LOS NUEVE RASGOS DE GURDJIEFF: (7) LA GULA

«Según el sistema del eneagrama existen nueve tipos de personalidad humana o nueve rasgos característicos. Lo que se intenta no es salir de nuestro rasgo principal, sino de observarlo para combatir la automatización de nuestra vida.» ¿Observas el rasgo de la gula en ti?
Divulga Amor y Luz

«Según el sistema del eneagrama existen nueve tipos de personalidad humana o nueve rasgos característicos. Lo que se intenta no es salir de nuestro rasgo principal, sino de observarlo para combatir la automatización de nuestra vida.» ¿Observas el rasgo de la gula en ti?

ESCUCHA…

 


LEE…

 

7.- LA GULA: El epicúreo, el escapista

El pecado de los «sietes» es la destemplanza. No se trata sólo de una avidez limitada a los pecados de la gula, sino de una inclinación general al exceso y a la inmoderación.

El Peligro está en idolatrar el placer, un peligro especialmente presente en la actual sociedad del bienestar, que alimenta la cultura de la gratificación y de la satisfacción inmediata de deseos y apetitos diversos. El pecado de destemplanza puede expresarse a nivel cultural, en la necesidad de asistir a cursos, de vivir nuevas experiencias, de hacer viajes. A nivel físico, en la necesidad de satisfacer al cuerpo con los placeres de la cocina y del sexo. A nivel social, en la exigencia de establecer nuevos contactos, conocer a otras personas y vivir nuevas e interesantes aventuras. Si el “cuatro” tiende a fijarse en sus carencias, el «siete» considera que nunca ha experimentado lo suficiente.

La tendencia a excederse puede manifestarse de las siguientes maneras:

  • El permisivismo: orientación instintiva a satisfacer las propias necesidades, concediéndose la libertad de obrar de acuerdo con el deseo del momento
  • El narcisismo: amor desmesurado a uno mismo, que puede traducirse en el exhibicionismo y el protagonismo o en la necesidad de aparecer como superior a los demás intelectual o socialmente.
  • La seducción: el «siete» puede valerse de su encanto social para resultar agradable y ganarse la benevolencia, el apoyo y la admiración de los demás.
  • La falta de perseverancia: el entusiasmo demostrado ante los estímulos y las novedades se traduce en abandono frente a las dificultades; a menudo los «sietes» escurren el bulto cuando hay que sacrificarse, ser tenaces y seguir adelante.
  • La rebelión: se da en el «siete» una actitud de oposición a la autoridad, especialmente cuando ésta puede turbar su optimismo o ejercer algún tipo de control sobre su libertad y su imaginación.

La salida de los «sietes» consiste en interiorizar la virtud de la sobriedad, que se cultiva mediante la práctica de actitudes como las siguientes:

–  Valorar cada momento con todo lo que de bueno y creativo puede ofrecer.

–  Llevar adelante los compromisos adquiridos, sin buscar evasiones, distracciones o cambios.

–  Escuchar al que sufre, sin necesidad de pintar las cosas de color de rosa

–  Saber discernir prudentemente las prioridades, sin dejarse llevar por el impulso del momento.

–  No imponer el propio ritmo ni el propio humor a los demás, sino saber adaptarse a las circunstancias y a las personas.

– Amar y celebrar la vida y su aspecto gozoso, pero no a expensas del lado oscuro de la existencia.

–  Aceptar la enfermedad y las cruces cotidianas como aportación a la propia maduración humana y espiritual.

–  Experimentar el silencio y la reflexión como ocasiones para acceder a lo profundo de las cosas y no quedarse en la superficie.

Locuaz seductor, busca el placer, evita el dolor. Gastrónomo, simpático, aventurero pero evasivo del compromiso y de los límites. Abierto, compañero divertido, no termina lo que empieza, hace planes pero no los ejecuta. Vende su proyecto pero embauca a otros para que lo realicen.

Los buenos “sietes” pueden ser buenos teóricos, renacentistas, elegantes y amables.

Los «sietes» en su infancia eludieron el miedo escapando por medio de las infinitas posibilidades de la imaginación. Suele haber un padre al que se han revelado. Se acercan a las personas para tratar de atraerlas y desarmarlas con su encanto. Adictos a la planificación y a la diversión. Confunden los proyectos con la realidad, son unos soñadores, unos fantasiosos. No tienen límites y sienten que la vida tampoco los tiene. Ansia de satisfacción. Búsqueda del placer, que es una huida del dolor. Complacientes. Capacidad verbal extrema, charlatanes. Vendedores, embaucadores, tramposos, encantadores; poder de persuasión. «No hay”. La vida es juego. Son bastante payasos y les importa la popularidad. Utilizan la astucia, son listos. Son generosos, nunca renuncian a nada, son dulces. Su lema es «más y . Tipo gozador. Es narcisista, posee gustos exquisitos y una atracción por las experiencias cumbre. Rehúsa el compromiso o si lo hace no suele cumplir, y aunque parece poco fiable suele ser muy responsable en el trabajo y lo hace con gusto.

Es optimista y siempre ve abiertas futuras posibilidades de éxito.

 

GEORGE GURDJIEFF

Libros del autor en amazon
Más textos de Gurdjieff narrados por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ
Sigue la lista de reproducción de LOS NUEVE RASGOS  AQUÍ

 

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación puntual a Mi Voz Es Tu Voz

Haz una donación mensual a Mi Voz Es Tu Voz

Haz una donación anual a Mi Voz Es Tu Voz

Escoge entre las siguientes cantidades…

€11,11
€22,22
€55,55
€11,00
€22,00
€55,00
€66,00
€122,00
€244,00

O bien, dona la cantidad que desees.


¡Mil gracias por tu valiosa colaboración!

Your contribution is appreciated.

Your contribution is appreciated.

DonateDonate monthlyDonate yearly

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.