canalizaciones

MENSAJE DESDE EL SOL CENTRAL

Divulga amor

«Atreveos a ir más allá de las ideas corrientes. Sed audaces en vuestras consideraciones y luego, usad el discernimiento.»

ESCUCHA…

 

 


 

LEE…

 

Amados Discípulos Dorados:

Vosotros sois los portadores del Sol en el dorado amanecer de la Nueva Humanidad. Estáis transitando un doble sendero: por un lado camináis hacia un reencuentro con vuestras Real Identidad Solar y Cósmica que os revela los enigmas de vuestra verdadera naturaleza y orígenes, recordando quiénes sois y para qué estáis en este planeta y, por otro lado, camináis rumbo al encuentro de “nuevas lecciones de Sabiduría” para vuestra alma.

Por el primer sendero sois artífices del Cambio Planetario, Mensajeros Divinos del Alba; y por la segunda senda, sois aprendices en este planeta escuela. Debéis conciliar ambos senderos, transitar ambos sin confusión, recordando QUIÉNES SOIS, de dónde venís y a qué habéis venido, pero a la vez participando como buenos y humildes alumnos en esta Gran Aula que es el Planeta Tierra.

Estáis realizando una misión en este Planeta y esa es una tarea grupal, no individual. Los ángeles solares han descendido en grupo, en un grupo fraterno en total Unidad de Propósito.

Estas transmisiones son bombardeos de Luz para vuestra mente dormida que aún piensa entre los límites de los conocimientos adquiridos.

Atreveos a ir más allá de las ideas corrientes. Sed audaces en vuestras consideraciones y luego, usad el discernimiento.

Considerad «la duda creativa» como vuestra aliada, pues quien se apega a «lo conocido» nunca fluye y sólo en el continuo fluir podéis tener destellos de la Verdad, ya que la Verdad no es estática ni inmóvil, no está muerta. La Verdad vive, palpita, se mueve, cambia de aspecto y forma continuamente a mediada que abrís vuestros ojos.

Para dar con la Verdad debéis ser como un arroyo. Un arroyo nunca es el mismo; aunque en apariencia parezca serlo, no lo es, cambia a cada segundo, se renueva a cada instante. La Vida es como un arroyo.

El agua estancada se pudre tarde o temprano, el arroyo se renueva a cada momento, siempre está fresco, vital. Sed como un arroyo: renovaos a cada instante, siendo creativos, oxigenad vuestra mente y dejad que la Gran Fuente de Energía Espiritual se derrame y fluya como arroyo a través de vuestro corazón.

¡Limpiad vuestro cauce! Ya que en un cauce obstruido ningún arroyo puede fluir.

¡SED COMO UN ARROYO! No lo olvidéis.

 

VUESTRO MANANTIAL SOLAR

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: