DEJA QUE TU CUERPO SEA TU GUÍA – La Tierra a través de Pamela Kribbe

«Al mantener una conexión íntima con esa Luz de la que hablo, atraeréis una relajación profunda a vuestro cuerpo y campo energético.»
Divulga Amor y Luz

«Al mantener una conexión íntima con esa Luz de la que hablo, atraeréis una relajación profunda a vuestro cuerpo y campo energético.»

ESCUCHA…

 

 


LEE…

 

Amados:

Yo Soy la voz de la Tierra y te saludo desde la tierra profunda que hay bajo tus pies; Yo Soy el corazón de la Tierra que habla. Quiero restaurar la conexión con todos vosotros y experimentar y celebrar esa conexión, porque la vida aquí en la Tierra está destinada a ser gozosa. Tú estás aquí para experimentar la Alegría, aunque es posible que primero pases por eventos dolorosos a fin de que puedas redescubrir y conocer nuevamente la alegría natural que pertenece a la esencia de toda realidad. Pero recuerda siempre que, en esencia, la vida es bondadosa. Hay una corriente positiva que acelera el crecimiento y la floración tanto en el plano interior como en el exterior. Esa corriente es la esencia del universo: una energía vivificante, positiva y alentadora. Y ahí es, en última instancia, donde reside tu seguridad, con una seguridad en su nivel más básico.

Cuando asumes que la vida es bondadosa, que el universo te ofrece una base en la que puedes desarrollarte y crecer; cuando puedas experimentar ese sentimiento positivo, entonces podrás relajarte de verdad. La capacidad de sentirse seguro y relajarse son inseparables; uno no puede relajarse si se siente inseguro. Entonces, una parte de ti retrocede, no está completamente presente y no puede participar en el flujo del crecimiento positivo, en la alegría que es natural para ti. Cuando te sientes tenso, te desconectas de la maravilla de la vida. Es como si una parte de ti estuviera muerta. Por miedo, te alejas de la vida y, por lo tanto, no verás todas las posibilidades que la vida te ofrece. Te limitas a lo que sabes y a lo que te hace sentir seguro. Pero la seguridad real no proviene de restricciones ni reglas. La verdadera seguridad proviene de la sensación de que todo está bien.

Para experimentar una seguridad verdadera, tienes que salir de tu cabeza, salir de tu mente pensante y alejarte del miedo, porque el miedo y la mente pensante suelen trabajan juntos. Hay un miedo fundamental en muchos de vosotros: esa sensación de inseguridad que os lleva a buscar soluciones con vuestra mente pensante y a tomar medidas que intentan hacer la vida manejable y segura. Pero hacer eso no funciona, porque equivale a una expresión de tensión, de una profunda sensación de inseguridad.

Ahora, relaja tu cuerpo. Imagina que toda la tensión que se concentra en los músculos de tu cuerpo se desvanece lentamente. Tu cuerpo sabe relajarse; generalmente son los miedos los que impiden que eso suceda. Así que dile a tu cuerpo que tome la iniciativa y te diga cómo tienes que sentarte y respirar para relajarte. Y luego dile a tu niño interior, que es el asiento de tus emociones, que él también es libre de relajarse para que así pueda expresar todas las emociones que siente. No hay tabú en tu espíritu, en tu conciencia; todo puede ser expresado y hay espacio para todo.

Siente cómo al hacer eso aumentas y expandes tu conciencia. Cómo tu cuerpo encuentra su propio camino y ritmo y cómo tu niño interior se expresa. Ambos saben cómo hacerlo, tú solo deja que todo ello suceda. Confía en que todo eso es posible, ya que en el fondo de tu ser sabes que la vida es bondadosa, que la vida es un fluir positivo. Quédate muy quieto interiormente mientras exhalas enérgicamente hasta el final. Deja que todo se aleje de ti: las preocupaciones, la tensión, las ansiedades de la vida cotidiana…

Hay en ti un silencio, un espacio que no se ve afectado por todo el alboroto, por todos los estímulos y pensamientos. Desde ese lugar tranquilo, eres Uno con Dios. No eres alguien que está separado y solo; eres Uno con el Todo. Estás incrustado y seguro dentro de ese vasto Todo que es Dios, y eso incluye todo el Universo. Hay una seguridad indestructible que es bondadosa. Tienes que saber que en la base y el origen de Todo se halla una fuerza bondadosa y amorosa, creativa más allá de la imaginación y de la que naciste. Quizá observes que la Fuente aparece ante ti como una Luz Blanca muy pura, así que deja que esa Luz Blanca fluya a tu alrededor y a través de ti. ¡Esa es tu base, tu base! Ahí radica el origen de toda la seguridad y la fuerza que buscas.

Muy a menudo ocurre que, en la vida cotidiana, las personas buscan seguridad y buscan esa seguridad en los roles que cumplen, especialmente con respecto a otras personas. Son padre o madre, empleador o empleado, amigo, apoyo y refugio de alguien o son importantes en el mundo de su trabajo y actividades. Y muchos obtienen una sensación de seguridad al ser esas cosas, por lo que pueden relajarse un rato cuando están ejerciendo su papel. Luego sienten que tienen relevancia y valor para otras personas, lo que les hace sentirse dignos. Cumplen un rol que los hace sentirse reconocidos y aceptados.

Pero percibe cómo detrás de ese cumplimiento de roles se oculta un miedo profundo a no ser suficiente y, por lo tanto, a no estar seguro. Te han entrenado para que te centres en roles y metas externas. Es como si todo en tu crianza y educación estuviera diseñado para prepararte para el mundo exterior. Sin embargo, hay una implicación en esa preparación que dice que no eres tan bueno como eres. Tiene que haber todo tipo de cosas que estén mal en ti y, por lo tanto, necesitas ser pulido y perfeccionado para ser aceptable. Y aunque las cosas en el mundo están cambiando en este momento y hay más respeto por el mundo interior y por lo que alguien porta naturalmente dentro de sí, todavía hay que progresar mucho en esa área. Muchas personas todavía están agobiadas por una sensación fundamental de inseguridad, de no ser lo suficientemente buenas, de no ser dignas tal y como son.

Observa si reconoces en ti esa sensación de tener miedo a fallar, de sentir la necesidad de rendir siempre al máximo para asegurarte de hacer un trabajo aceptable o de tener que buscar siempre elogios. Todos vosotros estáis entrenados para basar la conciencia de sí mismo en quien aparenta ser, es decir, alguien que es visto en el mundo exterior no por lo que es, si no por lo que hace.

Ahora os pido que deis un paso atrás, un paso atrás radical, y que comprendáis que, cuando buscáis una confirmación del mundo exterior, os decepcionáis. Entonces la inseguridad, que ya está ahí dentro de ti, se hace más grande. Cuanto más acudes al mundo exterior para ganar tu derecho a existir, más profundo se vuelve el agujero dentro de ti: ese agujero negro que se siente como un lugar aterrador donde no te sientes como en Casa. En ese agujero estás solo y nadie está ahí para decirte que lo estás haciendo bien.

Entonces, ¿cómo se obtiene la confirmación y cómo se siente que uno tiene derecho a existir? El «cómo» sucede cuando te alejas de todas esas fuentes externas de confirmación.

Y si lo haces de manera consciente, entonces te vuelves hacia ese agujero negro, hacia esa sensación fundamental de inseguridad que es el miedo. Entras en él, y no te dejas distraer ni seducir por lo que dice el mundo que te rodea. Lo más probable es que ya hayas experimentado que hacerse dependiente de las certezas externas no funciona.

La vida os ha traído a este punto, os volvéis hacia el camino interior y muchos de vosotros os quedáis allí mucho tiempo, inmersos, por así decirlo, en los miedos, las incertidumbres y el dolor que allí se amontona. Atravesar ese proceso requiere muchísimo esfuerzo porque en ese agujero negro hay un depósito de emociones reprimidas. Al fin y al cabo,¿cuánto tiempo te has negado a ti mismo convirtiéndote en los roles que no encajan contigo o que solo encajan parcialmente? ¿Cuánto tiempo te has negado a recibir amor de los demás? El propósito más amplio de entrar en ese agujero negro es descubrir que en realidad es un túnel oscuro y que, al final, te liberas para volver a penetrar en la Luz Blanca que ya he descrito.

El núcleo primordial de la vida es de alguna manera impersonal porque es universal. La Luz Blanca te dice que estás bien tal como estás, que eres perfecto en tu realidad única. Es impersonal en el sentido de que esa Luz no te dice que tienes que hacer bien esto o aquello ni que lo que hiciste no fue tan bueno ni que tus logros están bien. La Luz no es personal ni selectiva; tú eres absolutamente amado tal y como eres. Todos los juicios sobre ti, ya sea que tengas éxito o que hayas fracasado por completo, se quedan en el camino. Esa Luz es tan de otro mundo que parece estar muy lejos de tu realidad cotidiana. Sin embargo, os pido que mantengáis una conexión íntima con esa Luz en vuestra vida diaria, porque al hacerlo atraeréis innovación y cambio, y una relajación profunda a vuestro cuerpo y campo energético.

Siente el núcleo primordial de la vida; es un fluir alegre. Eso no quiere decir en absoluto que todo en tu vida estará bien. El universo, la vida, está en una constante búsqueda; se siente llamado a desarrollarse, a crecer, a investigar… En esa búsqueda, encontrarás lugares dolorosos, la mayoría de las veces dentro de ti. Pero cuando existe la sensación fundamental de seguridad en ti, siempre hay un trasfondo de alegría a pesar de todo lo que esté pasando. Eso es algo que no puedes encontrar en el mundo exterior porque esa Fuente está dentro de ti.

Ya sé que a veces ves la vida en la Tierra como un valle de lágrimas, una lucha contra la resistencia, la negatividad, las energías lentas, el dolor y el sufrimiento. Sin embargo, todas esas energías tristes y dolorosas no provienen de la Tierra misma, sino que son el resultado de la oposición a la vida por parte de los propios seres humanos. Surgen del miedo y del deseo de controlar el flujo natural de la vida.

Ahora siente mi energía, la energía del corazón de la Tierra. Siente cómo quiero ayudarte a restablecer la conexión con tu esencia, con la Luz Blanca que hay en ti y que afirma plenamente que eres libre de explorar todo lo que hay en ti.

Siéntete bendecido y liberado por esa Luz. Tú eres un hijo del Universo y eres infinitamente amado. Eres tan grande e importante que siempre hay asistentes contigo, guías y amigos. Nunca estás solo, pero solo a través de esa Luz Blanca puedes sentirlo completamente y restaurar la conexión con tus asistentes. No te sientas más un paria, solo y distanciado. Ábrete de nuevo al núcleo de toda la vida.

Por último, te pido que pongas las plantas de tus pies en el suelo para que absorban mi energía y puedas experimentar que Yo Soy la portadora de esa Luz Blanca, la luz de la Alegría. Deja que mi energía ascienda y fluya por tus piernas. ¡Siéntete sustentado por mí! Deja que mi energía fluya a través de tus muslos y la pelvis hacia el abdomen y el estómago. Siente que ya es hora de relajarse.

Te agradezco tu presencia aquí. Yo colaboro con vosotros aceptando la Luz de vuestra alma cuando me acaricia. La Luz de tu alma es un regalo precioso que me das y que yo recibo con respeto. Recibe también mi regalo para ti, que no es otro que el Amor y la Seguridad de la Tierra.

Muchas gracias.

LA TIERRA

Canalizado por Pamela Kribbe

www.jeshua.net

Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación a Mi Voz Es Tu Voz

Haz una donación mensual a Mi Voz Es Tu Voz

Haz una donación anual a Mi Voz Es Tu Voz

Elige una cantidad…

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€66,00
€155,00
€333,00

O introduce en la casilla de abajo el importe que quieras donar:


¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.