CENTRALIA: el pueblo que arde desde hace más de medio siglo

«Que la realidad supera a la ficción hemos podido comprobarlo infinidad de veces y un claro ejemplo es el pueblo de Centralia.»
Divulga Amor y Luz

«Que la realidad supera a la ficción hemos podido comprobarlo infinidad de veces y un claro ejemplo es el pueblo de Centralia.»

ESCUCHA…

 

 


LEE…

 

Que la realidad supera a la ficción en muchas ocasiones hemos podido comprobarlo infinidad de veces.

Un claro ejemplo de realidad increíble es el pueblo norteamericano de Centralia.

Un brumoso y solitario paraje del que sus habitantes fueron marchándose poco a poco pues su combustión interna hace que sea bastante arriesgado vivir en él. Ni más ni menos que 58 años ardiendo ininterrumpidamente. Los depósitos de carbón existentes bajo el pueblo son los culpables de que los sueños de sus antiguos vecinos ardan eternamente.

Centralia y su peculiar historia

El origen de tan siniestro lugar, ubicado en el estado de Pensilvania, se remonta a 1841, al abrirse la taberna Bull´s Head por parte de Johnathan Faust. Unos años más tarde, Alexander W. Rea, ingeniero minero civil, puso un poco de orden a la anarquía urbana y construyó calles y parcelas. No fue hasta 1865, sin embargo, que el pueblo conocido como Centreville, sin embargo, fue rebautizado como Centralia al haberse establecido allí una oficina de correos.

La principal fuente de ingresos del pueblo era la extracción de carbón de las minas. Aunque tal actividad duró hasta la década de los sesenta y hasta el año 1982 continuó realizándose minería de contrabando.

La ciudad fue desarrollándose a lo largo de un siglo. Entre los servicios disponibles en diferentes épocas se podían encontrar, entre otros, una escuela de educación primaria y secundaria, dos escuelas católicas, siete iglesias, cinco hoteles, un banco, una oficina postal, dos teatros o veintisiete salones.

El incendio

Pero por lo que realmente es conocido este pueblo en todo el mundo es por el eterno incendio que lleva en activo desde 1962. Tras encenderse un fuego para quemar basura en el interior de la fosa de una mina abandonada, en la zona sudeste del pueblo, las llamas prendieron la veta expuesta de carbón. Acto seguido la lumbre se extendió por el resto de minas de carbón que se encuentran bajo el pueblo.

Fue imposible de apagar, pese a los esfuerzos de los bomberos. Durante la década de los sesenta continuó la combustión, afectando a la salud de varias personas debido al monóxido de carbono generado por el incendio.

Pese a respirar una atmósfera nada saludable, los habitantes del pueblo no se preocuparon realmente de su situación hasta que, en 1979, el dueño de una gasolinera quiso verificar el nivel inflamable de los tanques subterráneos. Al retirar la varilla de comprobación descubrió que estaba abrasando. Acto seguido bajó un termómetro atado a una cuerda y se quedó alucinado al ver que la temperatura de la gasolina en el tanque era de 78ºC. Dos años más tarde, el suelo se abrió bajo los pies de un chico de doce años, cayendo este a un pozo de decenas de metros de profundidad. Hecho que dio lugar a que el todo el país se interesara por la situación del pueblo y el gobierno destinase millones de dólares para reubicar a sus habitantes en los pueblos vecinos.

Solo unos pocos decidieron quedarse en este dantesco lugar de calles resquebrajadas por las que sale un humo nocivo constantemente. En 1992 fueron expropiados todos los inmuebles del municipio. Los escasos residentes recurrieron a los tribunales para defender sus derechos, pero fue una batalla perdida. El servicio postal norteamericano eliminó en 2002 el código de área del pueblo. En 2013 tan sólo quedaban 7 habitantes.

Iglesia ucraniana

Como anécdota de resistencia en Centralia está la iglesia ucraniana. Se trata de un templo religioso que ha aguantado hasta hoy gracias a que fue construido sobre roca sólida. En 2015 el jefe de la Iglesia Católica de Ucrania y Arzobispo Mayor, Sviatoslav Shevchuk, viajó al pueblo. Sorprendido de la iglesia siguiera aún en pie la convirtió en un lugar de peregrinación. Consiguió entonces que en agosto de 2016 acudiesen creyentes y antiguos vecinos del pueblo a visitarla. En total asistieron entre 500 y 600 personas.

La realista inspiración de Silent Hill

El famoso viedojuego de terror y supervivencia «Silent Hill» se desarrolla en una ciudad ficticia del mismo nombre, ubicada en Estados Unidos. Aunque su localización es ambigua, los juegos originales la sitúan en el estado de Maine. Al saltar al cine, «Silent Hill», la colina silenciosa, acabaría localizada en Virginia Occidental, aunque los guionistas se inspiraron en Centralia, el misterioso pueblo que arde desde hace más de medio siglo.

 

Publicado por Alfonso Ramón, redactor en la Gran Hermandad Blanca

Fuente: https://www.wemystic.com/es/centralia/

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.