Anuncios
conocimiento

LA MENTE MEDITATIVA FLUYE EN ESTE SILENCIO – Jiddu Krishnamurti

«Este silencio de la mente es la verdadera mente religiosa, y el silencio de los dioses es el silencio de la Tierra.»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

Aquella noche, y particularmente en aquel valle lejano con sus an­tiquísimas montañas y sus rocas de formas caprichosas, el si­lencio era tan real como la pared que uno tocaba. Por la ven­tana se veían las estrellas brillantes. No era un silencio que uno mismo generara, no era debido a que la Tierra estuvie­ra tranquila y los aldeanos durmiendo, sino que procedía de todas partes: de las estrellas distantes, de aquellos oscuros montes, y de la propia mente y corazón de uno. Era un silencio que parecía cubrirlo todo, desde el diminuto grano de arena del lecho del río, que sólo sabía del agua cuando llo­vía, hasta el alto baniano de singular envergadura, y también la leve brisa que empezaba a soplar en ese momento.

Existe este silencio de la mente que ni el ruido ni el pensamiento ni el viento pasajero de la experiencia pueden tocar, ese silen­cio es inocente y, por tanto, infinito. Cuando en la mente está este silencio, de él surge una acción, y esa acción no genera confusión ni desdicha.

La meditación de una mente que está en completo silencio es la bendición que el ser humano siempre ha buscado. Este silencio abarca todas las cualidades del silencio.
Está el extraño silencio que reina en un templo vacío o en una iglesia de algún lugar recóndito, lejos del ruido de turistas o fieles, y está el pesado silencio que yace sobre el agua y que forma parte de aquello que está fuera del silencio de la mente.
La mente meditativa contiene todas estas variedades, cam­bios y movimientos del silencio. Este silencio de la mente es la verdadera mente religiosa, y el silencio de los dioses es el silencio de la Tierra. La mente meditativa fluye en ese silencio, y el amor es la forma como se expresa.

En este silencio hay dicha y regocijo.

 

JIDDU KRISHNAMURTI

La India, 1970
La verdadera revolución, capítulo 5

 

Más reflexiones narradas de Krishnamurti AQUÍ

 


 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: