meditaciones

EJERCICIO DEL ÁRBOL GENEALÓGICO – Jesús vía Patricia Casidis

Divulga amor

«El ejercicio del árbol genealógico es una herramienta para limpiar, perdonar y transmutar todo aquello que tenga que ser transmutado.»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…
EJERCICIO DEL ÁRBOL GENEALÓGICO: INTEGRÁNDOTE CON TUS ANCESTROS

Puedes realizar el ejercicio sentado, pero recomiendo hacerlo de pie. Esto te permitirá incorporar acción de movimiento. Al participar también tu cuerpo y generar movimiento, la energía producida se intensificará.

Disponte para comenzar, ya sea de pie o sentado, según la postura que hayas decidido adoptar.

Levanta tus manos y pide a la energía transformadora de la llama Violeta que, a través de tus manos, se ponga en acción, permitiéndote hacer un barrido alrededor de tu cuerpo físico, sobre tu campo energético. Desde tu cabeza hacia los pies, pasa las manos rodeando tu cuerpo sin tocarlo como si estuvieras peinándolo, como si estuvieras removiendo polvo o agitando suavemente. De la cabeza a los pies. Sacude tus manos de vez en cuando y vuelve a hacerlo.

Vuelve a recorrer todo tu cuerpo. Siente como la llama Violeta a través de tus manos barre, limpia y transmuta cualquier energía densa, propia o ajena.

Vuelve a hacerlo una tercera vez, recorre desde la cabeza todo tu cuerpo. Sacude tus manos para retirar cualquier densidad que pudiera estar interrumpiendo tu energía, cualquier emoción densa, todo es elevado al universo para ser transmutado. Ahora, ya comienzas a sentirte  más liviano, más sutil, siéntete conectado. Que  todos los canales de comunicación con la Fuente de Luz, con la Conciencia Superior, sean abiertos.

Observa un haz de luz blanca descender directamente de la Fuente. Un haz de luz que ingresa en ti por la coronilla y recorre todo tu cuerpo saliendo por tus pies hacia la tierra.

Lleva ahora tus manos al pecho y detente un instante para sentir como te inunda la energía de Amor Universal. Ahora sientes amor y alegría… Siéntelo.
Invoca la presencia y fuerza de tus ancestros para realizar un ejercicio de unidad e integración con ellos, liberando todos los mandatos, dolores, pactos de silencio… Permitiendo integrar todos sus valores, sus virtudes y dones. Perdonando todos sus errores. Y despojándote de cualquier responsabilidad ajena
Visualízate ahora parado frente a tu árbol. Visualízalo como un árbol grande y fuerte.

Realiza la misma limpieza con la llama Violeta, con tus manos y con la intención. Desbloquea y transmuta toda densidad de ese árbol y con él, de todos los integrantes del Clan y recorre con tus manos todo el árbol.

Avanza ahora un paso al frente e ingresa al tronco de ese árbol y forma parte de él. Siente y observa desde el interior de ese tronco. intégrate siendo parte de esa unidad, de este modo comprenderás cómo funciona la integración en el Universo. Aunque sigues sintiendo tu individualidad, ahora también puedes sentir al conjunto. Así desde su interior, invita energéticamente a unirse al tronco a los familiares que hoy están en la Tierra, hermanos si los hay, padres si los hay, sobrinos, primos, tíos,  descendientes…

Todos los que en este momento se encuentran manifestados en la Tierra. Todos aquellos que se hallan representando al clan en este momento. Todos Unidos dentro del tronco.

Sentirás la fuerza, la presencia, el apoyo y el sostén. Siente la energía fluir.

Muévete si surge algún movimiento. Sin mover los pies, balancéate hacia un lado y hacia el otro para sentir cómo fluye la energía. Mientras te balanceas, siente como todos juntos se unen a ese ritmo y sintonizan en una misma respiración. Inhalan…. y exhalan… Unos con otros, todos se van integrando al mismo ritmo de tu respiración. Repite y continúa balanceándote…

Comienza a sentir cómo se desplaza la energía dentro del árbol, cómo lo recorre.  Balancéate hacia un lado y hacia el otro, con todos quienes integran tu árbol. Poco a poco, todos entran en  sincronización con el movimiento del vaivén. Siente cómo todos unidos renuevan la energía del árbol. El árbol cobra vida. Reverdece con la fuerza de la Unidad.

Pide ahora que se unan aquellos que ya no están, pídeselo a todos tus ancestros, a los que conociste y a los que no. Aquellos que fueron desplazados del árbol, aquellos que no nacieron, aquellos que fueron negados u olvidados. Todas las generaciones pasadas. Invita a todos ellos a unirse a este balanceo.

Ya no estás solo. No eres sólo tú.  Está contigo todo tu clan, una célula, un módulo integrado. Recibe de todos ellos su legado… y agradece su presencia.

Pide que todos colaboren para que este árbol pueda manifestar lo mejor de sí al mundo, que dé los mejores frutos.

Visualiza al árbol vivo desde su interior desde su tronco. Siente cómo la energía circula por su interior en un circuito Divino y Perfecto.

Siente cómo toma por la copa el prana, la energía vital del universo. Esa energía recorre todo el interior del árbol, revitalizándolo, soltando en la Tierra a través de las raíces la energía que no necesita para que vuelva a convertirse en energía vital, en alimento, gracias a la Tierra. Y así continúa circulando cada vez con más fluidez.

Siente la energía de dar y recibir fluyendo armoniosamente, sin bloqueos, sin interrupción como la sangre fluye en un cuerpo. Siente cómo esa energía fluye más y más desde el interior del tronco  en integración con todos. Visualiza la energía como luz blanca y oro brillante, cada vez más brillante…

Ahora, desde el interior del tronco donde te encuentras, agáchate y acerca tus manos al suelo. Apoya solo la yema de los dedos en el suelo y visualiza cómo se extienden a través de ellos las raíces hacia el centro de la Tierra. Las raíces de tu árbol se multiplican, se extienden y se fortalecen.

Mantente aún abajo. Siente cómo el tronco se afianza en la tierra. Tu árbol ahora es firme, fuerte, poderoso, y en él, estás tú en el centro y están todas las generaciones presentes y pasadas. Generación tras generación, tras generación. Mientras tú también te afianzas a la tierra, siente el peso del conjunto, la fuerza de la unidad…

Ahora, ponte de pie y pídeles a tus ancestros que colaboren con quienes hoy se  encuentran manifestados en la tierra. Que colaboren contigo y con todos los que en este momento están representando al clan.
Pide su asistencia y colaboración para manifestar amor, sabiduría, alegría, abundancia y salud. Para aportar al mundo creación, una nueva Visión. Siente su apoyo y su presencia.

Siente este momento como un punto de inflexión porque, a partir de ahora, ya sientes la integración con todos aquellos que forman parte de ti.

Tu árbol ya no está dormido, ni bloqueado. Es un árbol despierto y activo. La energía fluye en él armoniosamente. Pide que esa energía revitalizada e integrada ayude a limpiar cualquier densidad: bloqueos, mandatos, enfermedades, vicios y adicciones. Ira, tristeza o culpas acumuladas, que pudieran estar afectando a uno o más integrantes.

Siente la fuerza de todos en unidad, permitiendo que fluya la energía de amor, la energía de dar y recibir, la energía que se expulsa y expande fuera del árbol y la energía nutricia que ingresa en él.

Ya no eres uno. Eres parte de una molécula integrada por varios átomos eres parte de un Todo. Pero no eres cualquier parte, eres la parte manifestada en la Tierra, en la materia.
Recibe el legado de tus ancestros y agradécelo. Y con él, brinda al mundo el mejor fruto de este árbol.

Ya no estás solo ni eres débil, eres en la integración de cuantos te antecedieron. Hoy, eres más fuerte, se han fortalecido tus raíces y éstas te darán estabilidad siempre que lo necesites.

Alza tus manos. Recibe y agradece el legado de tus ancestros, recibe y agradece las experiencias de tus coetáneos.

Abraza por fin al ser completo que eres. Tú eres el representante de todos ellos. Tú eres la manifestación viva de ese legado. Toma tu Herencia con sus luces y sombras y produce el mejor fruto de tu árbol, expresa la mejor versión que puedas y expándelo.

Respira profundamente y con alma. Siéntete feliz, completo. Siente como tu árbol familiar te sostiene. Hoy es más fuerte, más vivo. Muestra el fruto maravilloso que eres.

Vuelve a visualizar la luz blanca y dorada bajando desde la Fuente a través de ti y hacia el centro de la tierra. Siente la energía de esa luz.

Respira alegría… Respira amor… Respira calma.

 

Canalizado por Patricia Casidis
La canalización que da paso a este ejercicio la encontrarás  AQUÍ
Más canalizaciones de Patricia Casidis narradas por Mi Voz Es Tu Voz AQUÍ

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: