conocimiento

EN LA FUERZA DE VOLUNTAD YACE EL GERMEN DEL ÉXITO – Paramahansa Yogananda

«Cuando ejerces tu voluntad en forma constante, tanto a través de tus pensamientos como de tus acciones, aquello que deseas tendrá que cumplirse.»

ESCUCHA…

 

 

 

 

LEE…

 

Muchas personas, obran en forma extremadamente nervio­sa, o tensa, cuando se están esforzando, por obtener algo de gran importancia para ellas. Sin embargo, las acciones desarrolladas con ansiedad, o nerviosismo, no atraen el poder de Dios; la se­rena, y constante aplicación de la voluntad, en cambio, sacude todas las fuerzas de la creación, y atrae la respuesta del Infini­to. El germen del éxito, en cualquier campo de actividades, ya­ce en el poder de la voluntad. Cuando la voluntad, ha sido se­veramente azotada por las dificultades, llega a paralizarse tem­poralmente. Pero, aun así, quien adopta la siguiente resolución: “Mi cuerpo podrá ser destruido, pero mi cabeza (-mi fuerza de voluntad-) permanecerá siempre erguida”, está expresando la fuerza de voluntad en su forma más completa.

La fuerza de voluntad es lo que vuelve al hombre divino. Cuando renuncias a ejercer la voluntad te conviertes en un ser mortal. Muchos afirman que no deberíamos utilizar la volun­tad para cambiar nuestras condiciones ya que, al hacerlo, inter­feriríamos en los planes de Dios. Pero, ¿por qué nos habría do­tado Dios de voluntad sino para que la aplicásemos? En cierta ocasión conocí a un fanático que proclamaba que no debería­mos hacer uso de la voluntad, ya que ello desarrolla el ego. ¡Está usted ejerciendo su voluntad en forma bastante intensa en este mismo momento al oponerse a mí! (-le respondí-). Al hablar, al permanecer de pie, caminar, comer, ir al cine o in­cluso al retirarse a dormir, está usted obligado a ejercer su vo­luntad. Todo cuanto hace lo lleva a cabo aplicando su volun­tad. Si no ejerciese usted su voluntad, se convertiría en un au­tómata.

Jesús no quiso decir que no deberíamos hacer uso de la voluntad, cuando afirmó lo siguiente: «No se haga mi volun­tad, sino la Tuya”. Lo que estaba él tratando de enseñar era que el hombre debe someter su propia voluntad (-la cual se en­cuentra sujeta a sus deseos-) a la voluntad de Dios. Así pues, cuando oramos con persistencia y en la forma correcta, esta­mos ejerciendo nuestra voluntad.

Es necesario creer en la posibilidad del cumplimiento de aquello por lo cual oramos. Quien desea, por ejemplo, una ca­sa, pero piensa interiormente: ¡Ni lo sueñes, no dispones del dinero para comprar una casa!, debería fortalecer su voluntad.

Cuando desaparezca de nuestra mente todo «imposible», entra­rá en ella el poder divino. La casa, naturalmente, no se mate­rializará espontáneamente; para adquirirla será necesario hacer uso de la voluntad en forma continua, aplicándola en acciones constructivas. Quienes persisten en su intento sin aceptar ja­más el fracaso, obtienen el objeto por el cual luchan. Cuando ejerces tu voluntad en forma constante, tanto a través de tus pensamientos como de tus acciones, aquello que deseas tendrá que cumplirse. Incluso si no existiese objeto alguno en el mun­do como el que anhelas, si persistes en tus empeños, el resulta­do que persigues se manifestará en alguna forma. Este tipo de actitud, atrae la respuesta de Dios, ya que semejante voluntad proviene de Él; una voluntad constante es una Voluntad Divina.

OM GURU, JAI GURU

 

PARAMAHANSA YOGANANDA

Extraído de su libro «LA BÚSQUEDA ETERNA».
Comprar libro: amzn.to/2NDlcdx

 


 

Aportación

Si así lo sientes, puedes colaborar con nosotros para sostener la labor divulgativa de Mi Voz Es Tu Voz en favor de la apertura de conciencia poniendo en el recuadro la cantidad que desees. ¡Mil gracias!

€1,00

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.