EL CINTURÓN DE FOTONES – Sheldan Nidle

«El cinturón de fotones no existe porque sí. Su propósito es actuar como el principal regulador para el cambio galáctico.»
Divulga Amor y Luz

«El cinturón de fotones no existe porque sí, su propósito es actuar como el principal regulador para el cambio galáctico.»

ESCUCHA…

LEE…

En este momento, una serie de energías intensificadoras están vertiéndose en su sistema solar desde la matriz de puertas estelares que nosotros hemos establecido.

Esas energías están causando que su Sol y sus planetas exteriores vibren de forma muy diferente y se estén animando a alterar sus emisiones electromagnéticas tradicionales. Es más, todos ellos están generando cantidades crecientes de gravitones tanto su Sol, como Júpiter, Saturno y Neptuno.

Científicamente, tales eventos están creando una inmensa hiperactividad en su Sol y, particularmente, también en Júpiter y Neptuno. Tales patrones están reseteando las energías expelidas por el Sol a sus varios planetas vástagos. A su vez, Júpiter y Neptuno están actuando como sus ‘controles.’ Por eso se está formando una nueva matriz que puede actuar como regulador para el sistema solar.

Con esa nueva matriz, nosotros podremos restaurar todos los planetas en su sistema solar muy rápidamente a su condición original. También estamos a punto de completar nuestros ajustes en la inmensa banda de Luz que ustedes llaman el ‘cinturón de fotones‘.

Muchos de ustedes han oído hablar del cinturón de fotones. Los científicos de su gobierno han estado rastreándolo en secreto durante aproximadamente cincuenta años. Para percibirlo, se requiere un equipo especial relacionado con su muy secreto programa de armas nucleares. Al modificarlo para la radio y los telescopios ópticos, trae a la vista un inmenso cinturón organizado de Luz que se extiende por muchos miles de años luz.

La mayor parte del cinturón permanece en una frecuencia mucho más alta de lo que sus instrumentos pueden medir. Actualmente, ustedes están en un nulo del que saldrán en los próximos años.

Al ustedes acercarse a ese punto de salida, las poderosas energías en ese cinturón de Luz multi-dimensional están afectando grandemente a su Sol y a varias estrellas cercanas. Nosotros vemos ese cinturón como uno de los trampolines principales que están catapultándolos hacia nosotros.

Una de sus señales clave ha sido una serie de inmensas “ondas” de energía, recientemente vistas por sus científicos, y que ocurren a lo largo de nuestra galaxia. Junto con otros rastros de energía, dichas ondas están malinterpretándose como remanentes de la gran explosión original ‘big bang‘. De hecho, son meras señales de la influencia poderosa que el ‘cinturón de fotones’ ha ejercido en nuestra galaxia.

En realidad, su ciencia entiende torpemente la gravedad, y más la electromagnética. La velocidad de la Luz es una barrera para nuestra tecnología como la velocidad del sonido lo es para la suya. El único límite verdadero como tal, es la «velocidad de la conciencia» que existe simultáneamente a lo largo de la Creación.

De igual manera, la gravedad, la electricidad y el magnetismo son cada uno multi-dimensionales en su alcance.

Por consiguiente, sus estructuras científicas presentes descartan la mayor parte de sus verdaderos efectos. Esas estructuras necesitan ser reparadas cuanto antes. Afortunadamente, muchos de sus teóricos más avanzados están empezando a ‘ ver la Luz’ y descubrir el inmenso dislate del pasado, seguido por Kepler, Newton y Einstein.

La respuesta descansa en la formación de una ciencia basada en la Conciencia, la ilimitada multi-dimensionalidad de la fisicalidad y la graciosa y siempre llena de Amor mano del Creador. Ahí habitan las verdaderas bases para la ciencia y un instrumento que pueda guiarnos hacia las Verdades que rodean las razones de la Creación y los mecanismos que despliegan su destino.

Cuando todo ello es considerado en su totalidad, ustedes descubren rápidamente el Multiverso dentro de la Creación física. Ese mar de energía consciente es la suma de todos los reinos que habitamos. Yendo de uno a otro, simplemente se establecen las condiciones que conforman cada realidad. Al hacer los cálculos, ustedes ajustan sus campos de energía y ya está, se mueven de un nivel de realidad a otro.

Cada centímetro cúbico de Creación física contiene más energía que la emitida por su Sol en un nanosegundo. ¡Imaginen, el poder de ese clúster diminuto de energía! ¡E imaginen cuántos de esos centímetros cúbicos de Creación se alojan dentro de ustedes!

¡Eso es lo asombroso y maravilloso que son ustedes realmente! Cada uno de nosotros contiene esa inmensidad. Lo que les falta es el mecanismo para entenderlo y la sabia habilidad para usarlo. Y ahí es cuando entra en juego su presente transformación y el motivo de que su realidad actual se esté deformando en una proporción enorme.

Volvamos al cinturón de fotones para contemplarlo con otros ojos. El cinturón de fotones no existe porque sí. Su propósito es actuar como el principal regulador para el cambio galáctico, coordinando sus movimientos desde en el interior del centro galáctico con un ciclo de energía natural. A intervalos regulares, ese centro expele una enorme onda de energía, sumamente intensa, que es interceptada y transmutada por el cinturón de fotones.

De ser requerido, esa energía causa que una estrella se convierta en nova, que los planetas cambien su órbita o incluso su misma naturaleza – su volumen atmosférico – y que se vuelvan áridos, semi áridos o acuosos.

Por consiguiente, el Plan Divino de cada galaxia lleva a cabo la propagación de la vida física y su evolución, cuidadosamente controlada. Todo en la Creación acontece según los sagrados decretos de su Plan Divino específico, el cual es vigilado por la Jerarquía Espiritual de una galaxia. Para lograr eso, el Cielo funda innumerables Órdenes, Concilios y Administraciones.

Un cinturón de fotones regula esas ondas moviéndose sobre un patrón fijado, establecido de acuerdo a cómo opera el centro galáctico. En su caso particular, la galaxia de la Vía Láctea transita en ciclos de aproximadamente 13,000 y 26,000 años y el cinturón de fotones rota alrededor del centro según ese patrón.

Cada emisión de energías del centro galáctico varía en intensidad y patrón de dispersión, porque necesita afectar cada sección de la galaxia de una manera específica. Esa energía deja atrás un patrón especial que codifica cada sección de la galaxia con una distintiva ‘tabla de tiempo‘ – es decir, la manera en que cada estrella, cada planeta, cada nube del polvo, etcétera, reaccionará y llevará a cabo la parte del Plan Divino que le corresponde.

Cada aspecto de una galaxia también posee un horario para su desenvolvimiento único. Esos eventos forman la misma naturaleza de la fisicalidad.

La Creación física tiene un Patrón Divino que es fijado, en todo sentido, por el Plan Divino. Consideren cuán detallado es ese Plan. ¡Cada Ser sensible de la Creación, ya sea un planeta, una estrella o incluso ustedes mismos, posen tal plan! Todos se mezclan cuidadosamente en sucesión perfecta, lo que resulta es un inmenso todo: el Multiverso mismo.

Cada realidad tiene el potencial para formar los subconjuntos que se necesitan para manifestar una realidad mayor.

Rodeándonos están billones de billones de otras galaxias que poseen una forma que va desde lo bastante similar a lo inmensamente diferente de la nuestra propia.

¡Imaginen cuán ricas son las experiencias contenidas dentro de esa enorme amalgama!

SHELDAN NIDLE

Traducción: Adela Kaufmann
 

Una única vez
Mensual
Anual

¿Deseas colaborar con Mi Voz Es Tu Voz?

¿Deseas colaborar mensualmente con Mi Voz Es Tu Voz?

¿Deseas colaborar anualmente con Mi Voz Es Tu Voz?

Elige una cantidad…

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€66,00
€155,00
€333,00

O introduce en la casilla de abajo el importe que quieras donar:


¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.