NUESTRA MISIÓN EN LA VIDA – Mario Sánchez

«Muchos de nosotros nos preguntamos cuál es nuestra misión en la vida. ¿Qué hemos venido a hacer aquí? ¿Cuál es el propósito de nuestra existencia?»
Divulga Amor y Luz

«Muchos de nosotros nos preguntamos cuál es nuestra misión en la vida. ¿Qué hemos venido a hacer aquí? ¿Cuál es el propósito de nuestra existencia?»

ESCUCHA…

LEE…

Cuál Es Tu Misión en la Vida y Cómo Realizarla Plenamente

Muchos de nosotros nos preguntamos cuál es nuestra misión en la vida. ¿Qué hemos venido a hacer aquí? ¿Cuál es el propósito de nuestra existencia?

Es un tema complejo y apasionante, y no existe una respuesta detallada válida para todo el mundo. Cada persona es diferente, y tiene un camino completamente único e irrepetible.

Pero más allá de esto, sí hay una misión genérica que muchos hemos venido a cumplir. Y es muy posible que sea tu caso. Si la vida te ha llevado a estar leyendo estas palabras ahora mismo, hay una gran probabilidad de que tu misión en la vida sea una muy concreta:

¡Sostener tu luz!
Esta es una parte muy importante de lo que estás haciendo aquí. Simplemente sostener tu luz.
Es así de sencillo y hermoso a la vez.

¿Cuál es tu misión en la vida?
Imagínate a una persona que tiene una hermosa vela en sus manos, y que allá donde va, la oscuridad retrocede. Donde hay luz no puede haber oscuridad.

Esta persona no hace nada especial con la vela. No obliga a nadie a mirarla. No le dice a nadie que coja también una vela y que haga lo mismo que ella.

Simplemente va andando con su vela, iluminando lo que hay alrededor.Cuando la ven, algunas personas se dan cuenta enseguida. Llevan tiempo buscando luz, y se acercan a ella corriendo. A su lado ven mejor y se sienten mejor, y le dan las gracias por ello. Incluso algunas cogen también una vela y empiezan a emitir su propia luz.

Pero no todo el mundo reacciona así al verla. Otras personas, por ejemplo, también ven la luz de la vela, pero no se dan cuenta de dónde viene. Ven con más claridad que antes y se sienten mejor que antes, pero sin saber exactamente por qué. Estas personas no le dan las gracias a la portadora de la vela, pero no es que sean desagradecidas. Simplemente no son conscientes del cambio que ha significado en sus vidas.
Luego hay otro grupo de personas que no ven la luz. Están demasiado centradas en la oscuridad, y aunque haya aparecido una vela, siguen mirando hacia donde está oscuro.

Luego también hay otro grupo que sí ve la luz, pero no les gusta. Llevan demasiado tiempo rodeadas de oscuridad y no soportan la luz directa. Así que, al ver que aparece alguien con una vela, o se apartan de ella o intentan apagársela. No es que sean malos; simplemente les duelen demasiado los ojos.

Y, por último, de vez en cuando se cruza con otras personas que también van andando con una vela igual que ella. Cuando se ven, se miran a los ojos y sonríen. Normalmente no se acercan mucho ni se quedan mucho tiempo juntas. Saben que es mejor que las velas están un poco separadas para iluminar más superficie.
Pero independientemente de las personas que se va encontrando en su camino y de cómo reaccionan, ella simplemente sigue caminando y sosteniendo su luz.

Pues bien, esta es una parte muy importante de tu misión en la vida. Independientemente de lo que suceda a tu alrededor, vas andando con tu luz, iluminando allí por donde pasas.

¿Cómo llevar a cabo tu misión en la vida?
Seguramente, no eres del todo indiferente a las reacciones de tu entorno. Si pudieras elegir, preferirías que todo el mundo viera tu luz y se acercara a ti con amor y gratitud. Todos somos humanos, y apreciamos mucho el calor y el reconocimiento de las demás personas. Pero intentas que esto no afecte a tu misión ni a tu trabajo, ¿verdad?

Seguramente te has dado cuenta de que, si intentas que la gente mire a la fuerza, tu luz pierde intensidad. En cambio, si simplemente la sostienes en alto sin juzgar a nadie, se hace más fuerte.

Así que esto es lo que haces: cuando vas a trabajar, cuando estás con tu familia o amigos, cuando vas al mercado a comprar… Vayas donde vayas, llevas tu luz contigo e iluminas todo lo que puedes.

Unas veces lo haces mejor que otras, y esto te genera cierta frustración, pero no desistes nunca.
Pase lo que pase, al día siguiente siempre te vuelves a levantar y sigues sosteniendo tu luz.

Esta es una de las cosas que estás haciendo aquí.
Y lo estás haciendo muy bien.
El mundo es un lugar mucho más brillante porque tú estás aquí.

MARIO SÁNCHEZ

mariosanchezterapiasycursosonline.com

info@mariosanchezterapiasycursosonline.com

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación puntual a Mi Voz Es Tu Voz

Haz una donación mensual a Mi Voz Es Tu Voz

Haz una donación anual a Mi Voz Es Tu Voz

Escoge entre las siguientes cantidades…

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€66,00
€122,00
€244,00

O bien, dona la cantidad que desees.


¡Mil gracias por tu valiosa colaboración!

Your contribution is appreciated.

Your contribution is appreciated.

DonateDonate monthlyDonate yearly

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.