LA NOCHE OSCURA DEL ALMA – Mª Magdalena vía Pamela Kribbe

«Cuando alguien queda atrapado en la noche oscura del alma, siempre experimenta la sensación de ser incapaz de lidiar con las emociones.»
Divulga Amor y Luz

«Cuando alguien queda atrapado en la noche oscura del alma, siempre experimenta la sensación de ser incapaz de lidiar con las emociones.»

ESCUCHA…


Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación puntual a Mi Voz Es Tu Voz

Haz una donación mensual a Mi Voz Es Tu Voz

Haz una donación anual a Mi Voz Es Tu Voz

Escoge entre las siguientes cantidades…

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€66,00
€122,00
€244,00

O bien, dona la cantidad que desees.


¡Mil gracias por tu valiosa colaboración!

Your contribution is appreciated.

Your contribution is appreciated.

DonateDonate monthlyDonate yearly

LEE…

Amados:

Yo Soy vuestra hermana, María Magdalena.

Estoy a vuestro lado como una hermana muy cercana. No estoy elevada sobre vosotros sino que soy alguien a quien conocéis desde adentro. Sentid por un momento nuestra conexión profunda – somos una parte de la misma familia.

Yo también he recorrido el camino de ser un ser humano en la Tierra, he conocido y he explorado esas profundidades, y he sido tocada por una Luz vívida y brillante que me inspiró y se apoderó de mí y me recordó y me hizo soñar y desear un mundo mejor y más bello en la Tierra. He conocido los dos extremos, tanto la Luz como la oscuridad.

Esos extremos son polos que van de la mano, podría decirse que uno es el motor del otro. La vida parece tener que ver con los opuestos: Luz y oscuridad. Las emociones que evocan parecen ser opuestas, aún así hay una conexión oculta entre ellas; ellas no pueden funcionar la una sin la otra. La experiencia de la Luz sólo es posible por haber experimentado la ausencia de Luz, y por contraste con su opuesto, la oscuridad.

Nunca la Luz es más visible que cuando surge de la oscuridad.

Pensad en los primeros rayos del sol al despertar el día, la cálida luz de la mañana que baña el mundo. Cuán profundamente podéis tocarlos, sobre todo cuando vosotros emergéis de la noche oscura y fría.

El contraste crea las dinámicas – vida, movimiento, crecimiento, cambio – de modo que la oscuridad tiene una función en vuestra vida. Sin embargo, los seres humanos a menudo experimentan la oscuridad como antítesis de la Luz, no como UNA FUERZA PARA EL CAMBIO Y EL CRECIMIENTO, sino como una trampa o un pozo en el cual quedan atrapados y ya no se pueden mover.

Desde ese pozo profundo, parece como si hubierais perdido contacto con la Luz, como si la Luz hubiese sido separada de vosotros. Todos vosotros conocéis ese estado mental de ser separados de la Luz, de ser privados de un sentido de significado y propósito en vuestra vida. En realidad, eso es estar muerto.

La única forma posible de morir no es la muerte física, sino cesar cualquier movimiento en vuestro corazón, en vuestros sentimientos, en vuestra mente.

En realidad, la muerte no existe, vuestra alma es eterna y vive. Lo único que es mortal en vosotros es sólo la forma, vuestra esencia es eterna y no puede morir. Sin embargo y temporalmente, podéis perder de vista vuestra esencia en tal grado, que interiormente os volvéis rígidos y dejáis de moveros. Eso es estar muerto por dentro y os sentís extremadamente deprimidos. Y ese es un estado inmensamente doloroso.

Viajad conmigo por un momento. Descended conmigo dentro de ese estado deprimido e investigadlo con una mente abierta. ¿Qué sucede si alguien pierde toda esperanza, se retrae y se siente impotente contra todas las emociones que brotan desde adentro?

Usualmente esta reacción es disparada por eventos externos que son disruptivos, sucesos que una persona es incapaz de ubicar en su marco de referencia, y que hace que todo en la vida de esa persona se vuelva incierto. Pueden ser grandes cosas, tales como la muerte de alguien cercano, enfermarse, perder el trabajo o romper una relación. Esos son sucesos que afectan profundamente a las personas y que pueden llevarlos al borde del abismo.

Sin embargo, la oscuridad a veces también puede revelarse desde adentro sin contar con una clara causa externa. Viejas cargas emocionales que ustedes alguna vez almacenaron en vuestra memoria del alma salen a la superficie.

Experiencias dolorosas, posiblemente derivadas de vidas anteriores, brotan de sus profundidades y ustedes tienen que tratar con emociones oscuras, con miedos y dudas. Profundas experiencias de carencia, de soledad y de derrotas pueden entrar en su psiquis sin razón alguna y pueden hacerles perder su apoyo tanto como cualquier evento externo que les ocurra.

Cuando alguien queda atrapado en una depresión, en la noche oscura del alma, siempre experimenta la sensación de ser absorbido y de ser incapaz de apañárselas con todas las emociones. El flujo de emociones dolorosas y pesadas, se experimenta como demasiado grande como para soportarlo. Ustedes son abrumados por ellas, o así parece, y se cierran desde una profunda sensación de impotencia. En el momento en que rechazan y se niegan a enfrentar las emociones, ustedes se estancan.

Esas emociones quieren fluir, avanzar es esencial para las emociones, como el surgimiento de una gran ola en la playa. Pero ustedes tienen miedo de permitir eso y entonces se niegan a acompañar ese movimiento y huyen de ese torrente de emociones. Construyen un dique, una barrera y se dicen: “No puedo lidiar con esto. No lo quiero. Quiero acabar con ello”. Vuestra reacción, a menudo por pura impotencia, crea una depresión, la cual origina un estado de entumecimiento y de estar cerrado a la vida. Con el tiempo esa situación se vuelve insoportable y ya no desean vivir”.

Desde una perspectiva terrenal, ustedes desean morir porque la vida es intolerable. Visto desde la perspectiva del alma, ustedes están muertos, y es una experiencia tan insoportable que quieren hacer todo lo posible para terminar con esa situación.

Sin embargo, “desde una perspectiva espiritual”, EL DESEO DE MORIR ES ESENCIALMENTE UN DESEO DE CAMBIAR, UN DESEO DE VOLVER A VIVIR.

Las personas que quieren suicidarse tienen un profundo deseo de vivir, no de morir. Es precisamente esa sensación de estar muerto por dentro lo que los conduce a una extrema desesperación. Es su deseo de vivir lo que los lleva a poner fin a su vida física.

Cuando ustedes experimentan una depresión, hay una combinación de profunda resistencia y al mismo tiempo de extrema vulnerabilidad. La depresión es un modo de defenderse contra el enorme poder de las emociones que les amenazan con engullirlos. Ustedes creen que los destruirán y en vuestra impotencia construyen un escudo alrededor de ustedes; se envuelven en un capullo de no querer o no ser capaces de sentir nada.

Ya no quieren estar más aquí, y tal como hace el proverbial avestruz entierran la cabeza en la arena. A pesar de que haciendo eso se ahogan, esa parece la única salida. Y después de un tiempo, ya no son capaces de sacar la cabeza de la arena, que no es otra cosa que la depresión. Han llegado a cerrarse tanto a la vida y a cualquier sentimiento que ya no son capaces de cambiar las cosas ni de lograr un cambio. La opción de decir “sí” a vuestras emociones parece estar más allá de vuestro poder. La depresión ahora ha alcanzado el clímax.

Por un lado ustedes no pueden aceptar sus emociones de miedo, de desesperación, de tristeza y de soledad, ni de compartirlas con otros, mientras que por otro lado saben y sienten que es agonizantemente doloroso vivir sin emociones, que eso es una forma de muerte, una total negación de vuestro centro viviente. Pasado un tiempo, ustedes quieren volver a sentir, porque el dolor de no sentir es mayor que el dolor de sentir las emociones. Ésa es vuestra salvación y también el punto de inflexión. La negación a sentir, y el decir “No, no puedo, no quiero esto, quiero estar muerto, quiero desaparecer”, los vuelve tan huecos y vacíos por dentro que ya no pueden sostenerlo más.

Lo que sucede desde la perspectiva del alma es que la vida se vuelve más fuerte ahora, ya que no puede ser retenida indefinidamente. Cuando la fuerza de vida ha sido fuertemente retenida por mucho tiempo, crea una fuerza opuesta que finalmente entra en erupción. La fuerza del maremoto que quiere rodar a la playa no puede ser retenida por siempre. En cierto momento y desde vuestro interior, emerge un “sí”, aunque ustedes no sean conscientes de ello. Nada es estático en la vida, el impulso por vivir es imparable.

Cuando se ha alcanzado el clímax, ustedes crean eventos en su vida que provocan un cambio, que crean un punto de inflexión. A veces, esto sucede en la forma de un intento de suicidio. Si falla, puede haber una espiral ascendente porque el sufrimiento de esa persona se vuelve muy visible para el mundo exterior.

CUANDO ALGUIEN DESCUBRE LO MUCHO QUE OTRA PERSONA SE PREOCUPA POR ELLA, PUEDE SURGIR UNA APERTURA A MÁS LUZ Y AL RECIBIMIENTO DE LA COMPRENSIÓN Y LA SIMPATÍA.

Sin embargo, también puede suceder que alguien no se abra y permanezca deprimido. No hay una receta de cómo acontece un punto de inflexión.

No obstante, la vida tiene una fuerza de empuje y de conducción que hace que sea imposible persistir por siempre en un estado estático de conciencia.

Incluso cuando la vida terrenal termina realmente por tomar la propia vida, ustedes desde otro lado, después de la muerte física, inmediatamente tienen que tomar nuevas decisiones, porque ahí todavía tendrán que experimentar sus sentimientos.

La tristeza que permanecía mientras estaban vivos, con sus emociones de dolor y ansiedad, ahora es capaz de presentarse incluso más agudamente y de un modo menos velado.

A veces el reino astral, adonde se dirigen después de la muerte, los enfrenta directamente con las emociones que reprimieron en la vida carnal, y gracias a eso comienzan a fluir otra vez. Por ejemplo, alguien puede sentirse desesperado y horrorizado cuando ha fallecido y descubre que la vida realmente no ha terminado, o ven el dolor y la tristeza de sus familiares en la Tierra, lo cual les afecta mucho.

Al ser tan tocados, un nuevo flujo puede brotar en el alma de quien ha muerto, el cual puede llevarlo a un punto de inflexión, haciendo que el alma se abra a recibir ayuda de los guías que siempre están ahí, tanto en la Tierra como en el cielo. La ayuda siempre está ahí, provista por vuestra apertura a ella.

No importa de qué modo ustedes giren o viren, la vida es más poderosa que cualquier deseo de morir. La vida siempre reasume su derecho a ser, ustedes no pueden matarla. Por lo tanto, siempre hay esperanza. Aférrense a eso por ustedes mismos, ¡¡PERO TAMBIÉN POR OTROS A QUIENES VEN SUFRIR!!

Las cosas pueden parecer muy desesperanzadoras a veces, pero siempre hay otra mirada, aunque ustedes no puedan imaginar en vuestra mente cómo eso pueda ser posible y de qué manera pueda tener lugar el cambio.

La vida siempre es más fuerte que la muerte, la Luz es más fuerte que la oscuridad. Finalmente, el agua rompe el dique, porque el agua tiene el poder de mover, de empujar, ¡está viva! El poder del agua es mayor que la fuerza de resistencia que quiere retenerla.

Sientan por un momento la fuerza conductora de vida en ustedes mismos. Cada uno de ustedes a veces se encuentra con partes que están atrapadas, patrones que se repiten indefinidamente: dudas acerca de ustedes mismos, sentimientos de inferioridad, incertidumbre, desconfianza, ira, resistencia…

Ahora imaginen que esas partes sólo están ahí y que la vida continúa fluyendo, y aunque hay piedras en el arroyo que parecen inamovibles, son desgastadas por el movimiento y el empuje del agua que corre a través de ellas.

Lleva tiempo, pero no olviden que ustedes son ¡EL AGUA VIVA! Cuanto más recuerden esto, más podrán reclamar la energía de esas piedras que yacen en el arroyo. Hay dolor del pasado que sigue estando ahí. Ustedes no tienen que minimizarlo ni considerarlo irrelevante, pero tampoco tienen que cargar con las piedras del río. Basta con que recuerden que ¡ustedes son el agua!

Eso puede ser difícil porque, en parte, han llegado a identificarse con esas piedras que bloquean vuestra energía, y se dicen que no están correctamente arraigados; que les resulta difícil sentir que la Tierra sea su hogar; que acarrean tristeza y traumas del pasado. Y todo eso es verdad, pero imaginen por un momento esas ideas como piedras que están en un río amplio y grande, una enorme vía fluvial.

Porque eso es lo que son, ésa es su verdadera fuerza vital. Es vuestra alma que fluye y fluye, siempre a lo largo de esa vía: viva, burbujeando, embistiendo y rugiendo, explorando y descubriendo. Ese flujo no emite juicios acerca de esas piedras que encuentra a su paso, las engulle. ¡Ustedes eligen!

Por supuesto, a veces su conciencia se queda bloqueada cuando comienzan a identificarse con eso durante mucho tiempo. Pero pueden desprenderse de ese bloqueo tan sólo experimentándose como el agua que fluye.

Recuerden que son un alma-conciencia viviente, siempre moviéndose y fluyendo, que no está sujeta a esas rocas, que son libres. Cuanto más aparten vuestra conciencia de esos bloqueos, más fácil será que las piedras que yacen allí se entreguen al flujo. Así, se desprenderán más rápidamente porque ustedes se sueltan de ellas y se identifican con el agua en movimiento. EL AGUA ES VUESTRA ALMA Y NO PUEDE SER DETENIDA.

Siéntanla fluyendo, moviéndose y resplandeciendo. Imaginen que se derrama sobre ustedes y que los lava y sientan la fuerza burbujeante, la Luz que centellea en ella. Sientan cómo lo más profundo de su alma no es amenazada por la oscuridad que experimentan, por esas piedras que parecen ser tan sólidas e inflexibles.

Vuestra alma no se preocupa para nada por lo que está ahí, porque sabe que las piedras pertenecen a ese lugar, que son parte del paisaje de la vida. Cuando se encuentren atascados entre tales rocas, traten de escuchar el agua que corre por ellas. Recuerden el agua y la facilidad con la que fluye, ella es su Alma.

No tienen que hacerlo todo ustedes mismos. La vida les provee de infinitas oportunidades y posibilidades.

A veces podrá llevarlos dentro de oscuros y profundos valles, pero también los impulsará hacia arriba, otra vez hacia la Luz. Incluso cuando tienen esa sensación de no poder luchar más y no pueden ver que las cosas puedan salir bien, la vida aún los impulsa. El arte de vivir es preservar vuestra confianza incluso cuando no parece quedar nada en lo que confiar y cuando todo lo que para ustedes era cierto haya desaparecido de su vida.

En este momento, muchas personas están involucradas en el procesamiento de la oscuridad del pasado, partes del alma están viniendo a la Luz ahora mismo y quieren ser vistas.

¿Y por qué eso es así? Porque ustedes están dando un salto hacia adelante. Un salto en la evolución de la conciencia de la humanidad.

ESE SALTO NO PUEDE HACERSE SIN ALCANZAR LOS ESPACIOS OSCUROS QUE HAY EN VUESTRA CONCIENCIA. Aquellos lugares que están llenos de miedo, de desconfianza o de una tristeza muy profunda por todo lo que han experimentado en la Tierra.

No le teman a esa oscuridad, ¡ACÉPTENLA! Cuando ustedes le dicen “SI” a la oscuridad, la oscuridad comienza a soltarse y a fluir, y ése es el arte de vivir esta vida. Y cuando ustedes sienten que no pueden decirle sí a eso, recuerden que hay algo en ustedes que aún dice “sí”. Eso es lo que los salvará y les ayudará a avanzar, confíen en la vida.

Los amo a todos, los amo mucho.

Quizá piensen: “¿Y eso cómo puede ser? Tú no puedes conocernos a todos personalmente”. Pero eso es porque ustedes, como seres humanos, no conocen o no se dan cuenta de “cuán extensa es la red de almas”. Cuando se han conectado con alguien desde el alma, ésa conexión se convierte en permanente. La unión que una vez se forjó, no se separará con el tiempo, porque en nuestra dimensión no hay tiempo. Lo que hay es una red viva conectándonos como almas.

Todos nosotros compartimos una cierta historia, un cierto deseo, una llama que alguna vez fue encendida en nuestra conciencia. Con esa llama, la Tierra gradualmente se ilumina. El despertar de las personas nos une y crea un nuevo cimiento, desde el cual tendrá lugar ese salto en la conciencia.

Sientan la poderosa confianza en la vida, no sólo en ustedes, sino en muchos otros, con lo cual una ola de conciencia ya está inundando la Tierra.

Con amor, María Magdalena

Canalizado por Pamela Kribbe – www.jeshua.net

Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ


Canalizado por Pamela Kribbe

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.