Anuncios
salud y nutrición

EL REGALO DE SER PADRES (La nutrición consciente en la maternidad y la infancia) – Josep Mª Montserrat

La nutrición espiritual y física, es decir, la nutrición consciente del ser humano, durante la maternidad y la infancia para padres e hijos.

ESCUCHA…

 

 

 

 


 

LEE…

 

Tener hijos es cosa de dos

Concebir un cuerpo físico en otro cuerpo físico para que se aloje el alma de un ser deseoso de venir a experimentar al planeta tierra, es un regalo que te creará una gran satisfacción; pero, a la vez, es una gran responsabilidad que deberías afrontar conscientemente. La concepción de un hijo dispone a la madre como lecho de gestación y al padre como precursor y amparador del maravilloso proceso que significa dar a luz a un ser universal, hijo del creador y hermano de todos los seres.

Son dos las etapas de las cuales tendrías que ser profundamente consciente antes de tomar la decisión de concebir y, en su caso, albergar a ese pequeño ser en ti: la idea y el acto.

LA IDEA

Fruto de las relaciones humanas en pareja, surge en algún momento la intención de tener hijos. Es en ese preciso instante cuando se proyecta su materialización física, y es también en ese instante preciso, cuando un alma que ha decidido encarnar en la Tierra, es proyectada para alojarse en el cuerpo físico que será materializado y en el que se alojará su energía sutil, es decir, el alma.

El cuerpo físico-material será formado por elementos químicos y la energía del alma se instalará en el cuerpo sutil o espiritual, y este será la única realidad, indestructible e infinita, ya que proviene y está siempre ligada a la Fuente Creadora como si de un granito de arena del desierto se tratara. Con ella viajarán todas las experiencias adquiridas a lo largo de todas las vivencias de otras vidas y que son las que condicionarán el lugar, la forma y los genes donde será atraída y alojada esa alma. Este paquete, propio y exclusivo de cada ser, es lo que condicionará y proveerá a toda alma en su vida de experimentación en la Tierra.

En ese instante, los padres reciben un gran regalo de la Vida, que es la maravillosa procreación. Ya está proyectado, ya esta en marcha; todo el Universo se ha movilizado y la plasmación a través del acto ya será imparable.

EL ACTO

A partir de ese momento, los padres asumen una gran responsabilidad: la de llevar a cabo la construcción de un cuerpo físico para ese ser en las mejores condiciones que les sean posibles. Ello dependerá en gran medida de la conciencia en la que ambos se hallen en ese momento. Tomar plena conciencia del acto que se va a llevar a cabo, es de suma importancia para evitar interferir en la libre decisión del ser que les acompañará durante un tiempo de su existencia. Sin esa conciencia, toda acción llevada a cabo se verá sometida a la actuación de la ley kármica o de causa y efecto.

Los padres que sean plenamente conscientes del acto que van a llevar a cabo, prepararán sus cuerpos para activar la Chispa que traerá esa vida física. Lo físico se rige por lo físico y, por lo tanto, será de suma importancia que ambos se hallen en unas condiciones mentales, emocionales y físicas lo más saludables posible.

Preparar el cuerpo para vivir la vida de uno mismo, es una decisión personal y es algo que nadie tendría que criticar, ya que forma parte del libre albedrio de cada ser. Pero cuando se decide procrear, alojar y cuidar a otro ser, el respeto a los demás tendría que ser prioritario al de uno mismo y la responsabilidad será de los dos.

La responsabilidad de los padres consiste en estar pura y simplemente lo más equilibrados posible; a partir de ahí, lo que suceda es completamente ajeno a ellos, ya que forma parte del plan de vida que ha elegido el ser que se engendrará. Ese plan de vida tendrá que ser respetado, ya que forma parte de su libre albedrío y de su decisión de experimentación. La misión de los padres es acompañar y servir en ese proceso.

¿QUÉ HACER?

Los vehículos propios de los padres tendrán que estar equilibrados orgánicamente y, por ende, mental y emocionalmente. Para ello, el organismo tiene que estar libre de morbosidades que impidan el buen funcionamiento orgánico, desintoxicado de elementos que puedan interferir en la elaboración del esperma activador y del acogedor óvulo. Por lo que la etapa de preparación tendrá que realizarse antes de la concepción.

Cuando el feto se halla en desarrollo y hasta su nacimiento, el lecho maternal se mantendrá libre de sustancias insalubres para evitar transmitírselas a ese ser. Todo aquello que se halle en la madre pasará al feto de alguna manera, cuando éste lo único que precisa son nutrientes saludables simples y agua fisiológica pura. Por el contrario, si el suministro es de carencias nutricionales, tóxicos, venenos… se creará una grave intervención que acarreará sus consecuencias.

La forma en la que se alimente la madre será vital para que el bebé se desarrolle en toda su forma y plenitud. Los alimentos juegan un papel fundamental en la adecuada nutrición de la madre y del bebé, tanto en la etapa de procrear, como en la de alojar, amamantar y en la posterior al destete a fin de dar ejemplo de cuáles son los alimentos más saludables para tener y mantener un cuerpo lo más sano posible.

A parte de los hábitos que cada uno trae consigo y que son fruto de experimentaciones de vidas anteriores, se adquieren nuevos y, en las primeras etapas de vida, también se despertarán aquellos que estén dormidos y contenidos en la información celular. De ahí se forjarán o se consolidarán sabores, gustos, preferencias, hábitos… Esa es otra gran responsabilidad de los padres y es muy sencillo llevarla a buen término si se realiza a través del ejemplo, sin querer forzar, imponer ni reprimir, evitando así que actúe la Ley del Karma. Esta forma será la mejor para que se manifieste la libre decisión y se forje una concreta y necesaria experimentación, aunque en ese momento los padres carezcan de una clara comprensión de las situaciones que se produzcan.

La obsesión por controlarlo todo y el miedo por las consecuencias que se derivan de cualquier acción, está tan incrustado en la gran mayoría de seres encarnados, que causan estragos a la hora de actuar desde el respeto hacia los demás. Creer que somos poseedores de todo lo que consideramos como nuestro, hace que se tomen decisiones erradas que seguramente se harán con buena fe, como suele decirse, sin tener en cuenta que la mayor buena fe es tomar plena conciencia de cómo funciona realmente la vida en la Tierra, de quiénes somos realmente y de lo que hemos venido a hacer aquí.

¿POR QUÉ HACERLO?

Los alimentos procedentes de la agricultura química, los productos transformados de la industria agroalimentaria y los cosméticos no biológicos, son fuentes de sustancias intoxicantes para el organismo. Los residuos de pesticidas en alimentos incluyen los PCB y las dioxinas que se encuentran en altísimas concentraciones en la carne, el pescado y los productos lácteos, entre otros. Varios estudios han demostrado que las mujeres embarazadas pueden transferir esas substancias tóxicas a sus hijos, tanto durante el embarazo como durante la lactancia, los cuales pueden dañar el delicado sistema nervioso que se halla en desarrollo.

En el año 2006, la entonces ministra de Medio Ambiente Cristina Narbonay algunos miembros de su gabinete, se sometieron a un análisis de sangre durante una campaña de WWF/Adena en el que aparecieron 52 sustancias químicas sintéticas, entre ellas pesticidas, dioxinas, plásticos, retardantes contra el fuego y detergentes. En un reciente estudio llevado a cabo por la Cruz Rojade los Estados Unidos, se hallaron casi 300 sustancias químicas peligrosas en bebés que acababan de nacer, y el periódico Neurotoxicologypublicó los resultados de un estudio realizado con más de 400 niños, concretamente el análisis de su primera evacuación, destacando que el 84% contenía mercurio, el 27% plomo y otro 27% un pesticida prohibido desde hace más de 25 años.

El consumo de cigarrillos por parte de las mujeres embarazadas causa defectos de nacimiento que incluyen la discapacidad mental y física. En los cigarrillos hay hasta 600 aditivos autorizados para su fabricación.

En cuanto al venenoso mercurio, la FDA–Administración de Medicamentos y Alimentos–, emitió en el mes de enero de 2001 una advertencia en la que decía que debido a los niveles astronómicos de mercurio, las mujeres embarazadas no debían consumir las siguientes cuatro especies de peces: pez espada, tiburón, caballa real y blanquillos, ya que dichas variedades excedían los estándares de seguridad de 1 ppm de mercurio. Otros estudios científicos insinúan que incluso dosis menores y más regulares en el consumo de mercurio pueden derivar en leves deficiencias neurológicas en los niños, tales como un bajo índice intelectual, un tono muscular anormal y una pérdida de la función motora.

Los análisis llevados a cabo por la Asociación Italiana de Consumidores Altroconsumo, dieron como resultado que el 20% de las muestras analizadas superaban los límites de mercurio. La OCU–la Organización de Consumidores y Usuarios Española­–, también desaconsejó el consumo de túnidos y similares a las embarazadas y a los niños debido a su alto contenido en metales pesados.

La conservadora Agencia de Protección Ambientaly la Food and Drug Administration, han emitido varias advertencias sobre los peligros del mercurio depositado en el pescado y su consumo por parte de mujeres embarazadas, lactantes o por parte de las que vayan a quedarse embarazadas, aconsejándoles que limiten el consumo de atún y de otras especies, ya que podrían transferir el mercurio a sus recién nacidos y los graves problemas neurológicos que ello implica.

El plomo está catalogado como la segunda mayor toxina para el cuerpo. Hasta mediados del siglo XX, se utilizó con frecuencia en tuberías y pinturas. Actualmente está presente en baterías, armas, PVC, pesticidas, vacunas… El plomo causa complicaciones en el desarrollo de los órganos del feto, daños al sistema nervioso central, al renal, al reproductor y en el tracto gastrointestinal. Es una de las causas de infertilidad y abortivas.

Placentas y cordones umbilicales:

Un alto porcentaje de los niños nacen con altos índices de mercurio y otros metales pesados que mayormente les son transferidos por el organismo de la madre. Estos metales han sido detectados en el cordón umbilical de mujeres embarazadas y también se ha descubierto que los PCBs pasan de la sangre al cordón umbilical y de éste a la placenta, y en las madres lactantes pasan a la leche materna, lo que conlleva una afección en el desarrollo neuronal de los bebés.

Estas son algunas de las investigaciones respecto al estado en que se hallaron las placentas y los cordones umbilicales de mujeres embarazadas:

El investigador del Hospital Clínico de Granada Nicolás Olea, analizó los niveles de CTP –la molécula del metabolismo— en 150 placentas y detectó una media de 8 plaguicidas por placenta. En Canarias,otra investigación detectó pesticidas y PCB –bifenilo ploriclorado, uno de los 12 contaminantes más peligrosos del planeta– en el líquido amniótico del 70% de las mujeres embarazadas.

Un estudio llevado a cabo por INMA, una red de investigadores españoles cuyo objetivo es estudiar los contaminantes ambientales y en la dieta para observar sus efectos en el crecimiento y desarrollo infantiles, dio a conocer el estudio titulado “Placental concentrations of heavy metals in a mother-child cohort” en “Environmental research”, el cual concluye que “Las exposiciones tempranas a metales pesados, aunque sea a dosis por debajo de las que actualmente suelen considerarse «seguras», pueden causar efectos biológicos y clínicos relevantes a lo largo de la vida”.

El proyecto INMA observa que un elevado porcentaje de los recién nacidos incluidos en el estudio, presentan unos niveles de mercurio en la sangre del cordón umbilical mayores a los recomendados. Un 24% de los niños superaban los niveles recomendados por la FAO –OMS– y un 64% de ellos los propuestos por la “Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos” –EPA–, que son inferiores. Todas las placentas de las madres estudiadas contenían niveles detectables de cadmio y manganeso, un 98,5% de cromo, un 35% de plomo y un 30,7% de mercurio.

La primatóloga Jane Goodall, una de las mayores expertas en alimentación y en el uso de pesticidas y productos químicos, nos dice en su libro “Otra Manera de Vivir”: “Dado que algunos pesticidas imitan el funcionamiento de las hormonas, se concentran en el alimento que antes pensábamos que era el más seguro para nuestros hijos: la leche materna. Incluso los fetos en el seno de sus madres están contaminados con pesticidas, porque éstos son absorbidos por la placenta y pasan a través del cordón umbilical al feto”.

Un estudio realizado en los EE.UU.de la sangre del cordón umbilical en 10 recién nacidos, encontró pesticidas, productos químicos derivados de productos de limpieza, subproductos de la combustión de la gasolina, restos de basura y carbón. Los recién nacidos presentaban un promedio de 200 contaminantes, muchos de ellos cancerígenos, tóxicos para el desarrollo y neurotoxinas. Jane Houlihandel “Environmental Working Group” de Washington, dijo:“Se supone que los bebés no deberían nacer pre-contaminados”.

¿CÓMO HACERLO?

Hay tres aspectos importantes a tener en cuenta a la hora de acondicionar el cuerpo físico y por ende el mental-emocional, a la hora de concebir un bebé. Las pautas son muy similares a las que deberían ser las habituales para nosotros mismos, con la salvedad de que deberían ser obligatorias cuando hablamos de acoger a otros seres. Hay ciertas matizaciones en las pautas saludablesen función del momento de su aplicación, estas son: la limpieza orgánica, las necesidades nutritivasy el tipo de alimentos.

Limpieza Orgánica:
  • Desintoxicación:

La desintoxicación de los órganos emuntorios principales: colón, hígado y riñones.

  • Eliminación:

La eliminación de tóxicos, venenos y metales pesados que se hallan incrustados profundamente.

  • Equilibrio:

La recuperación de los equilibrios de los líquidos internos, básicamente del pH.

Necesidades Nutricionales:
  • Necesidades preparatorias:

Las necesidades nutritivas antes de la concepción son las habituales para mantener lo más equilibrado posible el balance de todos los nutrientes que necesita el organismo para funcionar saludablemente.

  • Necesidades en el embarazo:

Las necesidades durante el embarazo serán mayores al tener que hacer un suministro extra en esta etapa de formación del feto. Su correcto y completo desarrollo dependerá del tesón en evitar carencias graves de nutrientes básicos.

  • Necesidades en la lactancia:

Las necesidades durante la lactancia serán algo inferiores a la etapa de embarazo, pero superiores a las habituales para mantener a un solo organismo.

Tipos de Alimentos:
  • Alimentos Saludables:

Para potenciar al máximo. Son los más afines al sistema digestivo del ser humano y para el cual fueron creados:

-Los alimentos ecológicos ricos en sales para la buena formación del esqueleto, sangre, tejidos y construcción hereditaria del feto, como son los tubérculos, las verduras verdes y de colores y los frutos hortaliza, espinacas, coles, cebollas, acelgas, lechugas, escarolas, tomates, apios, acederas, hinojos, brócolis, nabos…

-Los alimentos ecológicos energéticos y proteicos como hortalizas, frutas, semillas, frutos secos, germinados, granos…

-Los alimentos ecológicos con vida enzimática y vitamínica como son las manzanas, lechugas, apios, zanahorias, rabanitos, nabos tiernos, todo bien seleccionado y acompañados de almendras crudas y peladas y piñones, todo bien fresco.

-Los alimentos ecológicos ricos en vitaminas y nutrientes vivos, los cuales servirán para formar los huesos, el esmalte y los tejidos del bebé en gestación y el agua pura cargada de nutrientes que suministran las frutas naturales maduradas por el sol y jugosas naranjas, sandías, fresas, melocotones, melones, uvas, piñas, manzanas, cerezas, ciruelas, peras, caquis…

-Comer abundantes alimentos ecológicos crudos y en forma de zumo prensado.

-Evitar las incompatibilidades que se cometen al mezclar verduras con frutas, dos o más farináceos entre sí, dulces con aceitosos, ácidos con farináceos…

  • Alimentos Transición:

Para consumir sin abusar como sustitutos de los más densos en forma racional y compatible.

  • Alimentos Densos:

Para descartar al máximo y a ser posible en su totalidad debido a su grado de intoxicación y adicción y por su limitado y poco saludable aporte nutritivo.

Los productos refinados, elaborados y procesados crean adicción y esta adicción se transferirá al futuro bebé, el cual demandará posteriormente ese tipo de productos, creándole una adicción morbosa.

En nuestra “Guía Práctica para la Auto-Gestión de la Salud”,encontrarás la clasificación y descripción de estos tipos de alimentos, así como las tablas nutritivas y de compatibilidad química entre ellos. Podrás adaptarlos a tu alimentación, según sientas en tu momento de conciencia.

Con el organismo equilibrado y una alimentación saludable variada, las carencias nutricionales deberían de despreocuparos, pero si os fuera necesario tomar suplementos nutricionales, procurad que procedan de concentrados naturales de plantas, frutos y frutas, sin excesivo procesamiento.

Si tuvieseis dudas respecto a vuestro estado nutricional, podéis recurrir, sin obsesionaros a las diversas analíticas disponibles a fin de conocer y valorar la situación. Si todavía seguís desorientados acudir a un ginecólogo,pediatra o naturópata, según el caso, que trabaje holísticamente e incorpore pautas naturistas para que os sirva de orientación en vuestro proceso procreador.

Pautas Saludables:

Estas pautas te servirán para adecuar el lecho de aquel ser al que se gestará y que es fruto sagrado del amor para que tenga las más optimas condiciones sin provocarle males o deficiencias, salvo las que le pertoquen por libre elección o carga kármica de él mismo. El criterio naturista de las pautas que conducen a la Salud son muy simples y claras, y sirven como guía para una vida saludable tanto del que las practica como del ser que se engendre. Estas pautas son como un modelo o sistema de vida, y van más allá que las que conciernen a la alimentación. Son 22 pautas:

  1. Evitar ingerir alcohol de todo tipo.
  2. Evitar fumar tabaco y otras plantas y evitar los humos tóxicos.
  3. Evitar completamente la perfumería, las cremas, las esencias… sintéticas o mejor todas.
  4. Evitar cometer excesos con trabajos físicos o mentales y fatigarse.
  5. Evitar las situaciones, los sitios o las personas tristes o negativas y los disgustos.
  6. Evitar la ingesta de animales sacrificados, sobre todo carnes rojas y con sufrimiento.
  7. Comer abundantes hortalizas, verduras, tubérculos, frutos, frutas y semillas.
  8. Comer combinando los alimentos de forma químicamente compatible.
  9. Comer alimentos frescos y crudos, “cocidos” por el sol, sin obsesionarse por las carencias.
  10. Comer alimentos de procedencia ecológica en lo más posible.
  11. Comer conscientemente, sin prisas con la atención puesta en el aporte nutritivo para ese ser.
  12. Beber zumos prensados de frutas y de verduras en abundancia.
  13. Masticar y ensalivar bien todos los alimentos.
  14. Respirar aire puro profundamente por la nariz y desde el hara.
  15. Hacer un poco de ejercicio suave todos los días, como caminar un buen rato.
  16. Tomar baños de sol durante las primeras o las últimas horas del día, evitando el sol más fuerte.
  17. Lavarse diariamente con agua tibia y un gel completamente natural, como puede ser el jabón de coco.
  18. Mantener una buena higiene de los órganos sexuales.
  19. Acostarse temprano y levantarse temprano, descansando lo suficiente.
  20. Usar ropas amplias y cómodas, sin que aprieten el cuerpo.
  21. Leer textos inspirativos y agradables relacionados con la gestación saludable de un bebé.
  22. Mantener siempre pensamientos alegres y enfocados hacia la salud propia y la del bebé.

LA CONCEPCIÓN

Después de la pre-adecuación de la concepción de un bebé, el desarrollo intrauterino es el punto inicial y más importante del ser humano. Durante los primeros 49 días el bebé solamente estará representado por la materia vibratoria que conformará su cuerpo físico. A partir de que se cumpla el cuadragésimo noveno día, el alma del ser que habéis proyectado y que él ha elegido, descenderá a la materia y se alojará en ese cuerpo físico que con tanto amor habréis materializado; un nuevo hermano estará con todos y vosotros seréis los responsables de las condiciones en las que halle ese regazo.

El que fuera gran naturista, el profesor Nicolás Capo, nos dejo escrito este legado:

«El feto, punto inicial de la existencia material, pasa en las primeras horas de su imponderable desarrollo intrauterino por una estricta metamorfosis, tan sutil que es un verdadero misterio para el clínico observador, sin poderse aún precisar ningún detalle de su desarrollo antes del feto. El óvulo humano es la mayor célula del cuerpo humano y junto con el zoosperma del hombre, forman una combinación especial no controlable, una combinación libre de fuego vital y vibratoria en tal extremo, que a veces, estando los padres enfermos, salen los niños con probabilidades de ser algo sanos, debido todo al secreto, a la magia, al misterio de esa alquimia que se llama fusión de las energías sexuales, fusión de las esencias combinadas de dos seres, pareciendo que la natura les premia por el acto de la reproducción y perpetuación de la especie. Pero esto no quiere decir que no se tenga que cuidar al nuevo ser ya desde el claustro materno. Dentro de la matriz, el feto –como ya sabemos–, se alimenta por medio de las paredes y canales que le ofrece la placenta de la madre, y ésta es la que tiene que estar bien alimentada en el sentido de que sea, todo lo que ingiere, seleccionado, sano y puro, todo perteneciente al reino vegetal. La madre durante el período de gestación y lactancia, debe estar en una eterna y sana alegría».

LOS ANTOJOS

El deseo de tomar algo imperiosamente, aquello que llamamos antojos, responde a dos posibles orígenes: a las adicciones que producen los alimentos refinados, desnaturalizados o elaborados y aditivados a tal fin, o bien a una necesidad imperiosa de nutrientes que precisa el organismo, el cual, a modo de aviso, pide a través de ese mensaje un alimento sencillo y saludable, tal y como lo surte la sabia Naturaleza. En el primer caso, sólo desembocará en una necesidad sin fin, un círculo vicioso por intoxicación de constante carencia nutricional. En el segundo caso, te llevará a reponer una carencia puntual y que tu organismo o el del bebé te piden; cuando sea así, da las gracias por este mensaje y el cuerpo y el bebé te mantendrán informada de tus necesidades reales y saludables.

EL DESTETE

Mantener alimentado al bebé mediante la fabulosa y nutritiva leche materna, es la mejor opción y es la opción que el Universo ha diseñado para alimentar sanamente al bebé sin carencias. Ninguna otra leche podrá sustituirla plenamente, sólo algunas, como la de cabra o la de almendra, se le pueden acercar. Habrá que tener en cuenta que la leche materna de por sí, aunque está diseñada para que sea perfecta a fin de cubrir todas las necesidades nutritivas del bebé, al mismo tiempo carecerá de lo que también carezca la madre y contendrá lo que la madre contenga. Así pues, la correcta y saludable nutrición de la madre es la clave para que nada le falte al bebé y la liberación de los tóxicos acumulados en el organismo materno será la clave para evitar que éstos se transfieran al bebé. La leche absorbe todo lo bueno y también contiene todo lo morboso.

La leche cargada de grasas, azúcares, refinados, metales pesados, venenos… causará en el bebé empachos, cólicos, diarreas o estreñimiento, fiebres, tos, resfriados y un sinfín de síntomas que te avisarán de que algo incorrecto se está haciendo. Todo esto desaparece cuando se corta de raíz esa fuente insana.

La leche es el intermediario material de comunicación entre la madre y el bebé. Si la madre es estreñida, el niño también lo será; si la madre es nerviosa, también imprimirá en la criatura esa corriente nerviosa; y así una larga lista. El bebé será el reflejo de sus padres, de ahí la gran responsabilidad de que los padres se cuiden saludablemente, antes de querer hacerlo con el bebé.

Por lo general, relacionamos la gordura de un bebé con la salud y la buena nutrición cuando, muy al contrario, tal exceso de gordura, fruto de la acumulación de grasas, es completamente antinatural. Por otro lado, la flaqueza exagerada nos sitúa en el otro extremo. Como en todo, el indicador más saludable es el término medio. Los estados de gordura permanente crearán una pauta informativa que podrá permanecer a lo largo de la vida posterior a la fase de bebé. La gordura por acumulación suele darse por el tipo de alimentos con que nutrimos al bebé, sobre todo los alimentados refinados, y por las incompatibilidades químicas que se hacen entre ellos, como son las mezclas de cereales, de frutas con verduras, de oleaginosos con frutas…

El destete forma parte de la sabia Naturaleza y se produce de forma natural en un bebé correctamente nutrido sin intoxicación cuando él mismo se libera de la lactancia, ya sea paso a paso o de inmediato. Llega un momento, el que sea y cuando sea, que tanto el bebé como la madre saben que el amamantamiento ha llegado a su fin. A partir de ahí, la responsabilidad de los padres es la de suministrarle los alimentos lo más saludables posible y darle ejemplo de ello.

La fase de lactancia se da entre el primer año y los dos años. A partir de ahí, puede suprimirse por completo o que se combine durante otro período; aunque el tiempo es irrelevante, ya que será el que se precise para cada ser y para cada circunstancia. En los casos en que la madre padezca alguna problemática o debilidad, se podrá amamantar al bebé con las alternativas más afines a la leche materna, como es la leche de almendra natural sin añadidos, junto con otros alimentos sanos. En combinación con la leche, se incorporarán alimentos como castañas cocidas, plátanos crudos chafados, manzanas ralladas… Paso a paso, se irá suprimiendo la leche y aumentando los alimentos preparados por los padres, como son los zumos naturales, frutas, patatas, boniatos, arroz, polenta, avena, pan dextrinado y purés en los que se combinarán diversos alimentos de forma compatible como hortalizas con almendras, ensaladas de lechuga y tomate con piñones, tortillas de verduras… Siempre tendrá que evitarse la superalimentación o atiborramiento del bebé, ya que él sabe perfectamente cuándo y cuánto necesita comer.

Si por alguna razón la producción de leche materna fuera insuficiente, una manera de activarla es estimulándola. La estimulación se produce cuando se amamanta al bebé exclusivamente con leche, pero si aún así hay cierta carencia, pueden usarse dos remedios con plantas naturales que ayudan en gran medida y de forma natural a esa estimulación y que consisten en tomar infusión de fenogreco o alholva. Unos investigadores ofrecieron tres tazas de infusión de fenogreco a un grupo de mujeres en período de lactancia y una infusión de placebo a otro grupo, constatando que la producción de leche se duplicaba con sólo esas tres tomas.

Otra planta natural es el hinojo; una taza tres veces al día, dos o tres veces a la semana, también ayudará a esa estimulación natural.

VACUNAS

Llegado el momento deberéis decidir si aceptáis ponerle las tan polémicas vacunas que se han establecido para los bebés y niños con la argumentación de prevenir diversas posibles enfermedades. Su finalidad es introducir en pequeñas dosis la propia enfermedad en cuestión, provocando en el organismo una reacción inmunológica específica; se inocula la enfermedad sin haberla contraído y se provoca que se pase esa enfermedad innecesariamente.

Son muchos los estamentos y médicos alternativos que argumentan de forma clara y contundente todas las graves consecuencias que conlleva activar de esta forma el sistema inmune, debido a las reacciones adversas que ello comporta y también por su composición, en la cual se hallan sustancias altamente tóxicas y venenosas como son ciertos metales pesados.

Si los niños de los EE.UU. recibiesen todas las dosis recomendadas de todas las vacunas autorizadas, recibirían hasta 35, las cuales contienen 113 tipos de gérmenes, 59 sustancias químicas diferentes, 4 tipos de células animales y albúmina procedente de tejidos de abortos humanos, además de metales venenosos como el aluminio.

Informarse adecuadamente es lo más prudente para valorar la alternativa de obviar todo tipo de vacunas cuando el bebé esta sano y es alimentado con la maravillosa leche materna, la cual juega un papel fundamental en la construcción del sistema inmune del bebé y sin la cual dicho sistema quedará afectado y en cierta medida será ineficiente de por vida. La leche materna saludable es el alimento capaz de formar un perfecto sistema inmune y prevenir cualquier dolencia; la madre saludable es la que le transmite al bebé todos los anticuerpos que éste precisa y es la mejor y más potente vacuna que el Universo ha diseñado para vosotros y para vuestros hijos.

Algunas personas muy reputadas hablan con claridad y sabiamente acerca de las vacunas y nos han dejado muchísima información al respecto que podéis consultar. Algunas de ellas son la Dra. Teresa Forcades, la Dra.Suzanne Humphries, la Dra. Françoise Joet, el Dr. Mercola. También podéis consultar el documento “Vacunas: la hora de la verdad”,donde se da una muy buena y detallada información y el documento titulado “Vaccines: get the full story”publicado por el InternationalMedical Council on Vaccination, en el que 80 médicos de distintas especialidades y docentes de Medicina de los EE.UU. alertan sobre los riesgos de las vacunas y rechazan las recomendaciones oficiales al respecto.

¿QUÉ ALMA DESEAS ATRAER?

Cuando estamos disconformes con respecto a cómo son nuestros hijos, generalmente miramos fuera y los culpamos a ellos o a las circunstancias o a la mala suerte. ¡Y nada más lejos de la realidad! Allí donde debéis mirar es al interior de vosotros mismos, al reflejo que expresa vuestro estado, a la parte que tenéis que trabajar en vuestra experimentación en la Tierra y a lo que habéis proyectado.

Según lo que proyectéis, eso será lo que atraeréis. Si plasmáis con vuestro deseo las cualidades del ser que queréis que venga y actuáis coherentemente en esa línea en vuestra vida diaria, lo atraeréis. Si seguís las pautas saludables y respetáis vuestros cuerpos físico y mental-emocional, prepararéis un lecho adecuado para que vuestro deseo sea escuchado y creado por el Universo.

Sin obsesión y sin represión, sitúate en el lugar que te corresponde, que será aquel que determinará tu estado de conciencia de ese momento. Si estás disconforme con ello, mueve tu conciencia con esa insatisfacción y eso te llevará a posicionarte en un lugar mejor, en el que obtendrás la fuerza de voluntad necesaria para emprender los cambios que sientas y que precises.

 “Vosotros padres saludables, y sobre todo tú, madre, sois los más indicados para valorar en todo momento qué precisa y qué le ocurre a vuestro bebé. La intuición de una madre enfundada en un cuerpo físico y mental sano, es una magnífica guía para cuidar las necesidades del bebé en todo momento. ¡Ah, y recuerda! Escucha a tu bebé, él te habla en su idioma de alma pura”.

Os deseamos la más gratificante, saludable y feliz experiencia que acontezca a partir de vuestra decisión sincera. 

 

JOSEP Mª MONTSERRAT VILA

 


 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: