LA INTEGRACIÓN FAMILIAR – Maestro Jesús a través de Patricia Casidis

«Ustedes ya han iniciado el camino de retorno a la Unidad y, cuando hablamos de cambios dimensionales, hablamos de adquirir un mayor grado de integración.»
Divulga Amor y Luz

«Ustedes ya han iniciado el camino de retorno a la Unidad y, cuando hablamos de cambios dimensionales, hablamos de adquirir un mayor grado de integración.»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

Amados:

Siento una enorme dicha de establecer este contacto con ustedes, sean todos  bienvenidos.

Me gustaría hablarles de la familia, el significado de los vínculos y la importancia de estar en equilibrio y armonía.

Muchos de ustedes ya saben y comprenden que su desarrollo, su evolución, la van realizando en relación con otras almas.

La familia que tienen es parte de ese grupo. Sus ancestros, aquellos que han vivido materializados en la Tierra antes, aquellos descendientes que vendrán y también todas aquellas personas que, aunque no sean familia de sangre, tienen una relación relevante con ustedes. Este grupo es dinámico, no es fijo, sus integrantes van cambiando e intercambiándose de acuerdo a las interacciones, a lo trascendido o no trascendido. Así mismo, tampoco es un grupo homogéneo, por el contrario incluye almas que han recorrido caminos muy diversos, ya que los grupos interactúan entre ellos. Verán esto con claridad observando a su propia familia, ya que, seguramente encontrarán estas diferencias entre los integrantes conocidos. Pues sin duda, ese es el motivo que tantas veces genera las diferencias y los desequilibrios.

Pero entonces, ¿por qué se han ordenado los grupos de una forma que pareciera caprichosa?

Pues, por un lado, esta agrupación surge de las interacciones, ya que, si todas fueran similares en cuanto a nivel de consciencia y vibración, no habría distintos puntos de vista.
Las relaciones e interacciones entre cada uno de su grupo están ligadas al conjunto, por lo cual, los resultados en una acción, no solo afectarán o influirán en un individuo, sino que también influirán y condicionarán a los demás. Ya sea en forma favorable o desfavorable, aunque esa clasificación no existe en el Universo, ya que, desde aquí, todo se considera experiencia.

A lo largo de las distintas existencias y dentro de estos grupos, las almas van acordando con quiénes compartirán esa experiencia de acuerdo a aquello que hayan previsto aprender, cumpliendo distintos roles para poder experimentar y trascender.

La familia funciona como una  especie de universo a menor escala, con toda la diversidad que ésta incluye. Los cambios de roles dentro de un mismo grupo en distintas existencias, van permitiendo a esas almas experimentar desde distintas posiciones, a la par que les ofrecen la oportunidad de comprender, resolver, aceptar diferencias, trascender dolores, etc.

Para ayudarles a entender esto les contaré su propia historia.

En un punto en el espacio sin tiempo, ustedes, cada uno de ustedes y cada ser que existe, hemos sido la misma Fuente de Luz, la Unidad del Todo. Habitando así en la plenitud, vibrando en amor incondicional constante, abarcando Todo y siendo Todo a la vez. Hasta que un nuevo impulso se generó en esa gran Fuente de Luz Divina, Diosa-Dios que todos integrábamos. En ese espacio sin tiempo, la Fuente Divina decidió dejar de ser Todo para ser Partes, Fractales… Pues eso mismo son las almas. Fragmentos de la Divinidad, de la Fuente, siendo, viviendo y experimentando desde distintos lugares, distintas formas, distintos puntos de observación.

Así fueron dividiéndose más y  más, al mismo tiempo que fueron alejándose y olvidando aquel punto de Inicio y Fuente de Luz integrada por todos. Es decir, fueron poco a poco olvidando su origen Divino.

Al dejar de ser un Todo y pasar a ser partes, entran en juego las relaciones y las interacciones entre esos fragmentos o almas.

Recuerden, como suelen decir, que, de igual manera que es arriba es abajo, también es igual a gran escala y a menor escala. Cuando hablamos de los cambios en la Tierra comprenden que estos repercuten en todo el universo y en las demás dimensiones. Y a su vez los cambios en este universo repercuten en los demás también. De esta misma forma también los cambios de un individuo repercuten en el universo familiar. Así como los desequilibrios desestabilizan a todo o parte del grupo, al equilibrarse o “sanarse” un individuo, contribuye al equilibrio del resto. De igual modo, desde la mínima a la máxima unidad y viceversa. ¡Eso es el Orden Divino!

Por ello, resulta tan fundamental y beneficioso para avanzar en la evolución, todas las acciones  que realizan en función de equilibrarse tanto ustedes como unidad, como con todo el grupo.

El primer equilibrio que deben procurar es en ustedes mismos. Luego, el siguiente será con el primer grupo externo, su familia y sus allegados. Luego con su comunidad y luego con toda la humanidad como colectivo. Ese es el camino a la integración.

Por supuesto, es posible ignorar eso y realizar o transitar su vida con total distanciamiento de su familia, como muchas veces sucede cuando hay demasiados dolores o desequilibrios que en ese momento determinado no están dispuestos a procesar, pero, amados míos, en algún momento de su camino tendrán que equilibrar eso. No porque algo o alguien los obligue, sino porque su propio nivel de evolución como alma les permitirá lograr esa transmutación, lograr equilibrar aquello que tenga que ser ser equilibrado.

En cierto modo, todo es como un universo dentro de otro, uno pequeño dentro de uno más grande y otro más y otro más… funcionando todos de igual forma y siendo regidos por las mismas leyes. Por lo tanto, para comprender cómo funciona el gran Universo, bastará con observar cómo funciona el universo más cercano.

Amados, muchos ya han iniciado el camino de retorno a la Unidad, y cuando hablamos de cambios dimensionales, hablamos de adquirir un mayor grado de integración.

Como bien saben, en la tercera dimensión todavía se hallan en la separación, aunque ya se haya iniciado el proceso de cambio. Comprenderán entonces que, avanzando en cada una de las siguientes dimensiones, avanzarán hacia un grado mayor de integración hasta retornar así a la Fuente.

Por ello, en el camino hacia la integración, el primer paso tendrán que darlo en ustedes mismos: reconocerse, integrar sus partes, su luz y sus sombras, aceptarse. Luego de haber realizado esa labor en ustedes mismos, el segundo paso hacia la integración en consciencia debería darse en su familia, ya que fuera de ustedes, la familia es el universo más cercano. Es decir, equilibrar las relaciones familiares. Esto no significa la aceptación de aquello que no resuene con ustedes, sino la aceptación de que cada quién es como es y que cada cuá l está en el punto evolutivo que le corresponde estar de acuerdo a las decisiones que haya tomado en su recorrido.

En la medida que los distintos integrantes del grupo van accediendo a una mayor conciencia, van impulsando a los demás. Sin tratar de convencer a nadie de nada,  al generar uno un cambio energético, éste repercute en los demás. Hay que entender todas estas interacciones como energía.

Amados, es mi intención que vean y reconozcan la importancia de procesar y equilibrar sus relaciones familiares.

Para ello les propongo un ejercicio de integración en su árbol familiar haciendo uso de la llama Violeta como herramienta para limpiar, perdonar y transmutar todo aquello que tenga que ser transmutado.

Dicho ejercicio lo encontrarán en esta misma página web y/o en su canal de YouTube, bajo el título «Ejercicio del árbol genealógico».

Con profundo amor,

Jesús / Jeshua

 

Canalizado por Patricia Casidis
Para acceder al «Ejercicio del árbol genealógico» pincha AQUÍ
Más canalizaciones de Patricia Casidis narradas por Mi Voz Es Tu Voz AQUÍ

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.