conocimiento

SE ACABÓ LA FIESTA – Dana Mrkich

«Nuestra Alma está tomando el mando y nuestro Yo Superior está voceando instrucciones como si se tratara del tramo final de una larga maratón.»

 

ESCUCHA…

 

 

 

LEE…

 

En este día y era de la tendencia de que ‘tú creas tu realidad’, a menudo se habla de esta idea como si ‘tú’ fuera una entidad singular, capaz de ser controlada y enlazada con unos cuantos pensamientos potentes y afirmaciones positivas.
La realidad es que este ‘ustedes’ está compuesto de incontables aspectos, conscientes y subconscientes, que sostienen una miríada de creencias, emociones, deseos y temores que existen en múltiples dimensiones.  Este calidoscopio que es ‘ustedes’ puede compararse con un tronco de caballos, en el que idealmente todos van en una dirección pero que a veces van en múltiples direcciones, o tratan de hacerlo.
En el centro de todo eso, tenemos a nuestra Alma, el caballo hermoso con la visión muy clara de adonde él o ella quieren ir en esta vida – a veces el Alma ayuda a alinear a los caballos, y otras veces los caballos empujan y jalan al Alma o la ignoran completamente. Al timón tenemos a nuestro Yo Superior, capaz de ver adonde iremos a parar si nos mantenemos en la dirección en la que vamos.
De vez en cuando en momentos cruciales de nuestra evolución, el Alma se ha encabritado y exigido la atención de los caballos o nuestro Yo Superior ha sujetado las riendas de los caballos cuando estos se han apartado mucho de su curso.
No obstante la mayoría de las veces, hasta hace poco, teníamos una especie de Libre Albedrío en el cual estos caballos podían hacer lo que quisieran. Era todo parte de nuestra experiencia mayor de aprendizaje.
La fiesta se ha terminado en lo que concierne a esta versión particular de nuestro equipo de caballos con Libre Albedrío.
Nuestra Alma está tomando el mando y nuestro Yo Superior está voceando instrucciones como si se tratara del tramo final de una larga maratón.
A nuestro Equipo de Caballos con Libre Albedrío (incluyendo a nuestro ego, diversos sueños que hemos sostenido, nuestras heridas, etc.) se le está sacudiendo de un lado para otro con cada influjo de energía de vibración superior  /llamaradas solares/eclipses/cruces cardinales/cualquier munición cósmica posible disponible en el universo.
La imagen que recibo es de esa escena de Forrest Gump en la que el Teniente Dan está sentado en lo alto del barco de pesca de camarones durante una violenta tormenta, con el agua cayendo a chorros, truenos, rayos, mares encrespados y él grita “¿Vamos, y tú le llamas a esto una tormenta?… ¡Es hora de un enfrentamiento! ¡Tú y yo!”. Justamente hasta el final, tratamos de asirnos a la ilusión de que tenemos el control, sin entender plenamente la gran enormidad de quienes somos realmente. A la mañana siguiente el mar está en calma. El Teniente Dan está sentado en la borda del barco viéndose transformado, se ha ido la cólera. El le dice a Forrest, “Sabes, nunca te agradecí por salvarme la vida” Y se lanza por la borda a nadar. La observación de Forrest es: “Creo que él hizo las paces con Dios”.
Cuando nuestra Alma toma el mando y nuestro Yo Superior desciende dentro de nosotros pidiéndonos que encarnemos quienes somos realmente, como se nos está pidiendo justamente ahora, se puede sentir como una tormenta.
Se puede sentir como si alguna Fuerza Divina tirara y jalara de nosotros. Esta Fuerza Divina es USTEDES, el ustedes auténtico, el ustedes superior, el alma de ustedes, requiriéndoles que vuelvan a la alineación consigo mismos.
Podemos luchar contra nuestro Yo y nuestra Alma todo lo que queramos, pero terminaremos muy golpeados.
A veces, su terreno tampoco es un picnic, pero al igual que en la noche del Teniente Dan con la tormenta, llega el nuevo día y en nuestro nuevo estado de rendición y humildad podemos ver que nuestra Alma y nuestro Yo han estado trabajando todo el tiempo a nuestro favor y no en contra.
Ahí podemos encontrar nuestra paz.

 

 

© Dana Mrkich 2014. Pueden compartir este artículo gratuitamente siempre que acrediten a la autora e incluyan la URL www.danamrkich.com
Traducción: Fara González
Difusión: El Manantial del Caduceohttp://www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

 


 

Aportación

Si así lo sientes, puedes colaborar con nosotros para sostener la labor divulgativa de Mi Voz Es Tu Voz y audioeSSen en favor de la apertura de conciencia poniendo en el recuadro la cantidad que desees. ¡Mil gracias!

€1,00

 

 

Anuncios