EL DESPERTAR DEL CORAZÓN HUMANO Y LA NUEVA TIERRA ASCENDIDA – Keshavananda

«La Nueva Tierra Ascendida existe en una realidad paralela de 5ª dimensión y está en el mismo lugar donde te encuentras tú.»
Divulga Amor y Luz

«La Nueva Tierra Ascendida existe en una realidad paralela de 5ª dimensión y está en el mismo lugar donde te encuentras tú.»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

¡Tenemos por delante una gran aventura!

Ni se va a acabar el mundo, ni va a triunfar el mundo de la esclavitud y el control que la cábala oscura nos tiene preparado, aunque sin duda lo seguirán intentando. El Plan Divino está en marcha junto con los Maestros de la Luz y nuestros Hermanos Galácticos y su consecución ahora en estos tiempos de Apocalipsis, es inevitable. En esta década que transcurre del 2020 al 2030 habremos entrado en un nuevo mundo prácticamente irreconocible para la vieja conciencia del miedo, la muerte y la separatividad. Una gran aventura que exige vaciarse completamente de todo lo conocido, abrirse a todas las posibilidades y dejar que ese nuevo mundo se plasme a través de nosotros , vaciados de las viejas ideas, de las viejas creencias y de las viejas fabricaciones de la mente emocional, la mente del ego. Un gran regalo que nos abre a un mundo mágico, donde nuestro poder de creación, desde la Conciencia y la Energía Crística a través de nosotros, será cada vez más poderoso.

El despertar del corazón humano (4º chakra, el chakra del corazón) es el proceso en el que está embarcada en estos momentos la humanidad a nivel colectivo y supone el acceso a un nuevo mundo, a una nueva dimensión crística de la conciencia. La segunda venida de Cristo es el Cristo en el corazón de cada ser humano, es la entrega al Poder del Espíritu a través de la rendición completa del ego, el yo personalista que ha creado y ha fabricado este mundo que estrepitosamente ahora se viene abajo.

Y es por eso que lo que estamos viviendo en estos momentos podríamos asemejarlo a una “noche oscura del alma a nivel planetario”. El viejo mundo del ego tiene que dar paso a un nuevo mundo, el mundo del Espíritu, el mundo del verdadero Ser como canalizador de la energía del Amor en el Universo. La Nueva Tierra Ascendida es el reflejo en la materia de esa Conciencia Crística que ahora despierta en el corazón humano, mientras se limpia todo el karma del miedo y de la falta de poder en la humanidad. La Nueva Tierra Ascendida de quinta dimensión ya existe en una realidad paralela. Está aquí y ahora, a tu lado, esperando que la habites con tu voluntad verdadera y tu intención. Es un mundo mágico donde las cosas ocurren de una manera muy distinta al mundo del miedo que conocemos y que una parte de la humanidad, la vieja conciencia que ha dominado por milenios nuestra amada Tierra, se empeña en prorrogar bombardeándonos con sus terribles medios de comunicación e intentando convencernos por todos los medios de que ese mundo del miedo, la guerra, la enfermedad y la muerte es el mundo real.

Toda la matrix de nuestro viejo mundo de 3ª dimensión está fabricada para mantenernos atados al miedo y de esta forma separados del Espíritu y de la Fuente de Energía. Desde los cinturones de seguridad que bloquean nuestro hara (2º chakra) y nuestro pecho (4º chakra), los cada vez más usados cascos para patinar, para ir en bici…, las gafas oscuras de sol y ahora las mascarillas que pensamos que nos protegen de virus imaginarios y las cremas de protección solar que nos separan de la gran fuente de energía como si fuese algo que hay que temer, las estadísticas que nos cuentan el inexorable mundo de los accidentes y de la muerte inevitable, las pandemias, las gripes A, los SIDAS, los Corona Virus y todas las enfermedades inventadas. Todo nuestro llamado «sistema de salud» que nos roba todo el poder sobre nosotros mismos y toda la responsabilidad de nuestros cuerpos en aras de un, «¿qué me pasa doctor…?». Y toda la parafernalia de amenazas contadas y de razonables protecciones que debemos usar para protegernos de ese mundo amenazante, es la sinfonía propagada por la oscuridad para mantenernos ignorantes de nuestro propio poder y atados a la visión esclavizante del mundo que esa vieja conciencia propugna.

No nos es fácil aceptar y acostumbrarnos a la multidimensionalidad desde una vieja conciencia aferrada a la idea de una sola realidad independiente de nuestra voluntad. Sin embargo, la realidad no es única y lo que tenemos que entender es que existen múltiples, incontables realidades paralelas.  Que el policía que espera a la salida de una curva para ponerte la multa («por tu bien») por no llevar el cinturón que aprisiona tu chakras o por haberte escapado del confinamiento, existe sólo en una determinada frecuencia del espectro de realidades. Que la voz en «off» que te advierte por la megafonía del suburbano de cualquier ciudad de que cuides tus objetos personales, pues los carteristas y ladrones «acechan» a la espera de cualquier descuido para llevarse tus pertenencias, quiere convencerte de que es esa la única realidad existente para que tú no puedas escapar y decidir qué mundo quieres contemplar. A pesar de ello, lo que tenemos que entender es que cada uno, ya sea consciente o inconscientemente, elige en que realidad se sitúa. Que la realidad la creamos nosotros con nuestra propia conciencia (consciente o inconscientemente) y que luego elegimos el mundo que queremos ver con nuestros ojos y experimentar como «nuestra realidad».

La realidad no es única y tú tienes todo el poder de decidir situarte en la paja o en el grano. La Nueva Tierra supone la «separación del grano de la paja», pero no porque nadie vaya a decidirlo. Nadie más va a decidir por ti, y sólo con que tu elijas cambiar tu conciencia, separándote de las viejas ideas, programaciones, emociones y formas de la vieja frecuencia de tercera dimensión, te habrás separado de la paja y estarás en un mundo nuevo que te sorprenderá por su magia, su luz y su brillantez. Podrás mirar al sol directamente, no necesitarás incluso ni comer si no quieres, puesto que realmente el cuerpo físico nunca se ha creado «desde la comida», y los «milagros» serán cada vez más la forma normal de manifestarse la conciencia en ese mundo nuevo.

El miedo y la culpabilidad son los pilares de la vieja conciencia que nos mantiene esclavos de un mundo de matrix sin sentido que indefectiblemente acaba en la separación y en la muerte, y el sentido de todos los eventos astrológicos que tan poderosamente hemos estado experimentando en los últimos años es darnos la oportunidad de desprendernos de esa vieja conciencia, esa vieja mente, para abrirnos a la mente espiritual, la mente cósmica que se manifiesta a través de nosotros, de nuestra verdadera herencia y de nuestra verdadera naturaleza.

No existimos sólo en este reducido plano material que vemos (que además realmente vemos a medias) con los ojos corporales. Existimos en muchos otros planos. Es más, este plano que vemos con los ojos es una reducidísima parte de nuestra realidad. Y más importante aún, no es una causa sino un efecto de los otros planos. El cuerpo, el mundo material que experimentamos como nuestra vida diaria, NO ES UNA CAUSA, SINO UN EFECTO. Así que los eventos astrológicos y numerológicos son brechas en la percepción de nuestro mundo que nos dan la oportunidad de recibir las energías superiores y de actuar sobre «la causa».

La Ascensión es un evento cósmico, no sólo de la Tierra, ni tan siquiera de este sistema solar, y vivimos en un momento de tremendo aumento de la energía cósmica (cinturón de fotones, alineación con el centro galáctico, enorme aumento de la actividad solar, cambio magnético de la tierra…). Los eventos astrológicos como las lunas llenas cuando se presentan con eclipse, son una gran oportunidad de actuar sobre nuestro cuerpo astral, ese cuerpo de 4ª dimensión donde residen la mayoría de las causas de lo que experimentamos (o «sufrimos») como nuestra experiencia de vida en la Tierra. Toda la contaminación de las creencias, de las limitaciones sobre nosotros mismos, de la contaminación emocional que nos esclaviza, de nuestro pasado, reside en su mayoría en esa cuarta dimensión. Ahí están los dioses creadores, los arquetipos que han programado nuestra mente para convertirnos en obedientes esclavos y soldados de esta realidad. Y los eventos astrológicos y numerológicos son aperturas en el velo que envuelve ese mundo astral inconsciente, una apertura por la que podemos introducirnos para traspasar al otro lado. La clave es la conciencia. Desde la conciencia podemos invocar la luz de nuestro Ser Crístico, la luz de los Maestros Ascendidos, la luz de nuestros Guías Espirituales, para que nuestra energía sea definitivamente llevada más allá de esa realidad que nos ha esclavizado en el pasado.

La Nueva Tierra Ascendida existe en una realidad paralela de 5ª dimensión. Es a través de la energía del chakra del corazón como se accede a dicha dimensión. La Tierra Ascendida está aquí y ahora en el mismo lugar donde te encuentras tú. Es simplemente una frecuencia distinta en la escala cuántica de vibración de la materia. Si sintonizas con esa frecuencia a través de tu cuerpo, de tus chakras y de tu conciencia, estarás viviendo en otra realidad paralela donde rigen unas normas distintas que en la vieja tierra de 3ª dimensión. La magia y los milagros son posibles en esa dimensión, como expresiones de creación de la energía del corazón. Todo el poder creador del Espíritu se manifiesta a través del espacio sagrado del corazón y la verdadera creación comienza en esa energía del chakra del corazón.

¡Namasté!

En el Amor y el Servicio,

Keshavananda

 

Keshavananda (Jesús Gómez)
Ascensión Nueva Tierra

 


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.