MENSAJE DE LOS ÁNGELES a través de Ann Albers

«Tu alegría, que es poderosa porque es impulsada por lo Divino, puede "volverse viral" en cuanto tú lo permitas.» LOS ÁNGELES
Divulga Amor y Luz

«De igual manera que el miedo ha infectado las mentes de las masas este año, tu alegría, que es mucho más poderosa porque es impulsada por lo Divino, puede «volverse viral» en cuanto tú lo permitas.»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

Amados amigos:

¡Los amamos tanto…!

En tu corazón, deseas ser feliz, deseas sentirte conectado, tienes sueños y deseos. Pues bien, tales deseos ya existen dentro de ti. Todavía no son tangibles en tu realidad de 3D, pero sin embargo, existen y son muy reales en el mundo de la energía.

Cuando piensas en esos deseos y fantaseas con tenerlos en tu vida, te sientes bien. Cuando piensas en que no los vas a tener, te sientes mal. Cuando piensas en tenerlos, te sientes inspirado, guiado y claro. Cuando piensa en que no los vas a tener, puedes caer fácilmente en la depresión, la desesperación y el desaliento.

Mientras reflexionas sobre ello, observarás con bastante facilidad que, cuando piensas en lo que deseas con ansiosa anticipación, te hallas en la vibración exacta y perfecta para ser guiado directamente hacia aquello que deseas. El flujo de energía está perfectamente sincronizado con el flujo de energía que te lleva hasta lo que deseas. Estás sintonizado con la vibración del resultado que deseas.

Cuando piensas en lo que deseas con tristeza, resignación, desesperanza, enfado, frustración o cualquiera de esas otras emociones que no son tan agradables, es como si tus sueños estuvieran en el canal FM y tú estuvieras sintonizando la AM. Por mucho que te empeñes, no podrás llegar hasta ellos hasta que cambies la frecuencia de energía. Lo bueno es que es muy fácil cambiar la frecuencia de energía, solo tienes que cambiar tus pensamientos. Fantasea con aquello que deseas, piensa en aquello que te haga sentir bien. Y cuando tu mente vuelva a caer en pensamientos poco armoniosos, cámbialos por otros mejores.

Se necesita práctica, pero con el tiempo puedes convertirte en el maestro de tu mente.

Sabemos que las circunstancias externas son imperiosas. Si sueñas con abundancia, pero no tienes mucho disponible en la cuenta bancaria, se necesita mucha fuerza de voluntad para cambiar tus pensamientos. Sin embargo, puedes cambiarlos a un espacio donde imagines cómo sería experimentar y apreciar la abundancia a tu alrededor y, por lo tanto, atraer más.

Si sueñas con una hermosa relación amorosa, pero solo has experimentado situaciones negativas y/o períodos de soledad, se necesita mucha fuerza de voluntad para cambiar los pensamientos a un espacio donde puedas imaginar que estás con la persona con la que deseas estar.

Si todo lo que ves en las noticias es muerte, perdición y enfermedad, se necesita un poco de esfuerzo mental para cambiar tus pensamientos y convertirlos en sentimientos de saludables y de bienestar.

¡Pero lo bueno, es que puedes cambiar tus pensamientos!

Imagina que estás en un automóvil en el que hay una radio. Tú estás sentado en el asiento del conductor y un amigo muy pesimista y negativo en el asiento del pasajero. Tú sintonizas una estación de radio que reproduce música alegre y anuncios que dicen que todos tus sueños pueden hacerse realidad. ¡Eso te hace aún más feliz! ¡Empiezas a bailar en tu asiento y esperas que se cumplan todos tus sueños! ¡Te sientes inspirado e incluso más animado!

Eso produce demasiada alegría para que pueda soportarla tu triste amigo y entonces cambiáis a un canal de canciones tristes y transmisiones que hablan de todas las malas noticias del mundo. Tú te incomodas, vuelves a sintonizar la emisora feliz y continúas bailando en tu asiento y sonriendo. Tu amigo negativo no puede soportarlo, de modo que volvéis a poner la emisora de las canciones tristes. Ahora se te presentan varias opciones: ¿Vas a volver a sintonizar la estación feliz para sentirte bien e invitar a tu amigo a cantar contigo? ¿Vas a perder el tiempo frustrándote mientras suenan canciones tristes de fondo? O, peor aún, ¿vas a decir: «Bueno, está bien, escucharé esas canciones tristes si eso te hace feliz», aún a sabiendas de que eso no puede hacer feliz a tu amigo de ninguna de las maneras?

Eso sucede con demasiada frecuencia en la vida de los seres humanos. Deseas sentirte bien y sintonizas con ese deseo y luego una persona ajena o ciertas voces en tu propia cabeza insisten en que te centres en algo desagradable: pesimismo, fatalidad, estadísticas negativas, probabilidades adversas… Te dicen que no puedes obtener lo que deseas porque nunca se obtiene lo que uno desea, porque el mundo te lo impide, porque no puedes pagarlo o porque no tienes tiempo o porque los demás se interponen en el camino… Y la lista continúa.

Amado, cuando esas voces, ya sea la tuya propia o la de otras personas, comiencen a usurparte la alegría, ¡cambia de emisora! ¡Hazte cargo de tus propios pensamientos!

Olvídate de tratar de convencer a los demás de que la emisora alegre es la emisora que les tiene que gustar también a ellos, que tienen que participar de tus pensamientos felices, de tus buenos sentimientos y de tu exitosa y sorprendente vida. En vez de eso, disfruta tú de esa emisora alegre, de tus pensamientos felices, de tus buenos sentimientos y de tu vida exitosa y sorprendente.

Para muchos de ustedes esto puede parecer egoísta, insensible e indiferente, pero les aseguramos que, propiciando y manteniéndose en un espacio de verdadera alegría, de verdadera anticipación, de verdaderos pensamientos felices y de buenos sentimientos, se convertirán en alguien que inspirará a los demás, y no porque los convenza de ello, sino porque su felicidad se volverá positivamente contagiosa.

De igual manera que el miedo ha infectado las mentes de las masas este año, tu alegría, que es mucho más poderosa porque es impulsada por lo Divino, puede «volverse viral» en cuanto tú lo permitas.

¡Dios los bendiga!

Con amor,

LOS ÁNGELES

 

Canalizado por Ann Albers
Más canalizaciones a través de Ann Albers narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.