EL ELEMENTO DE CONEXIÓN – Jeshua a través de Pamela Kribbe

«Cuando te sintonizas con la Tierra, se crea una conexión y tú sientes y experimentas que a la Tierra le gustaría entablar una relación contigo.»
Divulga Amor y Luz

«Cuando te sintonizas con la Tierra, se crea una conexión y tú sientes y experimentas que a la Tierra le gustaría entablar una relación contigo.»

ESCUCHA…

 

 

 

 


 

LEE…

 

Queridos amigos:

Soy Jeshua, vuestro amigo.

Los saludo a todos desde mi corazón. Me conecto con todos y cada uno de ustedes, de manera que sientan esa conexión que hay entre nosotros. Aunque cada uno recorre un camino individual, hay una resonancia, un deseo y una búsqueda conjunta, una humanidad compartida entre nosotros. Sientan el corazón vivo que late en cada uno de ustedes y tengan compasión el uno por el otro.

Estás reunido aquí en un grupo, así que respeta a las otras personas, aunque todavía no las conozcas muy bien. Tras el rostro de cada una hay una historia, una profundidad, una cadena de sucesos que explican por qué alguien es como es; así que procura escuchar la historia de los demás. Cuanto más escuches la historia de otra persona, más profundamente entenderás y reconocerás que existe un nexo común. Ese nexo común es que las raíces de la otra persona, también son tus raíces. Y entonces, surge un sentido de unidad, las diferencias se disuelven y le tiendes la mano a la otra persona. Y cuando muchas personas se tienden la mano, se crea un terreno fértil y el amor fluye a la Tierra.

Esto es lo que está sucediendo ahora; y todos ustedes quieren participar en ese flujo, por eso les respeto profundamente. Todos estamos juntos en este camino. Al crecer hacia el Uno, hacia una comprensión unificada, hacia la compasión mutua, la energía femenina juega un papel importante. Es el elemento de conexión entre las personas y entre todos los seres vivos.

Siente la energía femenina aquí, en medio de nosotros. Es tu corazón que late, un corazón que perdona, un corazón que comprende, un corazón que construye puentes. Deja que la gracia de esa energía de conexión fluya a través de ti y de todos nosotros. Siente su cordialidad y, al mismo tiempo, su poder indestructible. El corazón que comprende y perdona, que tiende la mano a otra mano, es la energía más poderosa que existe en el universo, y eso origina que tengan lugar nuevas creaciones y que se curen las viejas heridas. Ha llegado el momento de la curación, porque se han causado heridas muy profundas tanto en las personas como en la vida en la Tierra.

Ahora te pido que te conectes con la Tierra, aquí y ahora, allá donde estés. Deja que tu conciencia descienda internamente a través de tus piernas y pies como si tuviera raíces en la Tierra. Siente la Tierra y la Naturaleza a tu alrededor, el viento que sopla, su poder, su sonido… Tú eres parte de esa realidad, y la Tierra es consciente de ti y te experimenta. Cuando te sintonizas con la Tierra, se crea una conexión y tú sientes y experimentas que a la Tierra le gustaría entablar una relación contigo. Deja que la Tierra te hable. No tiene que ser con palabras. Simplemente experimenta una ola de energía que proviene de la naturaleza, del entorno natural. Lo que la Tierra tiene que decirles, puede ser diferente para cada persona. Permite que esa energía fluya de abajo hacia arriba y relájate. Todo lo que sientes es bueno; respira con el abdomen.

Tú estás aquí por una razón. Tú has elegido este lugar en la Tierra. ¿Qué necesitas de la Tierra? La Tierra desea darte algo, así que deja que te llegue. Siéntete sostenido por la naturaleza, por la Tierra. Una de las formas de conectarse con la energía femenina es acallar la mente al rendirse a un flujo de vida que la mente es incapaz de captar. Eso lo consigues al estar centrado conscientemente en tu cuerpo y no solo en tu cabeza, sino también en tus brazos y piernas, tu torso, tu pelvis, y al sentir lo que quiere fluir ahí.

Al principio, dije que la energía femenina te conduce a lo que te conecta con otras personas, a la unidad. Pero, realmente, no puedes hacer esa conexión con otra persona sin antes estar conectado contigo mismo; cuando consigues suprimir la mente, descender a tu cuerpo y penetrar en tus emociones y puedes ser realmente quién eres sin emitir ningún juicio. El primer paso, entonces, hacia la unidad y la conexión y hacia un corazón abierto, es atreverse a descender profundamente en uno mismo. Para ello, la conexión con la Tierra puede servirte de mucho, de manera que siente su presencia. La Tierra es natural de principio a fin, por lo que no tiene problemas con los ritmos, los cambios de humor y las emociones que tiene el ser humano. Ella es un ser de la naturaleza. Ya sea claro u oscuro, todo es aceptable para ella, así que siente la naturalidad de su presencia.

Te pregunto de nuevo: ¿qué te da la Tierra ahí donde estás? Si te resulta difícil descubrir qué es, conéctate a tu niño interior a través del abdomen, la parte de ti que está más liberada de la mente reguladora y del juicio. Ese niño vive, se mueve, es espontáneo… Quiere hablar contigo continuamente y permanecer conectado, pero a veces le mantienes alejado por miedo a lo que pueda decirte. Permite que hable ahora.

¿Qué experimenta tu niño interior ahora? Conéctate con él, rodéale con tu brazo y míralo de nuevo. Siente toda la emoción de ese niño, la pasión, el brillo de sus ojos…

Extiende la mano y toma la mano de tu niño interior. Plántate con ambos pies en la Tierra, conectado con la naturaleza que te rodea y con tu interior, conectado con un niño vivo y juguetón de la naturaleza, porque eso es lo que eres: tú has venido aquí a jugar. A pesar de cualquier otra cosa que te hayan dicho en la escuela, en el trabajo o que diga la sociedad, tú eres el niño juguetón que habita dentro de ti. Esa es el aspecto más natural de ti y, por lo tanto, el más espiritual. Confía en esa niña, confía en ese niño y acalla la mente.

Ya has interiorizado lo suficiente como para conectarte con tu niño interior y con la Tierra, con la naturaleza que hay dentro de ti. Si mantienes esa manera de ser en casa, si permaneces conectado contigo mismo, conectarte con otras personas se convertirá en algo especial, algo más relajado y lúdico, aventurero y libre. Hacer eso es muy esclarecedor y aligera mucho la carga. Porque, por un lado, estás buscando una conexión profunda con ellas y, por otro lado, hay muchas cosas que te impiden entrar en una conexión verdaderamente abierta y desinhibida con otra persona y contigo mismo. Estás lleno de juicios, advertencias, prohibiciones, tabúes, todo enredado en una tradición cultural en la que una energía mental, una energía masculina, ha tenido ventaja. Ahora es el momento de desprenderse de esa energía, de ese hábito, a pesar de que todavía mantenga cierto control sobre tu vida. Te han engañado al decirte que para ser una buena persona tienes que ser serio, cauteloso, sensato… Pero el camino hacia la conexión, hacia un mundo armonioso, solo puede suceder ciertamente a través del niño juguetón e interno.

La vieja energía masculina debe dar paso al niño que hay dentro de ti. Pero hacerlo puede acarrearte una lucha interna, porque, en parte, todavía estás encadenado a los viejos y compulsivos juicios. ¿Cómo puede manejar esa transición de lo viejo a lo nuevo? Pues o bien luchando contra lo viejo o apuntándote a lo nuevo, aunque ya sabes que luchar siempre conduce a la pérdida de energía, al agotamiento.

No puedes convencer a lo viejo de la bondad y la importancia de lo nuevo, por eso te pido que te busques a ti mismo. ¿No es mejor recorrer un camino de liviandad y alegría y confiar en los mensajes que recibes cuando estás profundamente en contacto con la Tierra y con tu niño interior?

Tu energía femenina puede ayudarte a hacer eso. Cada vez que interiorices en ti mismo, permite que las cosas sean como son, naturalmente, desde un corazón abierto que comprende y perdona, y más que nada, que se comprende y se perdona a sí mismo. Luego se crea una base, una fortaleza interna a partir de la cual la conexión con el mundo y con los demás se vuelve bastante diferente: más rica y más profunda. Cuando tú mismo te has recibido desde un corazón abierto, recibir a otro desde un corazón abierto resulta natural.

Permite que la energía del corazón abierto nos rodee a todos. No tienes que hacer nada, ya está ahí. Y ahora, imagina que la estás recibiendo y que, al recibirla, se la entregas a los demás.

Les agradezco a todos su presencia aquí hoy.

Con amor,

JESHUA

 

Canalizado por Pamela Kribbe
Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.