencia mientras atravesáis ahora el portalón. Es entonces cuando, al otro lado, sois recibidos por un grupo espléndido de maestros del segundo rayo: el Cristo Planetario, Lord Maitreya, Lord Buda, los Lores Sananda, Lanto, Confucio, Djwal Khul y Kuthumi, quienes os extendien todo el amor de su corazón.

Os dan su más calurosa bienvenida en una hermosa entrada, como un portal enorme, donde todo lo que veis irradia luz como si fuese un sol. No hay palabras en vuestro lenguaje para describir lo que veis y experimentáis, pero esto no es importante. Usad la imaginación para crear vuestra experiencia con mayor claridad. La imaginación es una facultad de la Mente Divina, donde guardan sus improntas todas las experiencias pasadas y presentes, de modo que podréis recuperar ésta más adelante en vuestro estado consciente. Permitid que vuestro corazón y vuestra conciencia queden bañados e impresos de todo lo que veis y percibís con los ojos del alma. Ved que todo lo que hay aquí refleja el sol dorado del amor del Creador por ese rayo.

Notad y aspirad todas las energías de las numerosas fuentes de luz líquida dorada que brotan del centro y a lo largo de las paredes de la gran Sala de la Iluminación. Ved las flores de todos los colores, brillando con tonalidades de neblina dorada, ungiendo su celestial aroma allí donde miréis. Imaginad también una gran variedad de flores de color amarillo dorado, de distintos tonos y tamaños, que crecen juntas formando una decoración de lo más deslumbrante, armoniosa y espectacular, creando una sinfonía de amor, iluminación y sabiduría allí donde miréis. Prestad atención a los detalles de los suelos, paredes y techos y de toda la belleza que os rodea.

A medida que avanzáis hacia la parte frontal de una enorme estancia del templo, hay un gran recipiente donde quema, con un intenso resplandor, la Llama no alimentada de la Iluminación. Advertid también la presencia de los maestros de sabiduría que se hallan de pie alrededor de la gran llama de la Iluminación, en el centro de la Sala de la Iluminación, y ved cómo, mediante el amor y alimento que emanan constantemente, crean y nutren una expansión siempre creciente en espiral de esa Llama no alimentada de Luz. Sin el alimento que proporcionan a las llamas de Dios los que se dedican a ese servicio, esas diversas llamas no podrían existir y se extinguirían. La única fuente de combustible para esas llamas proviene del fuego de amor y dedicación que sale de los corazones de aquellos que se ocupan de ellas: con su amor y dedicación, mantienen esas llamas vivas y brillantes en beneficio de la humanidad y del propio planeta.

Seguid inspirando profundamente, bienamados. Es un regalo muy especial el que se os ofrece en este momento. Las puertas de este templo no siempre se abren a seres no ascendidos. Vosotros estáis hoy aquí por especial concesión y yo os animo a que ofrezcáis vuestra más profunda gratitud a Lord Maitreya y a los otros maestros mencionados más arriba, que se han ofrecido a mantener aquí las energías para vosotros, para que se os pudiese permitir la entrada. A los que leáis este material y deseéis experimentar lo mismo, si vuestro deseo es puro y sincero, se os puede hacer la misma concesión.

Continuad prestando atención al guía que se os ha asignado: puede compartirse mucha sabiduría y comprensión a través de esta interacción. Ahora se os invita a sentaros en un sillón de cristal dorado frente a la llama dorada maestra. Sentid la energía, sentid la luminosa llama dorada penetrando en cada célula y partícula de vuestro cuerpo etéreo. Ahora os pedimos que aspiréis esta energía tanto como podáis mientras os centráis, frente a vosotros, en esta maravillosa y resplandeciente Llama de la Iluminación. Mide mas de 18 metros de altura, y es alentada día y noche con el amor de nuestra gente, el amor de los maestros ascendidos y de los seres angélicos.

Mientras os centráis en esa llama a través de la respiración, conectad en vuestro corazón con la Mente de Dios y los maestros de la Sabiduría que nutren esa llama. Conectad vuestro corazón con sus corazones y pedidles que impriman su amor y dedicación en vuestro ADN y en todos vuestros chakras.

Traed también ahí a vuestro ego alterado, puesto que es también divino y una parte integral de vosotros. No es una parte de la que podáis deshaceros, sino la parte de vosotros que necesita ser transformada para que vuelva a su finalidad original, y se unirá también con lo divino en el proceso de ascensión. Esta parte también necesita ser comprendida y alimentada por vuestro amor propio. Tomad ese aspecto separado de vosotros, vuestra mente humana, vuestro ego alterado, y, simplemente, saturad esos aspectos de vosotros con la Llama de la Iluminación.

Hablad a esas partes de vosotros con gran amor y compasión, como hablaríais a un adolescente o un niño. Decid al ego humano que él también es divino y amado, y pedidle que se rinda a la gran sabiduría de la Llama de la Iluminación para recibir su amor y consuelo. Haced esto para poder vivir vuestra vida con una mayor integración de la sabiduría y del saber interior.

Cuando volváis a vuestro cuerpo en vuestra vida cotidiana y os enfrentéis a decisiones difíciles de tomar traed siempre frente a vuestros ojos, vuestros ojos interiores, esta hermosa Llama dorada de la Iluminación y la Sabiduría. Pedid ser infundidos con la mayor percepción interna de lo que necesitéis saber en el momento presente, o para las decisiones que tengáis que tomar. Así es como vais a salir del no saber y del sueño espiritual, y así es también como vais a aprender el discernimiento.

Así es como vuestros pensamientos van a volverse uno con los de Dios y os ayudarán a salir de la limitación. Cada una a su manera, todas las llamas pueden ayudaros a restablecer vuestro espíritu de ausencia de límites para que podáis, una vez más, andar por la Tierra como sabios maestros.

Pedid también que esta energía y este conocimiento sean integrados en vuestra mente consciente. Puede que no recordéis todos los detalles, pero el conocimiento quedará impreso en vuestra alma: eso es sumamente importante. Habéis tenido impresos en ella tantos sistemas de creencias erróneos que os mantienen en el dolor y la limitación… Pedid que todo eso se os presente ante de vuestra conciencia y que sea comprendido, limpiado y sanado por la Llama de la Iluminación. Es un proceso gradual que requiere de vuestra intención y vuestra plena participación. En el proceso de ascensión la finalización de este proceso se hará manifiesta.

Seguid fusionándoos cada vez más con la Mente de Dios, la cual representa la inteligencia del corazón. Cuando sintáis que estáis listos poneos en pie, caminad por ahí con vuestro guía y haced preguntas para las que estéis buscando respuesta. Este templo es muy vasto, con muchas facetas, secciones y cámaras.

Continuad descansando vuestra alma y vuestro corazón en esa hermosa energía, la cual representa también el sol de vuestra divinidad. Es a través de la Mente de Dios, a través de la Llama de la Iluminación, como tendréis acceso a todo conocimiento y como éste será entregado a vuestra mente consciente cuando os alineéis con ella plenamente. (Pausa)

Ahora volved a la conciencia y a vuestro cuerpo físico. Hacedlo con la intención de traeros de vuelta con vosotros todo cuanto podáis de vuestro viaje al Templo de la Iluminación. Sabed que ahora tenéis permiso para volver allí en cualquier momento que queráis siempre y cuando permanezcáis en alineación con las energías de amor del segundo rayo.

Hay un gran número de maestros de sabiduría en estado ascendido sirviendo en el Templo de la Iluminación. Ellos están conectados también con el ashram del 2º rayo, donde muchas almas vienen por la noche a tomar clases, colectivas y particulares, que se imparten en una de las muchas zonas del Templo de la Iluminación. No hay que pagar nada por las clases, salvo vuestra buena disposición a amar y a desarrollar vuestra conciencia.

Cuando estéis listos, abrid los ojos. Sed felices, agradecidos y armoniosos con vuestro yo y con los demás.

Os doy las gracias, amadísimos, por acompañarnos hoy. Os enviamos nuestro amor, nuestra sabiduría, nuestro apoyo y nuestro discernimiento. Sabed que podéis alcanzar a tocar el interior de la Mente de Dios siempre que queráis. Cuanto más lo hagáis de forma consciente a través del corazón mayores y más sabios seres llegaréis a ser todos y antes podremos encontrarnos cara a cara.

¡Y así es!

 

 

ADAMA canalizado por Aurelia Louise Jones
Extraído de su libro «TELOS III»

 

Obras de Aurelia L. Jones: amzn.to/2JhEG71

Telos III

 


 

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: