EL TAMAÑO DE TU DRAMA ES PROPORCIONAL AL DE TU EGO – Louise L. Hay

«No necesito más drama, no necesito que la gente me haga sentir que no soy lo suficientemente buena o bueno, no quiero discutir.»
Divulga Amor y Luz

«No necesito más drama, no necesito que la gente me haga sentir que no soy lo suficientemente buena o bueno, no quiero discutir.»

ESCUCHA…

 

 


LEER…

 

Aprendo, poco a poco, que no tengo que reaccionar a cualquier cosa que me perturbe.

Aprendo, poco a poco, que la energía que gasto en reaccionar a cada cosa «mala» que me sucede, me agota y me impide ver las otras cosas buenas de la vida.

Aprendo, poco a poco, que no voy a ser el consuelo de todos y que no voy a poder convencer a todos de que me traten como yo quiero que me traten y que tampoco es para tanto.

Aprendo, poco a poco, que tratar de ′′ganar′′ a cualquiera es solo una pérdida de tiempo y de energía y que solo me llena de vacío.

Aprendo, poco a poco, que no reaccionar no quiere decir que esté de acuerdo con una cosa u otra, simplemente significa que elijo elevarme por encima.

Prefiero aprender la lección, me sirvió y aprendo de ella. Prefiero ser una persona más grande. Prefiero mi tranquilidad mental, porque eso es lo que realmente necesito.

No necesito más drama. No necesito que la gente me haga sentir que no soy lo suficientemente buena o bueno. No necesito peleas, discusiones, argumentos y conexiones falsas.

Aprendo, poco a poco, que, a veces, no decir nada lo dice todo.

Aprendo, poco a poco, que reaccionar ante cosas que me incomodan, le dan poder a otro sobre mí y mis emociones.

No puedo controlar lo que hacen los demás, pero sí puedo elegir cómo reaccionar, cómo manejarlo, cómo percibirlo y hasta qué punto me lo tomo de manera personal.

Aprendo, poco a poco, que la mayor parte del tiempo, estas situaciones no dicen nada sobre mí y mucho sobre la otra persona.

Aprendo que todas esas decepciones están ahí para que yo aprenda a amarme y que me servirán de escudo.

Aprendo que aunque reaccione, nada cambiará, no hará que la gente me quiera y me respete de repente, que su mentalidad no cambiará mágicamente.

Aprendo que, a veces, es mejor dejarlo correr, desapegarse de la gente, no luchar por el cierre, no pedir explicaciones, no perseguir las respuestas y no esperar que la gente entienda cuál es mi punto de vista.

Aprendo, poco a poco, que la vida se vive mejor cuando no la centro en lo que pasa a mi alrededor y la centro más bien en lo que sucede dentro de mí.

Trabaja en ti mismo, en tu paz interior y te darás cuenta de que no reaccionar a cada cosa que te molesta, es el primer ingrediente para vivir una vida feliz y saludable.

 

LOUISE L. HAY

Más textos de Louis Hay narrados por Mi Voz Es Tu Voz AQUÍ

Libros de la autora AQUÍ

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.