salud y nutrición

LOS 7 COLORES DE LOS ALIMENTOS Y SUS BENEFICIOS PARA LA SALUD – Gogo Bela

Divulga Amor y Luz

«Los colores de los alimentos que consumimos diariamente tienen que ver con nuestra salud física y emocional y, dependiendo del color, nos aportarán ciertas cualidades y nutrientes.»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

¿Sabías que los colores de los alimentos no sólo nos indican cuándo una fruta está madura o no, sino que también nos indican otros aspectos importantes?

Los colores de los alimentos que consumimos diariamente tienen que ver con nuestra salud física y emocional y, dependiendo del color, nos aportarán ciertas cualidades y nutrientes.

Si lo piensas detenidamente, no es casualidad que cada estación del año nos regale frutas y verduras con sus preciosos colores característicos. La naturaleza lo tiene todo previsto para aportar a todos los seres vivos del Planeta, lo que necesitan en cualquier época del año, ahí donde residan.

Sabiendo esto podrás mejorar tu dieta y tu salud de una manera sencilla y efectiva, además de disfrutar visualmente, reconozcámoslo, la comida siempre entra primero por la vista ya que los colores influyen en el apetito.

Pero es que, además, los pigmentos que confieren el color característico de las frutas y las verduras, suponen mucho más que simplemente hacerlos visualmente atractivos. Gracias a su alto contenido en vitaminas, minerales y fibra, el consumo de dichos nutrientes nos ayudará a retrasar el envejecimiento celular, protegiendo todo nuestro organismo.

Los colores de los alimentos, especialmente de las frutas y las verduras, aportan unos fitoquímicos muy específicos que son precisamente los que les confieren esos colores tan característicos y llamativos.

Los más comunes son el caroteno, la clorofila y los flavonoides, entre otros. Todos trabajan en equipo junto a las vitaminas C y E, poderosos antioxidantes, protegiendo todos los tejidos del cuerpo.

“Cuanto más diversos sean los colores de los alimentos que pongamos en nuestra mesa, mucho mejor”, afirma Liliana Cabo, dietista-nutricionista de la Asociación de Dietistas-Nutricionistas de Asturias (ADDEPA) ya que así nos beneficiaremos de todo el círculo cromático.

Aquí te presento los alimentos y sus distintos colores y cómo te pueden beneficiar:

Naranjas y Amarillos:

En este grupo encontramos todos los cítricos como los limones, naranjas, mandarinas y pomelos. La gama de los carotenoides, a-carotenos y b-carotenos, que precisamente son los responsables del color naranja o amarillo como el de  las zanahorias, la calabaza, el mango, los albaricoques y los melocotones.

Los colores amarillos y naranjas se relacionan con la alegría, la vitalidad, la juventud, el buen humor, la luz solar y la atención.

Estas frutas contienen poderosos antioxidantes como la vitamina A y C, ácido fólico, magnesio, potasio y fibra. La vitamina A (provitamina A) es imprescindible para el sistema inmune, el buen estado de la piel y las mucosas. Y la famosa vitamina C, otro poderoso antioxidante fundamental para la síntesis de colágeno, para potenciar el sistema inmunitario y ayudar a la correcta absorción del hierro.

Los amarillos en concreto pertenecen al grupo de los flavonoides que  contienen zeaxantina, un carotenoide que protege la vista.

Los alimentos amarillos y naranjas, además, van muy bien para mejorar nuestra piel, combatir el envejecimiento y ayudar en las enfermedades digestivas.

Verdes:

Este es el grupo que abarca mayor número de alimentos. Están los Kiwis, todas las verduras de hoja verde, pimientos, judías verdes, alcachofas y aguacates.

Son los alimentos ricos en clorofila y luteína, poderosos antioxidantes. También contienen mucho ácido fólico, magnesio, potasio y fibra. El aguacate y las espinacas por ejemplo, también contienen zeaxantina.

Los alimentos verdes gracias a su alto contenido en clorofila, son esenciales para mantener los tejidos oxigenados y alcalinos, además de promover la desintoxicación del organismo y en especial del hígado. Es por esto que el color verde es uno de los colores favoritos a la hora de hacer ayunos o semi ayunos líquidos a base de zumos desintoxicantes.

Por si fuera poco, los alimentos verdes, nos ayudarán a mejorar la digestión, prevenir el estreñimiento y las enfermedades cardiovasculares.

La nutricionista de ADDEPA, María Elena Marques explica que la luteína y la zeaxantina -poderosos antioxidantes- “son Xantofilas que pertenecen a la familia de los carotenoides” que nos protegen frente a enfermedades oftálmicas como las cataratas, además de ayudarnos a preservar la buena visión.

Rojos:

Es uno de los colores más ostentosos y llamativos. Los alimentos rojos evocan pasión y exotismo.

En este grupo encontramos el tomate, el pimiento rojo, el sandía, las fresas, las frambuesas y las granadas. Este color eleva el ritmo respiratorio, aumenta la presión arterial, estimula el apetito y mejora el ánimo.

Los alimentos rojos son fuente de vitamina C, magnesio y fitoquímicos, poderosos antioxidantes naturales. Pero sobre todo contienen licopeno, un tipo de carotenoide que ha sido objeto de muchos estudios.

El licopeno, un fitoquímico contenido en estos alimentos, refuerza nuestro sistema cardiovascular y nos protege frente a varios tipos de cánceres además de mejorar la memoria según numerosos estudios.

Las frutas y verduras de color rojo, como los tomates y la sandía, deben su color precisamente al licopeno que es un pigmento vegetal natural perteneciente al grupo de los carotenoides, con propiedades antioxidantes, anticancerígenas y anti-aging.

Estas frutas estimulan nuestro sistema inmune y protegen nuestro ADN. Tienen un efecto depurativo, favoreciendo la eliminación de sustancias tóxicas de nuestro organismo.

Asimismo, al contener Pro vitamina A, las frutas rojas protegen nuestra piel del sol.

Otra de las características muy interesantes de estas frutas rojas es que favorecen la absorción del hierro ayudando a combatir la anemia.

Blancos:

El color blanco se asocia con la pureza y la tranquilidad mental.

Las frutas y verduras de color blanco son: la manzana, la pera, la coliflor, la endivia, la cebolla, el ajo, el puerro y la col.

Según un estudio realizado por la Universidad de Wageningen en Holanda, se vio que los alimentos de color blanco tienen una concentración muy alta en fitoquímicos como las alcinas, antoxantinas e inulina, lo que las hace particularmente muy interesantes para mejorar nuestra salud.

Los alimentos con pulpa blanca, por ejemplo, tienen propiedades capaces de reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares e incluso de evitar accidentes cerebro vasculares.

Y todo esto es gracias a la presencia de la Flavina, que es precisamente la responsable del color blanco.

Estos nutrientes favorecen la renovación celular y el control de los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre previniendo contra innumerables problemas vasculares.

Asimismo, todas las verduras blancas son muy buenos pre-bióticos para nuestras bacterias intestinales.

A su vez, estos alimentos tienen una gran ventaja y es su contenido en calcio, un mineral que ayuda a bajar la presión arterial. También contienen potasio, fosforo y magnesio, haciendo que estas verduras sean muy alcalinizantes. Potencian el sistema inmune, combaten la inflamación y las infecciones.

Como ejemplos tenemos la manzana, que ayuda a reducir el colesterol y protege frente a infecciones. La pera que es diurética y rica en fibras. La coliflor y la endivia que ayudan a reducir la presión arterial. La cebolla que también es diurética y antiinflamatoria, y el ajo que es considerado un antibiótico natural.

Azules y Morados:

El color azul y morado está asociado a la longevidad.

En este grupo de color azul y morado encontramos: los arándanos azules (blueberries), uvas moradas, col lombarda, berenjena, moras, remolacha, ciruelas y cebolla morada.

Este grupo es especialmente rico en fitoquímicos, las Antocianinas, siendo otra maravilla de la naturaleza que no debe faltar en tu dieta.

Según la “North Carolina State University” las frutas y vegetales azules contienen unos poderosos fitoquímicos, sustancias que protegen al cuerpo frente a enfermedades peligrosas, además de tener un potente efecto anti envejecimiento. Estas sustancias solo se encuentran en el reino vegetal, siendo los más importantes la Antocianina y los Fenólicos (Fenoles).

Tanto la Antocianina como los Fenoles ayudan a prevenir el cáncer y las enfermedades cardiovasculares; contribuyen a retrasar el proceso de envejecimiento preservando la memoria ya que nutren especialmente el cerebro.

Los frutos azules, además, protegen el tracto urinario.

Asimismo, contienen vitaminas y minerales fundamentales para nuestra salud.

Las uvas negras, por ejemplo, también contienen Resveratrol un poderoso antioxidante anticancerígeno, según la North Carolina State University. Además, se ha demostrado que la uva es un antioxidante antidiabético que evita coágulos.

Los arándanos a su vez, además de ser una gran fuente de antioxidantes, contienen derivados del Estilbeno que actúa en conjunto con la vitamina D potenciando la función de un gen protector del sistema inmune. Y es que, además contienen vitaminas, potasio, hierro, calcio, taninos y fibra.

La remolacha tiene propiedades antiinflamatorias y digestivas gracias a su alto contenido en Betaina no clorhídrica. Se descubrió gracias a un estudio llevado a cabo en 2013 por investigadores de la Universidad de Saint Louis que comer remolacha o tomar zumo de remolacha mejora intensamente el rendimiento deportivo gracias a su alto contenido en Nitrato (NO3): Óxido Nítrico.

 

GOGO BELA MACQUILLAN
Más información y productos en Alkaline Care

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: