EL MAGO – María a través de Pamela Kribbe

«Un mago te regala un montón de monedas de oro. ¿Cuál es tu primera reacción a tal ofrecimiento? ¿Eres capaz de aceptar las monedas?»
Divulga Amor y Luz

«Un mago te regala un montón de monedas de oro. ¿Cuál es tu primera reacción a tal ofrecimiento? ¿Eres capaz de aceptar las monedas?»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

Amados amigos:

Les saludo a todos en este claro y brillante día. Yo Soy María, llegando hasta ustedes desde un reino cristalino que realmente es vuestro Hogar. Sientan la luz a sua alrededor, la luz que toca la Tierra desde mi reino, pero que también emana directamente desde vuestro corazón.

Hoy nos hemos reunido con la hermosa intención de permitir que vuestra alma brille en la Tierra. Todos ustedes están unidos por ese propósito, y eso los hace hermosos y puros. Mírense a través de nuestros ojos, obsérvense desde cierta distancia: ustedes son valientes ángeles en una forma humana de carne y hueso. Sientan nuestro amor y aprecio por el camino que transitan.

A veces, ese camino parece muy solitario y oscuro, pero vuestra luz es innegable – ¡es tan brillantemente visible para nosotros! Sientan su resplandor en vuestro corazón, envuélvanse con ella. Permitan que su luz fluya al unísono con la luz de nuestro lado, y báñense con ella desde la corona hasta los pies. Hay energía sanadora disponible para todos ustedes en este mismo momento, en cualquier forma que la necesiten. Recíbanla, porque son hermosos y puros en su intención.

Muchos de ustedes se sienten llamados a acomodar a otros en su camino de la vida y se les hace difícil recibir.  Muchos de ustedes fácilmente llevan su luz hacia los demás y entran en acción siempre que hay dolor o sufrimiento, pero cuando se trata de darse a ustedes mismos, a menudo son reacios. ¿Por qué es eso? ¿Por qué se niegan tanto? Tienen miedo de recibir y entonces se empequeñecen. Se les ha enseñado a estar al servicio y a ser sumisos ante los demás desde una vieja tradición de normas y autoridades, tanto seculares como religiosas.

Ese tiempo se ha terminado. Han venido aquí, en este siglo, para defender su propio corazón, su propia verdad, su propia luz. No para seguir escuchando lo que los demás les dictan, sino para ser un faro de luz desde el cual los demás puedan entibiarse. El mundo está lleno de miedos y de mandamientos basados en esos miedos; normas y valores que no les sirven. Ustedes han venido aquí para clamar maestría sobre su propia vida y para romper con el pasado. Están aquí para ser un llameante ángel de luz, ¡a través de su propia inspiración! Tómense un momento para sentir el poder fluyendo a través de ustedes, pulsando como un corazón cósmico. ¡Eso es lo que ustedes son! Permitan que vuestra propia grandeza se muestre y atrévanse a erguirse y dejarse ver.

Ustedes han venido al final de un largo camino de muchas vidas. Las emociones y los profundos sentimientos con los que ahora están luchando no son sólo de esta vida. Ustedes han estado esparciendo su luz durante muchas encarnaciones; tratando de anclarla aquí, en una realidad que se ha vuelto muy oscurecida y densa. Todos ustedes son valientes y audaces. Han perseverado, de otro modo no estarían aquí ahora, en este tiempo. Reconozcan su propia fuerza y dignidad como el guerrero espiritual que son. ¡Estén orgullosos de quienes son y de lo que han logrado!

Descender a la Tierra siempre requiere que ustedes dejen atrás una parte de su luz más elevada y de su conocimiento. Se sumergen en la ignorancia, y desde ahí, poco a poco, van redescubriendo nuevamente la luz que son. Ése es el verdadero trabajo de luz que han venido a hacer; darse una zambullida en la ignorancia y redescubrir su verdadero ser nuevamente. Eso es algo extraordinario que nosotros no podemos duplicar desde el Cielo. Nosotros irradiamos luz, amor, paz y confianza, porque estamos en el reino de la unidad que nos permite hacerlo así. Pero ustedes están inmersos en una realidad densa, donde se requiere esfuerzo y fortaleza para reconocer su propia luz y sentir la verdad cuando se manifiesta dentro de ustedes. Debido a eso, ustedes son muy valientes y audaces.

En este tiempo, un gran proceso de transformación se está desplegando en la Tierra y todos ustedes juegan un rol en ello. Todas los habitantes de la Tierra juegan un rol en esto, pero ustedes están entre aquellos que cumplen un rol pionero.

Ustedes ya sienten la realidad nueva y más armoniosa que desea revelarse en la Tierra; una que ustedes conocen desde nuestro lado y que durante mucho tiempo han querido traer a la Tierra. Por lo tanto, no son jóvenes e inexpertos para representar su rol pionero. Traen mucho con ustedes en forma de sabiduría interior, carisma y compasión en vuestro corazón. Y aun así dudan en cumplir su rol, en ponerse de pie y asumir el liderazgo que les pertenece en esta época.

¿Por qué dudan? ¿De dónde emergen ese miedo y esa incertidumbre que sienten? Eso surge parcialmente debido a experiencias personales de rechazo y a la presencia masiva de miedo en la Tierra, un miedo colectivo. En cierto sentido, la humanidad está perdida y deambula porque no sabe a qué atenerse. ¡El mundo se está volviendo loco! Pero ahora, en esta época en la que hay crisis en tantas áreas, como en la economía, la política, el medio ambiente, etc.,  precisamente es cuando más se necesita que se alcen nuevas voces y una nueva energía.

¡Ustedes son tan modestos! A menudo se esconden detrás de sus propias dudas y temores, pero es a ustedes a quienes el mundo está esperando, a ustedes y a personas como ustedes. ¿Pueden creerlo? ¡Retiren esa falsa modestia! Ustedes vinieron aquí a la Tierra con una intención pura y hermosa, ¡crean en vuestra fuerza! Siéntanla fluir a través de su cuerpo. Muchas veces se sintieron rechazados en la Tierra porque vinieron a traer algo cuando el momento no estaba maduro. Sin embargo, hay brotes creciendo que han germinado de las pequeñas semillas que ustedes sembraron durante sus muchas vidas pasadas. Son ustedes quienes han colaborado en hacer posible este momento de transformación.

Lo que les concierne a ustedes ahora personalmente, es encontrar un equilibrio entre su ser personal y su tarea como Trabajador de la Luz, ésa que ustedes quieren transmitir al mundo. Si hay un mandato que deberían obedecer, es éste: ¡cuídense! ¡Pónganse en primer lugar! ¡Envuélvanse con ternura y compasión, de la misma manera que lo hacen con lo demás! Ustedes son el canal, ¡el instrumento a través del cual quiere manifestarse una nueva conciencia! ¿Cómo puede ese canal funcionar adecuadamente si no lo toman en serio ni lo nutren? ¿Qué es aquello que ahora más les necesita? Dejen que su parte más espontánea hable. Sientan al niño dentro de ustedes gritar. Ustedes poseen algo que es lo que más quieren, permítanle manifestarse.

Quizá sea paz y espacio para ustedes mismos. Quizá sea que se deshagan de todas aquellas autocríticas que se arrojan sobre ustedes mismos. Tal vez quieran hablar con alguien acerca de sus emociones no resueltas y expresarles sus sentimientos. Dejen que su niño interior les diga qué es lo que más necesita de ustedes, eso que ustedes pueden hacer por él. Crean en lo que ese niño les dice, porque es la parte más honestamente espontánea de ustedes.

Ser bueno con ustedes mismos implica especialmente que se tomen en serio sus propios sentimientos. No hay que dejarse guiar por los “debe” y “debería” que provienen del exterior, sino por la voz interior, el anhelo que habla a través de su corazón y de su vientre.Ésa es la verdad para ustedes, y ése es el camino que los llevará exactamente a donde quieren estar. Tómense seriamente sus sentimientos y verán cómo la realidad material responde a eso.

En muchos de ustedes habita un miedo a la escasez, a la falta de dinero y abundancia material. Ustedes dudan si verdaderamente hay un lugar para ustedes en este mundo. Y esa duda se traduce en un miedo a carecer de recursos financieros. Pero el núcleo de esa ansiedad no tiene nada que ver con el dinero, sino que da vueltas alrededor de la cuestión de si ustedes verdaderamente pueden ser quienes son. ¿Pueden creer que tienen la libertad y los medios para hacer lo que realmente los inspira? ¿Confían en los susurros de su alma? Lo que los retiene no es el mundo externo sino sus propias reservas acerca de abrazarse y recibir lo que sea que necesiten para florecer y hallar alegría.

Ahora, profundiza en tu interior. Imagina que estás en un bello lugar en la naturaleza. Ha llegado la primavera, la vegetación está brotando y el sol brilla sobre tu piel. Te sientas en un claro del bosque y de repente aparece un mago que viene hacia ti. Llega adonde estás tú y de su manga hace aparecer un montón de monedas de oro que te arroja mientras sonríe. «¡Cuántas quieres, dilo!», dice el mago. Observa tu respuesta. ¿Cuál es tu primera reacción a tal ofrecimiento? ¿Eres capaz de aceptar las monedas? ¿Puedes decirle exactamente qué es lo que necesitas? ¿O sientes que algo te bloquea el corazón? Pregúntate: «¿Se me permite tener esto?» «¿Puedo pedir tanto?» ¿Necesitas pensarlo y tienes dudas? Simplemente, registra tu primera reacción.

Luego, toma una de las monedas de oro y sosténla en tu mano. Siente su energía. Fíjate en ella y siente qué es lo que hay dentro de esa moneda. En esa moneda de oro hay una promesa de Abundancia en la Tierra, ya sea un hermoso hogar en el que vivir, un lugar de trabajo agradable o suficiente dinero para tus gastos de manutención. Realmente se trata de la libertad de explorar y descubrir y crear, del sentimiento de estar seguro y a salvo, de todo lo que tú asocias con la abundancia terrenal. Experimenta la cálida energía dorada contenida en esa moneda y mira si puedes sentir su flujo a través de tus brazos hacia tu corazón. Mira si puedes recibirla. Pregúntale al mago: «¿Cómo puedo aprender a recibir mejor?» O sé sencillo y travieso y pregúntale: «¿Puedes enseñarme el truco?» Deja que el mago te muestre con una palabra o con un gesto que la llave de la abundancia terrenal yace dentro de ti.

La llave de la abundancia yace dentro de todos ustedes. En esta fase de su vida, ya es hora de que se dé una manifestación más fuerte de su Ser Superior, de su alma. Ustedes ya tenían esa intención cuando comenzaron esta vida hace mucho tiempo, e incluso antes de eso. Han llevado esa intención durante un largo ciclo de vidas. Confíen entonces en que hay un camino preparado para ustedes en el que cualquier apoyo y ayuda es posible a fin de que ustedes no se pierdan. Al escuchar constantemente lo que realmente desean y lo que los nutre, ustedes se mantienen en el rumbo y el camino los encuentra. No tienen que esforzarse ni luchar por ello, el camino los encontrará.

Con amor, María

 

Canalizado por Pamela Kribbe
Traducción: Sandra Gusella

 

Más canalizaciones a través de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.