NO SUELTES LAS RIENDAS – Helena e Isabel Vilà

«Cuando venga un pensamiento a vuestra mente y éste se tiña de la emoción que sea, ojo... ¡No soltéis las riendas!»
Divulga Amor y Luz

«Cuando te venga un pensamiento y éste se tiña de emoción, ojo… ¡No sueltes las riendas!»

ESCUCHA…

 

 


LEE…

 

Hoy queremos daros un ejemplo ya sabido, aunque a la vez muy práctico, de cómo dominar la mente, mantenerla en su eje y, por lo tanto, estar en equilibrio.

Imaginad que dentro de una carroza va una doncella; la carroza está dirigida por un cochero y de ella tiran cuatro caballos.

Bien, la carroza representa el cuerpo físico, la doncella es vuestra alma, el cochero es la mente y los caballos son las emociones.

En cuanto, por el motivo que sea, el cochero, es decir la mente, se despista y afloja o suelta las riendas, los caballos, las emociones, se desbocan y por tanto la carroza, el cuerpo físico, irremediablemente vuelca (enfermedades, depresiones, etc.), y a la doncella se la daña.

Sed muy conscientes de no soltar las riendas, porque si lo hacéis, el cochero dejará de tener el control y la carroza volcará.

Cuando os venga un pensamiento y éste se tiña de emoción, ¡ojo! Recordad al cochero y no soltéis las riendas, parad si es necesario, sopesad la situación y, luego, ya seguros, continuad sin soltar las riendas y sin el temor a volcar.

Sed buenos cocheros, estad atentos en todo momento para no soltar las riendas.

¡Os amamos!

La Voz de los Maestros.

 

HELENA E ISABEL VILÀ

 
Más enseñanzas de «La Voz de los Maestros» narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ
Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente