salud y nutrición

CONSEJOS PARA REGENERAR EL CEREBRO – Gogo Bela

Divulga amor

«Actualmente y después de décadas de estudio, los científicos han descubierto que nuestro cerebro tiene la capacidad de regenerarse. Ese proceso se llama “neuroplasticidad.”»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

¿Sabías que nuestras neuronas (células nerviosas) tienen la capacidad de regenerarse?

Nuestro cerebro es realmente maravilloso, ¿no crees?

¿Alguna vez has oído hablar de alguna historia en la que alguien da testimonio de haberse curado del todo de repente  después de haber sufrido algún traumatismo cerebral muy grave como,  por ejemplo, un accidente cerebro vascular tipo embolia o ictus? La verdad es que estas historias parecen casi milagrosas.

Y es que hasta hace no mucho no había explicación porque se creía que las neuronas iban muriendo en la medida en que íbamos envejeciendo. Lo cual justificaba la creencia de que la pérdida de memoria y las funciones cognitivas eran inherentes a la edad y poco o nada podía hacerse al respecto.

Enemigos de nuestro cerebro

Actualmente y después de décadas de estudio, los científicos han descubierto que nuestro cerebro tiene la capacidad de regenerarse, a este proceso se lo llama “neuroplasticidad.”

Según la Dra. Campbell, la Neuroplasticidad se refiere a la capacidad que tiene nuestro cerebro de adaptarse. Es el proceso que nos permite aprender y adaptarnos a las diferentes necesidades en cada momento. Es decir, cada vez que aprendemos algo nuevo o le damos al cerebro el estímulo  adecuado, las neuronas crecen y se forman nuevas conexiones neuronales sin importar la edad que tenga la persona.

Entonces si esto es así, ¿por qué cada vez vemos más personas con problemas cognitivos como la falta de memoria y atención o enfermedades neuronales como el alzheimer, el Parkingson o la demencia? Aunque la edad se dice que es es un factor de riesgo, la realidad es que no es así.

El origen de este declive es otro.

¿Sabías que nuestro cerebro recibe a diario insultos? Hoy en día nuestro cerebro recibe un sinnúmero de agresiones como sustancias toxicas, falta de estímulo o estimulo inadecuado prolongado en el tiempo.

Los tóxicos del medio ambiente como metales pesados presentes en el aire, el agua y los pesticidas de los cultivos y los cosméticos son uno de los factores clave, pero no son los únicos. El estilo de vida frenético de las ciudades con poco contacto con la naturaleza, la falta de ejercicio, la falta de sueño, la ingesta excesiva de medicamentos, la exposición  a las ondas wifi y de TV durante demasiado tiempo, etc., son otros factores de riesgo.

Los alimentos ultra procesados y artificiales como el azúcar, el alcohol y otros, son verdaderos enemigos de nuestro cerebro que no solo producen deterioro cognitivo, sino también un sinfín de malestares, dolencias y envejecimiento precoz.

Pero quizá los peores insultos sean el estrés, las emociones y los pensamientos negativos como la depresión, la ansiedad o los sentimientos de desvalorización y falta de autoestima. Todos ellos producen incoherencia cerebral y conexiones neuronales deficitarias. Y ya lo dicen “el estrés nos vuelve estúpidos” ya que produce una neuroplasticidad a la baja.

Las consecuencias directas de todo esto son un deterioro cognitivo rampante, pérdida de memoria, falta de claridad mental, dificultad para concentrarse y enfocar adecuadamente, irritabilidad y mal humor. O sea, las consecuencias de la inflamación del cerebro.

Pero no desesperes ya que hay múltiples cosas que sí puedes hacer para contrarrestar los efectos negativos de los tóxicos, además de potenciar tu cerebro y experimentar coherencia cerebral y neuroplásticidad al alza.

Consejos para potenciar tu cerebro

Aquí te presento algunos sencillos tips para poner en práctica desde los 5 pilares de la alcalinidad que te van a beneficiar mucho:

ALIMENTACIÓN

¿Sabías que hay alimentos que son verdaderos festines para nuestras neuronas? Les encantan y les ayudan a funcionar adecuadamente. Pero también hay otros alimentos que debes evitar a toda costa si quieres preservar tu cerebro, que son: el azúcar, alimentos procesados industrialmente con colorantes, conservantes y potenciadores del sabor, harinas refinadas, alcohol, tabaco, carnes rojas y carnes procesadas.

Lo ideal sería pues una dieta limpia y sencilla basada fundamentalmente en alimentos integrales provenientes del reino vegetal, que son alcalinizantes y proveen de todos los nutrientes, vitaminas y minerales como el magnesio, elementos imprescindibles para nuestro cerebro.

Encontramos las verduras de hoja verde ricas en clorofila, verduras y hortalizas en general, frutas de temporada, semillas y nueces. También estarían las legumbres y algunos cereales según las necesidades de cada uno. Incluiríamos para el no vegano el pescado rico en omega 3 y el huevo por su alto contenido en colina entre otros nutrientes.

Haría especial hincapié en incluir los arándanos azules “blueberries” por sus propiedades antinflamatorias y anti edad (ver artículo anterior). Y las nueces del Brasil por su alto contenido en selenio. No olvidar el aguacate, las nueces ricas en omega 3, las grasas saludables en general como el aceite de oliva extra virgen, aceite de lino rico en omega 3 ALA y GLA y  aceite de coco, por ser todos ellos un elemento esencial para la formación y buen mantenimiento de las membranas celulares.

También es importante aportar prebióticos y probióticos por la conexión existente entre el cerebro y el intestino.

Pequeño consejo: toma cada día al menos unas 25 gotas o más de clorofila liquida con abundante agua alcalina, ya que posee unas extraordinarias propiedades oxigenantes y quelantes de metales pesados.

HIDRATACIÓN

Beber el agua adecuada también cuida tu cerebro.

El último informe científico del Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) ha mostrado que:

un descenso tan sólo de un 2% de agua en nuestro cuerpo puede provocar pérdida momentánea de memoria y disminución significativa de atención.

Así que la evidencia científica nos revela que la deshidratación conlleva repercusiones negativas en el rendimiento intelectual provocando lentitud de pensamiento y reflejos, aumentando significativamente los errores en la solución de conflictos.

La deshidratación provoca una caída de la capacidad de concentración en un 15% y una disminución de la memoria a corto plazo del 10%. Además, se ha visto que a partir del 1% de deshidratación corporal hay una bajada significativa de la memoria.

Por lo tanto, es recomendable beber frecuentemente en situaciones en que se necesite un esfuerzo mental intenso.

Mis consejos son:

  1. No esperar a tener sed.
  2. Beber como mínimo de 6 a 8 vasos de agua limpia y alcalina al día. El agua alcalina tiene innumerables beneficios para el cuerpo y el cerebro.
  3. Beber siempre antes, durante y después del esfuerzo físico o intelectual.
  4. Siempre puedes mejorar la calidad del agua añadiendo unas gotitas de Phuriphy,    gotas que potencian la alcalinidad y oxigenación del agua de manera sencilla y rápida.

REMINERALIZACIÓN

Los minerales adecuados en la cantidad adecuada también son imprescindibles para el buen funcionamiento cerebral y para la salud mental. Por ejemplo, el magnesio y los suplementos minerales mejoran la memoria a corto y a largo plazo.

Su déficit, se ha visto en ratones, puede producir depresión, ansiedad y problemas neurológicos. Asimismo, el equilibrio entre calcio y magnesio es imprescindible para evitar la híper excitabilidad del sistema nervioso.

Otro mineral esencial es el potasio que no solo ayuda a mejorar las Funciones cognitivas, sino que junto al magnesio previene la hipertensión arterial y los problemas que de ello se deriva. Dado que ayuda a mantener los  vasos sanguíneos sanos previene los accidentes cerebro-vasculares y mejora la capacidad cognitiva.

Así lo confirman las investigaciones científicas llevadas a cabo en el “Centro de Envejecimiento y Regeneración de la U. Católica (Care Chile UC) por el Dr. Carlos Vió, subdirector de esta institución especializada en Investigación Biomédica.

Así que como puedes ver, no deben faltar en tu dieta alimentos ricos en minerales como las verduras, hortalizas y frutas.

Consejo: Añade a tu agua cada día 1 cacito dosificador de las sales minerales ricas en magnesio y potasio “pHour Salts”. Yo lo suelo tomar por la mañana y a media tarde con abundante agua, especialmente cuando tengo que concentrarme, no decaer y sentir ese chute de energía.

DESINTOXICACIÓN

La calidad de nuestra sangre, lo intoxicada que pueda estar  o  no, su nivel de oxigenación va a influir directamente en nuestra salud cerebral y es que la sangre que baña y nutre todo nuestro cerebro con sus neuronas es la misma que circula por todo el cuerpo.

Por ello, siempre recomiendo al menos dos veces al año realizar algún tipo de depuración sobre todo del hígado, el gran la laboratorio y filtro de la sangre, y del colon. Cuando el colon está más limpio absorberemos más los minerales y disfrutaremos de una buena flora bacteriana. ¿Sabías que en el cerebro tenemos la misma flora que en el intestino? ¿Increíble verdad?

No hay que olvidarse también de realizar alguna limpieza de metales pesados. ¿Cómo podríamos hacer todo esto? Existen múltiples métodos.

Para limpiar el hígado podríamos tomar durante algún tiempo infusiones con cardo mariano, diente de león, boldo y melisa por ejemplo.

Para limpiar el colon yo siempre recomiendo realizar una hidroterapia de colon, algún enema o tomar pHlush un laxante suave que respeta el pH natural del colon ayudando a eliminar el exceso de sustancias toxicas y mucosidad que se va acumulando en el colon.

Para eliminar metales pesados mi consejo es tomar minerales como selenio, silicio, alga chorella y clorofila líquida (al menos unas 40 gotas diarias con abundante agua mínimo durante uno o dos meses).

Y nunca está de más hacer hincapié de nuevo en la importancia de seguir una buena dieta alcalina que nos ayudará a mantener nuestro cerebro en buenas condiciones.

Y por último, os animo a eliminar los productos químicos presentes en los productos de higiene personal y del hogar y procurar usar productos más naturales.

MANEJAR LAS EMOCIONES Y EL ESTRÉS

Hay numerosos estudios que han revelado el impacto directo que tienen las emociones intensas en nuestro cerebro. Las emociones positivas que activan el sistema parasimpático y que nos relajan como la alegría, el entusiasmo, el amor y la gratitud estimulan la producción de serotonina, dopamina, oxitócica y endorfinas también conocidos como los neurotransmisores y las hormonas de la felicidad, sustancias que generan coherencia cerebral.

Cuando nos sentimos así somos más creativos, tenemos mejor enfoque y nos volvemos literalmente más inteligentes, más resolutivos, más  generosos y menos egoístas.

Sin embargo, las emociones contrarias, las emociones negativas que activan el sistema simpático (emociones de supervivencia), que nos hacen estar en estado de alerta como el miedo, la ansiedad, el estrés, la depresión y la ira, estimulan la producción de catecolaminas, la adrenalina, noradrenalina y cortisol. La liberación de estas hormonas es necesaria cuando necesitamos un chute de energía extra en situaciones de emergencia como sería por ejemplo salvar nuestra vida o enfrentarnos a una situación límite. Aquí toca huir o atacar a toda velocidad.

El problema es que hoy en día, a causa de nuestro estilo de vida y los problemas cotidianos, vivimos en un estado permanente de estrés y este estrés afecta muy negativamente a nuestro cerebro.  El estrés continuado nos vuelve literalmente estúpidos.

Es por eso que siempre recomiendo practicar a diario actividades que activan el sistema parasimpático como el yoga, mindfullnes o la meditación.

Hacer ejercicio cardiotónico también tiene efectos muy beneficiosos para la salud de nuestro cerebro y es uno de los mejores ansiolíticos y antidepresivos que existen. Los últimos estudios han demostrado que andar vigorosamente y/o hacer ejercicio al menos media hora al día favorece la neurogénesis, es decir, la formación de nuevas neuronas.

Y por último, unas breves recomendaciones que también son fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro cerebro; procura siempre aprender cosas nuevas, conecta con gente, huye de la rutina, haz lo que más te cueste, duerme al menos entre siete u ocho horas y procura pasar todo el tiempo que puedas en la naturaleza, ¡¡ah, y sin el móvil!!

 

GOGO BELA MAcQUILLAN

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: