canalizaciones eSSenios

FAMILIAS DE SANGRE Y FAMILIAS DE LUZ – Josuel a través de Xavier Pedro

 

«Hay muchas almas que al leer esto no estarán en nada de acuerdo. Está bien, así debe ser, sino no existirían ni el libre albedrío ni los distintos grados de conciencia.» JOSUEL

ESCUCHA…

 

LEE…

 

XAVIER:

¡Hola Josuel! Hoy tengo una pregunta sobre la que espero con mucho interés tu respuesta, pues es algo que afecta hoy en día a mucha gente, a muchas almas encarnadas, y que francamente a los que procuramos cada día crecer interiormente, nos desconcierta un poco, incluso nos resta energías, somatizando a veces esa contradicción con bloqueos emocionales y con enfermedades ligeras a las que yo llamo depurativas. La pregunta es ¿Qué está ocurriendo en el despertar de esta nueva era con las familias? ¿Qué pasa con las relaciones familiares? ¿Cuál es el papel de la familia en la Era de Acuario y si es que lo hay, cual sería la forma correcta de proceder? Gracias.

 

JOSUEL:

Mi querido amigo, familia es un concepto mucho más amplio, pero mucho más amplio que aquello que llamáis familia de sangre. Estáis a punto de descubrir vuestro gran error: la familia, como vosotros la conocéis, es una herramienta para trabajar los karmas pendientes de un grupo de almas en colectividad y que se unen por la Ley de Vibración, según los karmas que cada individuo debe y tiene que aprender. Pero no os equivoquéis. Esa vibración es afín a los karmas, no a vuestra rata vibratoria evolutiva. No caigáis en la trampa de mal interpretar la Ley de Vibración. FAMILIA DE SANGRE ES IGUAL A LA UNIÓN DE LAS ALMAS CON KARMAS COMUNES Y DONDE UNOS AYUDARÁN A OTROS PARA QUE SE SUPEREN, SI ESA ALMA APRENDE, ENTIENDE Y ACCEDE A TRAVÉS DEL LIBRE ALBEDRÍO.

Como el tiempo apremia y ahora deben de cerrarse muchos círculos, de mucho, mucho tiempo atrás, las almas que desean acabar esos círculos son separadas. Sí, así, literalmente separadas, apartadas de sus familias de sangre. Primero para no vulnerar el libre albedrío de los que no quieren o no pueden jugar su papel y evidentemente, blindar y proteger a aquellos que sí quieren romper con karmas y lecciones pendientes y que les impiden su evolución. Estos últimos son literalmente arrancados de ese entorno no positivo para ellos y aquí sí, por vibración, reajustan su nuevo entorno, que será totalmente afín a él pues así lo ha elegido para sí. Las familias de Piscis se utilizaron como la principal herramienta limpiadora de karmas. Fíjate como en Piscis las familias tenían muchos miembros. Una pareja tenía muchos hijos, que kármicamente, por vibración, iban naciendo donde sus karmas eran afines. Ahora, en la nueva Era de Acuario, fíjate como están las familias… Casi no existen. Pero no sois diferentes a los de antes, simplemente que la familia ya no es el instrumento para quemar el karma. La familia ya no es el horno crematorio para aprender y experimentar cosas. Por ello cuando un alma no tiene nada que hacer en un entorno, y más aun cuando puede perjudicarla, es literalmente arrancada por sus guías y sus ángeles y esto ocurrirá cada vez con mayor asiduidad y contundencia, siempre que el ser humano o alma encarnada esté preparada y permita a través de su libre albedrío que así sea. El peligro está en que el miedo no deje a esa alma dar el paso y permanezca en un lugar donde no vibra, ni le corresponde. Eso es fatal para el ser, pues caerá en profunda depresión, no encontrando ningún sentido a su vida, pues en verdad ya no lo tiene, y probablemente cayendo en algunas de las adicciones que le hagan olvidar donde está y lo débil que es.

Ahora en Acuario hay un gran reagrupamiento de almas, llamado FAMILIAS DE LUZ. Son seres vibrando en una frecuencia superior, donde no existe la jerarquía piramidal de las familias de sangre, y en la que no hay cabida para el odio, la envidia, los celos, las hipocresías, la crítica entre los miembros de la misma, la competencia por el poder, el alimento de egos tontos y absurdos, la parafernalia del compromiso, el “tanto tienes tanto vales”.

Las familias de luz pueden estar sin verse años, pero están ahí. No hay duda, no hay ninguna obligación porque son luz e irradian luz. No existe el miedo a perderlos, es luz y la luz sólo tiene un camino, el Amor. Para empezar a construir esas familias de luz debe producirse irremediablemente el hundimiento de las familias de sangre y eso irá realizándose poco a poco a medida que las almas vayan cerrando karmas a través de la familia de sangre. Entonces empezará la unificación con las familias de luz, pero antes se debe cerrar el círculo con las de sangre para llegar a la nueva vibración de las familias de luz, que año tras año serán más patentes y más fuertes hasta que se instauren por todo el planeta. Sé que esto te sorprenderá pero debéis de empezar a romper las viejas estructuras y empezar a ver vuestra evolución con otros ojos. ¿Vosotros creéis que si las familias fueran un foco de Amor en mayúsculas, habría dentro de ellas tanto dolor? Las familias de sangre son un foco de posesión y chantaje emocional combinado, disfrazado con la palabra Amor. Pero eso de amor no tiene nada, es una relación de dependencia, de costumbres establecidas, de condicionamientos y compromisos que nada tienen que ver con el Amor de Acuario. Quizás aún es un poco pronto para que seáis conscientes de lo que aquí os estoy diciendo, pero en el curso de los tiempos os daréis cuenta que además es lógico y coherente, lo que ahora os parece raro y sorprendente. Recordad siempre la Ley de Vibración, “la energía va allá donde es afín”. Si tú has terminado tus karmas en ese entorno y no eres afín a nada, ¿Qué haces aún ahí? ¿Cuál sería la forma de proceder? Preguntas, y quieres que yo te responda algo que no tiene una única respuesta. Esta pregunta tiene tantas respuestas como almas lean este libro. Hay almas jóvenes, que necesitarán de la familia para aprender, evolucionar y trabajar karma, hay otras que necesitarán de la familia, para que los proteja y les maquille sus deficiencias, pues su ego a lo mejor no admite que se aireen sus defectos, y la familia es un buen refugio donde esconderlos a través de los falsos lazos de amor que se crean entre los miembros de la misma. Digo falsos pues se crea una relación jerárquica dentro de ella y de falsa dependencia, que más que lazos de amor son lazos de poder, muchas veces destrozándose entre ellos mismos para no perder ni el poder ni la influencia obtenidas y luchando para que ningún otro miembro le usurpe aquello que tanto le ha costado conquistar.

En las familias de luz, no hay jerarquías. Hay “unión de almas”, sin nombre ni cargo. Todas son iguales, no hay ni patriarcados, ni matriarcados, no hay vencedores ni vencidos, no hay elegidos ni esclavos, no hay “pobres de mí”, que se esconden bajo el llanto fácil, ni hay tiranos que se escudan en el chantaje emocional y vil, que va mermando y destrozando a las almas de alrededor como la carcoma. Las familias de luz, son Luz. No pueden ser nada más. Son una sola alma, un sólo corazón, son un solo aliento, una sola voz y así aunque no se hayan visto nunca cuando cruzan sus miradas se reconocen, y en ese reconocimiento, no hay reproches, no hay porqués, no hay chantajes, ni siquiera hay preguntas, tan solo reconocimiento. Y otra vez la Ley de Vibración actúa, pues las almas se atraen a través de la energía afín y esa alma o grupo de almas sin haber mediado palabra alguna, solamente con la mirada, han entendido quienes son, y porque están aquí, y las miradas se entrecruzan y los hermanos se reconocen. No hay reproches, no hay malicia, no hay cobardía. Son todos uno en la Luz, y se han encontrado porque todos son Luz. Si no fuese así la Ley de Vibración no lo habría permitido.

En las familias de luz, no hay elegidos, no hay vencedores ni vencidos, cada uno se elige a sí mismo y cada uno decide que rol coger en la vida, el del guerrero de la luz, venciendo todo lo que no le reporta evolución. No existe el “pobre de mí”, intentando arrastrar a todo el que se le cruza en su camino, para proyectar sobre él todas sus frustraciones y así sentirse bien, maquillando su fracaso en seguir el camino al objetivo que él mismo se puso antes de tomar un cuerpo físico y que por culpa de su ego y de sus miedos, no ha querido, no ha podido o no se atrevido a hacer. Aquí tienes la respuesta del porqué os cuesta tanto romper el círculo kármico de la familia, pues ese karma va arrastrándose de una vida a otra, hasta que como guerreros de la luz, saquéis vuestra espada y empecéis a cortar todos los lazos que no os dejan irradiar la luz que sois. Hasta que no desenvainéis la espada de la sabiduría y la comprensión de lo que sois (Yo Soy) y os enfrentéis a todo lo que no es real, viviréis la gran mentira de lo que no es Luz, en este caso la familia de sangre. Sacaros ya el “velo de Maya” y repasad vuestra vida, mirad a vuestro alrededor y veréis historias de familias de sangre, en las que sólo hay odios, envidias, lágrimas, intereses creados y podredumbre, mucha podredumbre. ¿Habéis conocido alguna vez una familia de sangre que sea de Luz? Claro que no, son cosas incompatibles. Las familias de luz no tienen nada que ver con las de sangre y son además el futuro. Ya sé, ya sé, parece increíble. Bueno, hay tantas cosas increíbles que han pasado y que aun tienen que pasar… Lo que sí es cierto es que afortunadamente muchas almas ya están respondiendo a la nueva energía y hay un reagrupamiento de almas, lo que va a facilitar el reconocimiento de muchas almas que reconocerán por fin a su verdadera familia y que entonces sin mascaras, ni tapujos, ni mentiras, ni intereses de ningún tipo, se unirán en el pacto mas grande que jamás un ser humano haya podido vivir, el pacto en la luz, hermanos de luz, “todos para uno y uno para todos” y a partir de ahí creedme la sangre queda tan pequeña, tan densa, tan… lejos, que hasta os dolerá mezclar esa palabra que os da vida, con el rol de familia actual que no es nada más que un impedimento en vuestra evolución personal.

De todas formas, hay muchas almas que al leer esto no estarán en nada de acuerdo, está bien, debe de ser así, sino no existiría el libre albedrío ni los distintos grados de conciencia. Esta información producirá distintas reacciones, aun siendo la misma para todos, pues la conciencia que la esté leyendo en ese momento estará en un punto de su evolución, dependerá de ello que no la entienda, que reniegue de ella o que diga ¡Eureka!, por fin encontré la respuesta, que lo tire al fuego o que simplemente se quede insensible o que no entienda nada de lo que aquí se ha referido, guardándolo en su biblioteca hasta que sea su momento de entender. ¿Y QUÉ? ¿Por qué hay peligro de que ocurra esto, debemos de dejar al alma que lo necesita sin la explicación de qué le está pasando? No, recuerda, el conocimiento se esconde a sí mismo, esto es el servicio, aunque quemaran este libro mil veces porque va contra intereses establecidos que no quieren perder el poder, alguien en algún otro lugar del mundo volvería a escribirlo, y por cada canal que se silencie para tapar la información, crearemos, tres canales más, pues Acuario es Luz, unificación y simplicidad, y recordad todo lo que está escondido saldrá a la luz, sólo tenéis que estar atentos y lo veréis es cuestión de tiempo y no mucho. Acuario es así, y ahora decidme: ¿Quién lo va a impedir?

Tiempo al tiempo (pero no mucho). Bueno ya lo veréis, aquí queda escrito.
Gracias.
Extraído del libro de Xavier Pedro Gallego “Tiempo de Angeles: Diálogos con Josuel”
Comprar el libro: amzn.to/2G7b8sL

 

Aportación

Si así lo sientes, puedes colaborar con nosotros para sostener la labor divulgativa de Mi Voz Es Tu Voz y audioeSSen en favor de la apertura de conciencia con la cantidad que desees. ¡Mil gracias!

€1,00

 

 

Anuncios

One comment

Deja un comentario