Anuncios
conocimiento

DESVINCULARTE DE QUIENES NO ESTÁN LISTOS PARA AMARTE

«Desvincularte de aquellos que no están listos para amarte, es la cosa más difícil que tendrás que hacer en tu vida, y también será la más importante.»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

No es una actitud de soberbia ni de orgullo, sino de congruencia. Seguirás amándolos, pero con otra perspectiva, desde otro nivel de compresión, entendimiento y consciencia. 

Desvincularte de aquellos que no están listos para amarte, es la cosa más difícil que tendrás que hacer en tu vida, y también será la más importante. Deja de discutir con aquellos que no quiere cambiar. Deja de verte con aquellos que son indiferentes a tu presencia. Deja de darles tu amor y tu energía a aquellos que no están listos para amarte.

Tu instinto primario te impulsa a hacer todo lo que puedas para ganarte el agradecimiento de cuantos puedas, pero ese también es el impulso que te robará tu tiempo, tu energía y tu honestidad.

Cuando empiezas a mostrarte completamente, con alegría, interés y compromiso, no todo el mundo estará preparado para encontrarse contigo. Eso no significa que tengas que negar lo que eres. Significa que tienes que alejarte de las personas que no están preparadas para amarte.

Si eres excluido, insultado, olvidado o fácilmente ignorado por las personas con las que pasas la mayor parte del tiempo, no estás haciéndote ningún favor al continuar ofreciéndoles tu energía y tu vida.

La verdad, es que tú no estás hecho para todos ni todos están hechos para ti. Eso es lo que hace que el encuentro con las pocas personas con las que tienes una amistad o una relación genuina sea algo tan especial: sabrás lo precioso que es eso porque has experimentado lo que no lo es.

Pero mientras más tiempo pases tratando de forzar a alguien a amarte cuando ese alguien no es capaz de hacerlo, más estarás privándote a ti mismo de esa misma conexión. Te están esperando. Hay miles de millones de personas en este planeta y muchas de ellas se van a encontrar contigo porque su vibración es afín a la tuya.

Sin embargo, cuanto más tiempo te quedes inmerso en la familiaridad de la gente que te usa como un cojín, como una opción de segunda, para hacer terapia contigo a fin de intentar equilibrar su estado emocional, etc., más tiempo te mantendrás alejado de la comunidad a la que anhelas pertenecer.

Puede que si dejas de aparecer, seas menos querido. Puede que te olviden por completo. Puede que si dejas de intentarlo, la relación cese. Puede que si dejas de enviar mensajes de texto, tu teléfono permanezca inactivo durante días y semanas. Puede que si dejas de querer a alguien, el pretendido amor entre vosotros se disuelva. Eso no significa que hayas arruinado la relación. Significa que lo único que sostenía esa relación era la energía que tú y sólo tú ponías en ella. Y eso no es amor, eso es apego.

La cosa más preciosa e importante que tienes en tu vida es tu energía. No es tu tiempo lo que está limitado, es tu energía. Lo que tú des cada día es lo que creará más y más en tu vida. A lo que le dediques el tiempo, aquello será lo que definirá tu existencia.

Cuando te des cuenta de eso, empezarás a entender por qué estás tan ansioso cuando estás con personas que no te aportan nada y en trabajos o lugares o ciudades que ni te gustan ni te convienen. Comenzarás a darte cuenta de que lo más importante que puedes hacer por tu vida, por ti mismo y por todos los que conoces, es proteger tu energía más ferozmente que cualquier otra cosa. Haz de tu vida un refugio seguro en el que sólo se permita la entrada a las personas que sepan atenderte, escucharte y entrar en conexión contigo.

Tú no eres responsable de salvar a la gente ni de convencerlos de que quieran ser salvados. No es tu trabajo inmiscuirte en la vida de los demás y entregarles la tuya. Y eso sucede poco a poco, momento a momento, porque te compadeces de ellos, porque te sientes mal, porque “deberías”, porque estás obligado, porque, en el fondo, tienes miedo de que no te devuelvan el favor.

De ti depende darte cuenta de que tú eres el amo o el ama de tu destino y que solo estás aceptando el amor que crees que mereces. Proponte merecer una amistad real, un compromiso verdadero y un amor completo con personas sanas y prósperas. Entonces, espera en silencio unos instantes y ya verás lo pronto que todo comenzará a cambiar.

 

Versión libre sobre un texto de autor desconocido
Visto en: Sensacions de Cel&Terra

 


 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: