CRITICONES CRITICANDO – Helena e Isabel Vilà

«La critica te aleja de la Verdad, porque te lleva al terreno resbaladizo de ese ego prepotente, desconsiderado y totalmente ciego.»
Divulga Amor y Luz

«La crítica te aleja de la Verdad, porque te lleva al terreno resbaladizo de ese ego prepotente, desconsiderado y totalmente ciego.»

ESCUCHA…

 

 


LEE…

 

Observo a la gente en general y veo lo poco que nos cuesta criticar a los demás, criticar su forma de pensar, de actuar… Los sometemos a nuestro escrutinio, a nuestra superioridad en cuanto a lo que creemos que es cierto, correcto o acertado.

¿Cierto, correcto, acertado? ¿Para quién?

Es curioso qué fácil y con que soltura nos erigimos en nuestras creencias, nuestras acertadas e incuestionables formas de manejar la vida y las reacciones de los demás.

Pero en realidad, ¿qué es la crítica?

La crítica es decidir que el otro está equivocado y que su forma de actuar respecto a sus asuntos y en cuanto a su interrelación con nosotros no es correcta, que está totalmente equivocado, que es estúpido, inepto o «atontao perdido».

Nos molestan sus pareceres, la forma de manejar SU VIDA, ¡manda…!, su manera de creer qué es lo mejor para él y para los demás nos ofende, nos enfada su forma de actuar, su manera de pensar, le consideramos muy por debajo de nuestra «excelsa sabiduría y buen hacer».

¿Qué estamos haciendo? Pero ¿qué nos hemos creído? ¿Dónde está la unidad a la que apelamos todos en nuestra forma de ver las cosas? ¡Ah, ya, eso no vale!

La Unidad empieza por el respeto. No es que la Unidad represente que todos seamos y pensemos de la misma manera en un momento dado, la Unidad empieza por el respeto de la forma de pensar, sentir y actuar de los demás, siempre, claro está, que no haya ataques físicos ni verbales.

Cuando alguien te explica algo personal, lo que sea, o te comparte sus planes, sus dudas, sus inquietudes, sus miedos, en vez de respetar que está compartiendo con nosotros su experiencia, lo que hacemos la mayoría de los casos es o quitarle la razón y darle consejos que no nos ha pedido o directamente pasar a esa encarnizada crítica, ya sea con el pensamiento o compartiendo esa mala práxis con otros, ya sean amigos o conocidos, haciéndoles, consciente o inconscientemente, partícipes de esa cruel y desafortunada crítica.

La crítica para nosotros es esa gran verdad, es ese juicio que condena, que desvalora y enturbia nuestra Alma, que ensucia tu relación con los demás porque en la crítica hay traición.

A veces se habla de la crítica constructiva. ¡Patrañas! Una crítica va precedida de juicio y seguida de condena. No existe la crítica constructiva, de lo que se trata es de dar consejos o compartir pareceres desde el respeto y la aceptación consciente de su forma de pensar y manejar su experiencia.

Cada quien maneja su vida y lo que le acontece desde su realidad. A nosotros podrá parecernos más o menos cercana o alejada de nuestra forma de pensar, pero eso no nos da derecho a mancillar con esa crítica avasalladora su forma de procesar su experiencia.

Si su actitud te ofende, por lo que sea, porque no piensa como tú o no valora cómo tú lo que tú valoras, no le juzgues en tu interior y luego le critiques a sus espaldas; esa actitud es funesta para tu campo energético y el suyo; pero en verdad, el que sale más perjudicado eres tú mismo, porque alejándote de la aceptación y el respeto en relación a la actitud del otro, a la vez te alejas de tu Esencia, de la Verdad, que es la Unión a la que llegas con el respeto previo en relación al manejo que cada cual hace de su vida.

Aunque creas que no es así, la critica te aleja de la Verdad, porque te lleva al terreno resbaladizo de ese ego prepotente, desconsiderado y totalmente ciego, que te hará caer en el pavimento de tu propia frustración.

Cuando no estés de acuerdo con la forma de pensar y actuar de otro hermano, evita criticarle y entiende que si tú estuvieras en su misma situación, sintiendo lo que él siente, seguramente harías y pensarías exactamente lo mismo.

Salta de la crítica a la comprensión y allí encontrarás la Verdad, la tuya y la de los demás.

Con amor,

Un exadicto a la crítica.

 

HELENA E ISABEL VILÀ

 
Más enseñanzas de «La Voz de los Maestros» narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ
Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente