poema un audio para ti

ORACIÓN PARA RETOMAR EL CAMINO – Malek Chaoufi Canoura

«Recordadme el Perdón hacia mí para que así pueda amarme. Así se me hará más fácil amar al prójimo y no cargaré con mochilas que no me pertenecen.»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

¡Oh, Creador!
Tú que eres la Iluminación y asumes la oscuridad,
Tú que eres el Orden y asumes el caos,
yo que soy Tu Creación y formo parte del Cosmos,
en mí se hayan claridad y tinieblas, desorden y organización…
Ayúdame a discernir entre la luz y la oscuridad en mi realidad sin velos.

¡Oh, mi Luz!
Por favor, acércate y adéntrate en mí, activando la Luz que en mí reside.
Y si cometo cualquier acto oscuro y destructivo,
por favor, ayúdame a verlo con luminosidad.

¡Oh, mi Oscuridad!
Por favor, sánate en mis memorias y trasciende la dualidad.

¡Oh, Espíritus Luminosos de la Naturaleza!
Habéis vivido en la sangre de mis antepasados
y, por lo tanto, seguís viviendo en mí,
Ayudadme a ver y entender la naturaleza animal que hay en cada persona con quien me encuentro.
Ayudadme a reconocer mi naturaleza animal para servir,
dar lo mejor de mí mismo y protegerme.

¡Oh, Espíritus Celestiales de Luz!
Os doy permiso para arrojarme Luz siempre que lo necesite,
sobre todo, en cada obstáculo que aparezca en mi camino

¡Oh, Guías Espirituales de Luz!
Por favor, dejadme ver y entender y sentir vuestros mensajes
para seguir vuestras recomendaciones
en momentos donde estoy ciego y cuando mi consciencia está perturbada.

¡Oh, Espíritus Luminosos del Amor!
Por favor, recordadme el amor incondicional cada vez que el miedo, el odio, la ira y la rabia me nublen.
Recordadme el Amor que hay en mí cada vez que me sienta mal
Recordadme el Perdón hacia mí para que así pueda amarme.
Así se me hará más fácil amar al prójimo y no cargaré con mochilas que no me pertenecen.

¡Oh, Luz!
Por favor, limpia mi boca de las palabras que dije y dañaron,
limpia mis oídos de lo que escuché y me lastimó,
limpia mis ojos que vieron y juzgaron,
limpia mi nariz de lo que olió y mi intuición malentendió ,
limpia mi manos de trabajos que no supieron dar y recibir Luz,
limpia mi mente de pensamientos negativos, de creencias caducas
y de recuerdos guardados con rencor en vano.

¡Oh, Luz!
Ilumíname en cada momento de oscuridad
y permíteme aprender de ello,
pues no hay errores ni equivocaciones, solo la Perfección.
Y desde esa Perfección, permíteme evolucionar,
crecer para que siga mi propósito
y que esta vida me permita seguir en armonía con mi Yo Superior
y en conexión amorosa con mi niño interior

¡Oh, Luz!
Si cometo cualquier acto luminoso, por favor, ayúdame a sentirlo.
Pues mi mente es susceptible y no deja que mi esencia brille,
y le es más fácil engañar y manipular mi autoestima y mi integridad.

¡Oh, Luz!
Permíteme, con la fuerza de la Unidad,
conectarme con mi esencia libre de dualidad,
para seguir caminando con confianza y seguridad
siendo siempre yo mismo, sin titubeos, en esta Tierra
donde viven hermanos y seres de todas vibraciones.

¡Amen sin acento!

Con amor,
Malek

 

Libros del autor AQUÍ

 

Si tienes un texto y quieres que lo narremos como ha hecho Malek, infórmate en:

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: