¿ERES CULPABLE? – Jeff Foster

«¿Eres culpable de lo que te hicieron en el pasado, del dolor que te ocasionaron? No. ¿Pudiste haberlo evitado? Bueno, es inútil pensar en los ‘podrías’.»
Divulga Amor y Luz

«¿Eres culpable de lo que te hicieron en el pasado, del dolor que te ocasionaron? No. ¿Pudiste haberlo evitado? Bueno, es inútil pensar en los ‘podrías’.»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

¿Eres culpable de lo que te hicieron en el pasado, del dolor que te ocasionaron? No. ¿Pudiste haberlo evitado? Bueno, es inútil pensar en los ‘podrías’. Eras inocente en aquel momento. Vuelve al presente. Siente tus pies en el suelo. Respira. Aquí es donde vives ahora.

¿Las emociones dolorosas que cargas en el presente – la vergüenza, la rabia, el miedo, la culpa – son un error tuyo? No. Tenemos que ir más allá del lenguaje del error, la culpa y la vergüenza. Tenemos que descubrir el lenguaje del amor ya.

¿Vas a pasarte el resto de tu vida culpando al mundo por tu infelicidad, obsesionándote con lo que te quitaron? No. Desde donde te encuentras en este momento, no tienes ningún poder para cambiar tantas cosas externas, y el pasado no puede ser editado. Puedes pasar el resto de tu vida esperando a que los demás cambien, sanen, perdonen, reconozcan sus errores y que sean auténticos, pero morirías de tanto esperar.

¿Eres responsable de la relación que tienes con tu dolor? Sí. Responsable, pero no culpable; eres capaz de responder a la herida que tienes dentro desde un lugar de amor. ¿Estás dispuesto a acercarte a ti mismo, estás dispuesto a abrazar tus pensamientos y emociones, a ofrecer un santuario para el que se siente herido, para el abandonado, para el asustado, para ese pequeño enfurecido que llevas dentro? ¿Estás listo para dejar de intentar sanar, perdonar, estar ‘bien’, y hoy, sólo hoy, por este único día, permitir sentirte ‘no bien’, permitir sentirte enojado, vulnerable, y un poco destrozado, rescatando de nuevo esos fragmentos?

Tú no eres una víctima porque no estás separado de las estrellas y la luna, y eres la vida misma, esta inquebrantable e íntima presencia en donde incluso las emociones y pensamientos más dolorosos pueden ser bienvenidos, incluyendo cualquier energía que no sea afín.

Sal de la narrativa titulada «lo que me hicieron a mí» y sumérgete en este momento presente, en tu propia naturaleza, en tu enorme poder. Porque tu poder está en tu amor, en la inmensidad de tu ser, y has transmutado tu historia victimista en una historia de vivencia, y no sólo de vivencia, sino de un florecimiento heroico, contra todo pronóstico.

Ahora estás viviendo tu vida, a pesar de que te sientas un poco sensible y en carne viva, a pesar de que el camino se perciba incierto. Estás vivo, respirando, victorioso, y un nuevo día te espera. No se te ha quitado nada que no pueda ser descubierto de nuevo. No has perdido nada que no puedas encontrar en la presencia. El perdón no es algo que haces; es una reconexión con la presencia, el lugar que está más allá de la narrativa.

Tú no eres una víctima, sino un santuario para la víctima; el Corazón en el que él o ella pueden descansar.

 

JEFF FOSTER
Libros del autor AQUÍ
Más textos de Jeff Foster narrados por Mi Voz Es Tu Voz AQUÍ

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.