Anuncios
conocimiento

ASÍ HABLÓ BUDA

«Los índices distintivos de la verdadera religión son: la benevolencia, el amor, la veracidad, la pureza, la generosidad y la bondad.» BUDA

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

  • Acepta el mandamiento de no matar.
  • Acepta el mandamiento de no robar.
  • Acepta el mandamiento de no adulterar.
  • Acepta el mandamiento de no mentir.
  • Acepta el mandamiento de no tomar alcohol.

 

¿Acaso nunca ha surgido en tu mente el pensamiento de que tú también estás expuesto al envejecimiento y que no podrás evitarlo?

¿Acaso nunca ha venido a ti el pensamiento de que tú también estás expuesto a las enfermedades y no podrás evitarlas?

¿Acaso nunca ha venido a ti el pensamiento de que tú también estás expuesto a la muerte y no podrás evitarla?

¡Yo practico la benevolencia hacia todos no para Mi propio bienestar! ¡Sino que (…) es Mi deseo: contribuir a la felicidad de todos los seres vivos!

¡No hagas al otro lo que podría ser causa de tu sufrimiento también!

¡La benevolencia hacia todos los seres es la verdadera religiosidad!

¡Cultiven en sus corazones la benevolencia ilimitada hacia todo lo que existe!

 

Ustedes no deben inquietarse. La mala palabra no debe escaparse de su boca. Deben permanecer benévolos, con corazones puros y llenos de amor, sin tener ningún rencor oculto.

¡E incluso a los malévolos deben rodear con pensamientos amorosos, magnánimos, profundos e ilimitados, purificados de todo enojo y odio!

Los índices distintivos de la verdadera religión son: la benevolencia, el amor, la veracidad, la pureza, la generosidad y la bondad.

La Inmortalidad puede ser lograda sólo a través de actos incesantes de bondad. La Perfección se logra con compasión y misericordia.

¡Lo más necesario es un corazón amoroso!

«¡Me odian, no me entienden, me engañan!», ¡Quienes guardan en su mente estos pensamientos nunca podrán liberarse de las causas que provocan su autodestrucción!

La mente mal dirigida puede causar a la persona más daño que el que un enemigo puede causar al otro.

El mal (…) nace del «yo»; en el «yo» está su causa.

Estos pensamientos suscitan los estados emocionales correspondientes y, por ende, llevan a la auto-destrucción de la conciencia.

 

El mal «pule» al universo, como a un diamante en bruto…

Yo les enseño a evitar diez vicios:

1. ¡No maten, sino que tengan respeto hacia la vida!

2. ¡No roben, sino que ayuden a cada uno a ser dueño de los frutos de su labor!

3. ¡Absténganse de la impureza, lleven una vida casta!

4. ¡No mientan, sino que sean veraces! ¡Digan la verdad juiciosa, intrépidamente y con un corazón amoroso!

5. ¡No inventen rumores falsos, ni los repitan! ¡No critiquen, sino que presten atención a los rasgos positivos de sus prójimos, para que puedan, con sinceridad, defenderlos de sus enemigos!

6. ¡No riñan, sino que hablen con modestia y dignidad!

7. ¡No malgasten tiempo en la charlatanería! ¡Hablen sin desviarse del tema o guarden silencio!

8. ¡No soliciten lo ajeno y no envidien, sino que regocíjense con la suerte de los demás!

9. ¡Purifíquense de la maldad y no tengan odio incluso hacia sus enemigos! ¡Traten con bondad a todos los seres vivos!

10. ¡Libren (…) sus mentes de la ignorancia y esfuércense por llegar a conocer la verdad, especialmente sobre esas cosas que hay que saber, para que no sean víctimas ni del escepticismo ni de los errores!

¡Que nadie engañe al otro, que nadie desprecie al otro, que nadie, por enojo u ofensa, desee el mal al otro!

  • ¡No matarás!
  • ¡No hurtarás!
  • ¡No cometerás adulterio!
  • ¡No mentirás!
  • ¡No maldecirás!
  • ¡No hablarás groseramente!
  • ¡No te ocuparás con las conversaciones vanas!
  • ¡No pretenderás la propiedad ajena!
  • ¡No manifestarás odio!
  • ¡Pensarás con rectitud!

 


 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: