EL GENIO DEL CORAZÓN (AGNI YOGA) – Episodio 9: «La Luz de Elahél»

«¡Recibe la Luz! ¡Alza tu rostro ante la Gran Luz! Trasládala tan pura y luminosa como es la sonrisa de un niño.»
Divulga Amor y Luz

«¡Recibe la Luz! ¡Alza tu rostro ante la Gran Luz! Trasládala tan pura y luminosa como es la sonrisa de un niño.»

ESCUCHA…

LEE…

Queridos amigos y amigas:

¡Vuestros comentarios en el chat reflejan el clarear de un “nuevo tiempo”… un tiempo en el que nos impulsamos a construir un mundo distinto… Un mundo en el que… como Humanidad… podamos hacer realidad el deseo ya milenario de paz… fraternidad… y justicia… ¡Gracias por vuestra presencia!… ¡mil gracias por vuestra Luz!…

Y, ahora, me dirijo de forma particular a ti allí donde escuches… ¿Qué puedo hacer sino saludar tu Luz?… El empeño que pones por salir adelante día tras día… Saludar el mimo y cariño que confías en quien comparte tus pequeñas cosas… En fructificar la parcela de confianza que la Humanidad deposita en tus manos… Amigo, amiga mía… gracias por cultivar las mejores semillas de ti aun a pesar de que, a veces, parece acecharte la sequía… Por todo ello… ¡qué grande eres!

En episodios anteriores ascendimos y nos aproximamos a la blanca ermita en la cima de nuestra particular montaña!… ¡Hablamos con el venerable anciano!… así es que ahora… debemos bajar de nuevo al valle donde expresamos la vida… ¡hagámoslo como niños alegres siempre necesitados de descubrir!… ¡de experimentar!… ¡de sentir!… Y si sale a nuestro encuentro un claro oculto en el bosque… ¡llenémonos de su Paz!… ¡de su silencio!… sintamos como aquieta nuestras parcelas más ocultas!…

Y en este silencio… saludo al Ángel Solar que ilumina tus pasos… saludo a todas las vidas angélicas que dan Luz y cuerpo a tu Expresión… ¡A todas las vidas que sienten en ti, iluminan y dan forma al microcosmos que tú eres!… ¡A todos esos amigos invisibles que son como los pintores que colorean los trazos de tu Voluntad en él!…

Y saludo… de manera muy particular… a Elahél… de Quien gozo Su silenciosa presencia… Quien, a veces, me envuelve en una burbuja de silencio… Quien me inspira dentro de ella… Y también… ¿cómo olvidarlos?… a esos gorriones que de vez en cuando visitan las macetas de mi ventana…

Pero… ¡sea amiga!… ¡Abrámonos al Corazón!… ¡A su imaginación creadora!… ¡Abrámoslo al Egipto de los misterios!… Siente la brisa fresca que el aire te trae del Nilo… siente como se recortan las palmeras sobre un escenario de últimas estrellas… siente a Sirio que se oculta en el horizonte… siente como tus pies pisan las todavía frías arenas del desierto…

Imagínate al margen del tiempo… expectante y con los sentidos embriagados por el aroma de la mirra… por los cantos rituales y profundos… por la veneración al Esperado… ¡Atón-Ra!…

Y… como siempre… ¡Siéntelo!… ¡Si!… ¡allí está Él!… ¡La Luz resucitando y entregándose de nuevo al mundo!… ¡El mil veces renacido!…

Y elevas tus manos por delante del pecho… con las palmas mirando al frente… y lo saludas… lo recibes… ¡eres bendecido por el primer rayo luminoso de Aquel que reaparece tras combatir la oscuridad para resucitar de nuevo ante sus criaturas!…

¡Abre tus manos ante el Sol!… ¡Que las palmas de tus manos se inunden de Su calor… ¡Siéntete en tu propia Luz!… Siente el “no esfuerzo” de lo sencillo… Siente la Luz en tu trabajo… ¡Sé Luz para la Luz de la Humanidad!… y sé cómo un enlace luminoso entre el Sol que alumbra en lo alto y la Madre Tierra que recibe ese alumbrar bajo tus pies… Sé cómo un sacerdote de la LUZ que ilumina todo tu microcosmos… tu universo… ¡Sé la Luz que en él se sugiere a través de todos los matices de colores, aromas y esplendores que trasladar a tus pequeñas cosas de la vida!… ¡Encarna en ti la Luz que procede de más allá del pensamiento!…

¡Sé Luz incluso en los momentos que sientes la nada!… y cuando en tu ocasional sensación de vacío… en tus momentos de tiniebla… ¡Enciende tu antorcha!… ¡ilumínate!… ¡Sé el representante de Atón-Ra en tu naturaleza!… ¡Sé la ventana por la que tu Alma se asoma al mundo!… ¡Sé la cúspide de la pirámide luminosa que se alza en tu Corazón!… ¡Sé Luz radiante para el mundo!…

Siendo así… ¡Recibe la Luz! ¡Alza tu rostro ante la Gran LUZ!… Trasládala tan pura y luminosa como es la sonrisa de un niño… que se esparza de tu mirada cuando en un inesperado acto mágico… en un gesto inadvertidamente surgido de tu Corazón… percibas la Luz en ti mismo… en las infinitas sutilidades que manifiesta la Belleza… en una idea esclarecedora… en una palabra sembradora de paz… en toda palabra de aliento…

¡Amigo mío!… ¿Qué puedo añadir a la lista sino dejar en tu Corazón… en tus manos creadoras la tarea de ampliarla?… Ya que bien sabes… por experiencia… que cuando la oscuridad acecha en ti y cree haber ganado terreno en tu ánimo… ¡Jamás permites que cante victoria! Que… como el Sol… ¡siempre renaces luminoso y radiante!…

Y en nuestra soledad de caminantes… ¿Por qué no compartir la Luz?… y si a alguno de nosotros nos faltare aceite en la candela… que la amistad sea la que… hoy por ti mañana por mi… nos dé alumbre cuando podamos sentirnos desasistidos… perdidos tras la falsedad de tantos dogmas… de métodos caducos que incitan adorar un dios externo que, sin embargo, siempre ha estado en ti… de religiones cuya luz languidece… de las “profundas verdades” que no tardan en disolverse como azucarillos… de páginas escritas en libros sagrados que poco a poco amarillean… y del miedo… el temor… la inseguridad… la oscuridad con la que se nos amedrenta…

¡Que nuestra Luz disuelva ese caos que nos asedia y que el tiempo ha creado!… Qué tú… yo… ¡todos!… trascendamos todo ello… Que nuestra cuna es Luz imperecedera… que no nace ni muere… ¡siempre fue… es… y será!

La Luz… ¡Ah… la Luz!… ¿Cómo describirla? ¿Cómo sentirla cuando se abren las puertas del Corazón?… ¿No es la Luz sino la materia prima que irradia las Cualidades de Dios?… ¿No es el fulgor de la Belleza que ofrece la Vida?… Más pregúntate… ¿Qué es la Luz sino el destello de “Aquello” que en su interior es impensable… inasumible?… ¿No es el Dios incognoscible Quien anuncia Su Presencia a través de Ella?… y siendo así… ¿no es tu Luz la garantía de que el propio Dios Es… Vive y Se expresa a través de ti?…

¡Siente como alumbra la Luz del Genio que eres!… siente lo magnifico de tu Corazón… escucha la Vida cuando te habla a través de mil lenguajes diferentes… ¡Acéptate en Ella!… ¡Y mira el Sol!… contempla como tu Alma decora tu Hogar en Él…

Y hermánate con el Espíritu del Agua y que te hable de su Luz… que el Aire te muestre sus relámpagos… ¡Que toda la Naturaleza te muestre su Luz!… Pero en ti… siendo Luz… ¿Acaso no se suscita el anhelo de sumergirte en una Luz Mayor?…

¿No la suscitan las imágenes de esos documentales increíbles en los que un universo se sumerge en una constelación y a su vez, todo ello en una

galaxia que no es sino un pixel de infinitas galaxias?… ¡Pues bien! ¡Todo ese cosmos eres tú!… ¡Qué tal como es arriba es abajo!… Un microcosmos de infinitas estrellas… de colores de increíbles matices… ese espacio cósmico de profundo misterio… esa Luz… todo eso… amiga, amigo… ¡todo eso eres tú!

Y volar dentro de una espiral infinita!… seguir el Hilo de Luz Blanca que se proyecta desde lo Profundo hacia ti… y mirar y contemplar… ¿no es todo Luz, silencio y plenitud? ¿No es un viaje desafiante?… ¿No es ese tu vuelo en la Vida? ¡Que hermosa empresa!… ¡Qué grande eres!

Y siendo así… observa tu cuerpo… ¡siéntete en él!… ¡que penetre tu imaginación en él… y contémplate en un más allá de la aparente densidad… ¿No brillan tus átomos como embajadores de Dios en ti?… ¿No son como mundos cósmicos en un siempre “como arriba es abajo, como abajo es arriba”?… y más allá de donde el espejismo parece tomar cuerpo… ¡contempla la intensa Luz en Él!… ¡Ah… ¡esos átomos!… Una maravilla cuántica de fotones rompiendo todos los esquemas del espacio- tiempo en ti…

Más… ¿Qué ocurre que “tú”… estando en medio de todo ello como que no te encuentras?… ¡que aun crees estar más allá de ti!…

Y sientes los corpúsculos de Luz que inspiras… sientes su gozo… su vigor… el equilibrio de la creación en ti…

Más… ¿Qué ocurre que “tú”… sintiendo esa energía… de nuevo aún crees hallarte más allá de ella?…

¿Y qué me dices de las Siete Esferas Rutilantes?… De los hilos de radiante Energía que las unen… ¿No sientes en ti un planetario cuyos pétalos reparten las cualidades del Sol que tú eres en ti?… ¿No percibes acaso un luminoso mundo de ángeles materializando el orden en Él?…

Más… ¿Qué ocurre que “tú”… sintiendo… siendo ese Universo… de nuevo… aún sientes que estás más allá de Él?…

¡Ah, amiga!… ¡esas autopistas de Luz… y que te recorren de arriba abajo!… esas autopistas por las que se transporta tu capacidad de sanar… de bendecir… Unos caminos por los que los devas luminosos organizan y reparten lo mejor de tu proyecto…

Más… ¿Qué ocurre que “tú”… ingeniero de todo ese tráfico… de nuevo… aún sientes que te debes buscar más allá de Él?…

¿Y qué me dices de tus emociones… de tu ternura… de tus sentimientos… de tu sentido de la Belleza!… ¿No son como los flecos del manto de Amor con el que envuelves todo ello?… ¿Y qué es toda esa maravilla sino una danza Angélica de luz, color y armonía en ti?… Y te miras y miras… y todo es Luz…

Más tú… como “Chispa de Luz”… ¿Dónde estás?… ¿Te encuentras en medio de todo ese resplandor?… ¿o debes seguir buscándote aún más allá…?

Y… de nuevo… abres una nueva puerta de Luz en ti… tras la que todo está integrado en un Orden… en un proceso donde tus ideas creadoras danzan sin encontrar obstáculo ni frontera… Y te miras y ves que eres Luz… Que tu lenguaje es Luz… que los ángeles creadores que sustentan tus pensamientos son Luz…

Más… ¿esa Luz eres tú?… ¿Debes encontrarte aún más allá de todo ello?… ¿Qué ocurre que te hallas más allá del pensamiento elevado?…

¿No te sientes impulsado a través de un portal ajeno a las formas… un portal por el que toda Luz… se precipita en la LUZ?… Y te miras y todo en ti es Luz… ¿No te urge fundirte con tu naturaleza Angélica en un abrazo intenso de Luz y de Propósito?… ¡Ah… amigos míos!… ¿Qué somos sino la expresión de un Propósito Creador y de la LUZ que lo alienta?…

Más ¿no te impulsas a elevarte, aún más, en el Hilo de la Vida?…

¿No se alborota tu Corazón por el impulso de viajar al Hogar donde el Amor y la profunda Paz comienzan a asomar por sus ventanas y son las luces que te atraen a Él?…

¡Ah… la Sagrada Condición Humana de Dios!… Dime… y como Su Hijo que eres… ¿No eres Su Vivo retrato?… ¿No será que tu destino es, precisamente, encarnar esas Cualidades Divinas en tu mundo… en ese profundo cosmos particular en el que, como un dios, construyes junto a tus hermanos los ángeles?… ¡Ah…Queridos ángeles!… ¡Querido Elahél!… ¡Qué abrazo de Luz, … de reencuentro!…

Permíteme una reflexión… Suelo pasear por unos jardines que hay cerca de mi casa… y en estos momentos… ¡que casi insultante se muestra la primavera!… Los verdes parecen multiplicarse por mil y las flores rivalizan

en color, olor, textura, diseño, hermosura… ¡y como la disfrutan nuestros hermanos los animalitos!… más… ¿Qué hay tras esa manifestación de Belleza?… ¡Ah… vosotros los devas… ángeles interpretadores de la Luz!… ¡Vosotros que danzáis vuestra alegría en la Vida! ¿No es acaso vuestra naturaleza… como mensajera de nuestra angelical Humanidad? ¿No expresamos acaso el Amor… la unión de la Divina Realidad en Su Obra?…

Amigo mío… ¡que tu naturaleza Humana se funda con el Ángel que deseas ser y eres!… ¡Que tú naturaleza Angélica se funda con la gloria Humana en ti!… ¿Qué eres sino la expresión del Padre-Madre? ¿Qué eres sino la expresión de un Propósito Creador y de la LUZ que eres y te alienta?…

¡Fúndanse el Humano que eres y el Ángel que deseas ser en un abrazo intenso de Luz… Amor… y Propósito!… ¡Cúmplase el Plan elaborado más allá del tiempo!

Y siendo así… ¡Qué momento de intensidad cósmica cuando conscientes el uno del otro… se produzca el definitivo abrazo de fraternidad!… ¡Qué alquimia cósmica por la que tú naturaleza angelical sea consciente de su naturaleza Humana… y tú tomes conciencia del Ser Angélico que también deseas ser… ¿No será un momento sagrado en el que elevar y beber del Cáliz de las Aguas de la Belleza… de la Perfección… y de la Vida?… ¿No será ese el momento en el que tu Palabra se transforme en una orden… en un “hágase” creador?

¡Y que ese encuentro glorioso lo bendiga el mejor de los compañeros de Sendero!… ¡Que lo bendiga el Maestro de Ángeles y de Hombres!… Aquel que es expresión de Amor… Aquel que reconocemos como “El Cristo”… Aquel que dijo… “La Casa de mi Padre tiene muchas moradas”… y así… paso a paso… Luz tras Luz… hasta instalar nuestro definitivo Hogar en la Gran LUZ…

Amiga mía… ¡Luz!… La Luz de la sencillez… de la brisa de la Vida… del Ángel que ocultas en ti… de todo el Amor que eres y de todo el Amor que te mereces… ¡Que eres Luz!… Siendo así… ¡Que misterio se encierra en ti!… ¡¡Qué grande eres!!…

Concluyo esta serie dedicada al “Genio del Corazón”. ¿Cómo hablar de “Aquello” que la propia Luz oculta?… Espero haber sabido aproximaros mi limitada visión del Agni Yoga… ¡pero el sendero sigue más allá del horizonte!… Tomo asiento en una nueva sombra fresca… echo un

vistazo a la mochila… la reorganizo y… a caminar de nuevo…

Creo obligado citar a un colega de sendero… a “Mi voz es tu Voz”… quien ha sabido dar con su voz el quiebro adecuado cuando mi corazón así lo describía…

Y permitidme una reflexión final… Si alguna vez nuestra mano hizo o hace amago de alzarse para herir que… en adelante… tan solo se alce para bendecir… Sigamos… pues… hacia la Luz… y… ¡en ella nos vemos!

Con dedicación,

JUAN

JUAN A. SÁNCHEZ DE LEÓN

Basado en el libro: «LA SENDA DEL FUEGO»

Más episodios AQUÍ

Sigue la serie en su lista de reproducción

Una única vez
Mensual
Anual

¿Deseas colaborar con Mi Voz Es Tu Voz?

¿Deseas colaborar mensualmente con Mi Voz Es Tu Voz?

¿Deseas colaborar anualmente con Mi Voz Es Tu Voz?

Elige una cantidad…

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€66,00
€155,00
€333,00

O introduce en la casilla de abajo el importe que quieras donar:


¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.