UNA TIERRA BASADA EN EL CORAZÓN – Mª Magdalena vía Pamela Kribbe

«Tu evolución como alma va, más allá del nivel de miedo y más allá de la conciencia basada en el ego, hacia una conciencia del corazón.»
Divulga Amor y Luz

«Tu evolución como alma va, más allá del nivel del miedo y más allá de la conciencia basada en el ego, hacia una conciencia del corazón.»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

Queridos amigos, soy María Magdalena.

Soy tu amiga y tu hermana y estoy conectada contigo de manera humana y divina.

Yo fui un ser humano como tú, y sé lo que es estar atrapada en los altibajos de la vida humana, de las emociones humanas. Y aunque parezca tan difícil cuando sucede, luego eso le aporta una gran cantidad de conocimiento y experiencia al alma. Entonces, aunque ya sé que de vez en cuando condenas la vida humana, por favor, date cuenta de que tu alma aprecia cada momento de tu vida terrenal. Y eso es porque, al atravesar esta experiencia que te brinda una sabiduría y conexión tan profundas con la vida, cuando sales de ella y vas más allá de esta caja de espacio de tiempo en la que te encuentras, la atesoras profundamente.

La razón por la que estás aquí es porque tu alma está viajando. Ya has estado en la Tierra muchas veces. Te estoy hablando como al compañero de Luz que eres, como a un alma trabajadora de la Luz. ¿Y qué significa eso? Pues significa que, en tu evolución como alma, vas más allá del nivel del  miedo, más allá de la conciencia basada en el ego, hacia una conciencia del corazón.

En tu etapa de evolución como alma, estás trascendiendo el nivel personal, el nivel de tu historia individual, tu drama, el karma, la red y la dinámica de las energías en las que has estado sumido. Estás trascendiendo ese nivel a un nivel de libertad que también puedes llamar el nivel del corazón. Y en ese nivel de libertad, puedes canalizar la energía de tu alma divina hasta ese lugar llamado Tierra y también hasta la conciencia colectiva de la humanidad.

En el momento en que abres tu conciencia y vas más allá del miedo, más allá del drama particular, de tu historia personal, entonces te conviertes en un trabajador de la Luz. Te conviertes en un canal de energía que trasciende el nivel personal y que te reúne con toda la humanidad y con tu propia esencia, es decir, con lo que realmente eres.

Este es un momento liberador para el alma, un momento que todos anhelan. Y la mayoría de ustedes están en medio de este proceso. Con un pie, todavía estás en una realidad basada en el miedo y en el ego y con el otro pie ya estás en una nueva tierra, en la Nueva Tierra, una tierra de libertad, una tierra de conocimiento, de sabiduría… Y ahora estás luchando por mantener el equilibrio.

Lo que ocurre en una crisis como la crisis del corona que está sucediendo ahora, es que te obliga a elegir. Cuando no es mucho lo que sucede en tu vida, cuando se trata de una vida gris, por así decirlo, puedes mantener un pie en la tierra basada en el miedo y el otro pie en el reino basado en el corazón. Pero ahora tienes que elegir. Puedes estar completamente absorbido por el miedo, el instinto de supervivencia y también el miedo a la tristeza y el dolor de otras personas y entonces sentirte abrumado, o puedes enraizarte y centrarte en tu conciencia basada en el corazón que ya ha despertado dentro de ti.

En realidad, tú, como el alma trabajadora de la Luz que eres, te abriste a este nivel de conciencia hace ya muchas vidas, ya estás familiarizado con el amor y la sabiduría, con la conexión que hay en tu interior. Todo eso ya se ha convertido en parte de tu experiencia. Lo que sucede es que no lo tienes presente porque eres absorbido por tus propios miedos o por los miedos y penas de los demás o por la conciencia colectiva en su conjunto, que puede llegar a deprimirte debido a su negatividad.

Hoy quiero decirles que, de alguna manera, lo que sucede ahora puede acelerar su evolución, su transformación en la conciencia basada en el corazón. Y te pido que inhales profundamente e imagines que cuando exhalas, sueltas toda la energía e información basada en el miedo que está nublando tu percepción y tu campo de energía. Respira de la Fuente de Amor que hay dentro de ti, de la pureza de tu corazón que ya ha despertado. Respira de ella y sumérgete en ese flujo de vida puro, divino y encantador.

Permite que esa energía purifique tu campo energético y que suavemente desplace esas energías que se basan en el miedo, en la lucha, en una sensación de falta y de pérdida. Recuerda que tú eres un ser divino y que estás más allá del espacio y del tiempo.

Cuando hablo de tu corazón, no estoy hablando de un órgano físico. Estoy hablando de tu esencia, de tu verdadera sabiduría, del ángel que hay dentro de ti. Ese ángel está ahí ahora mismo, a tu lado. Así que conéctate con ese ángel. Siente su luz; es tan gentil, cálido y amable, y no tiene ningún miedo. El ángel que hay dentro de tu corazón tiene alas; permite que ese ángel despliegue sus alas a tu alrededor. Mira cómo las alas del ángel rodean tu cuerpo y siente cómo te protegen y mantienen viva tu luz interior.

En este momento, la humanidad se enfrenta a una crisis global y yo quiero que te centres en ti mismo. Es posible que tengas miedos que se relacionen solamente contigo, sin embargo, veo que muchos de vosotros estáis muy preocupados por los demás, por vuestros seres amados. Y esto puede ser una trampa para ti. Es importante recordar que todos ustedes están profundamente integrados con su propia alma, lo que significa que, al final, cada cual recoge lo que siembra.

Hay una dinámica en la vida de cada individuo que crea eventos en su vida. La casualidad no existe. Cuando a las personas que amas les suceden cosas malas, procura controlar tu impulso de salvarlas. Apártate un poco y concéntrate mucho, no cedas ante el miedo que tienes sobre lo que les está ocurriendo. En cambio, penetra en el amor que tienes por ellos, esa clase de amor profundo y sabio que te pertenece como el trabajador de la luz que eres; no esa clase de amor que rescata a otro ser sin considerar dónde se halla realmente y cuál podrían ser el motivo y el significado de los desafíos a los que se enfrenta. Así que sé consciente, crea claridad a tu alrededor y conéctate con el alma de la otra persona y con la tuya propia y pregúntale: «¿Cuál es el significado de mi presencia en tu vida? ¿Cuál es mi contribución para ti?» Siéntelo desde tu corazón, y ya verás que la respuesta podría ser muy diferente de la que esperabas.

Cuando la orientación que ofreces a otras personas está basada en el amor, esa orientación no interfiere en la forma en que ellas construyen su vida. Esa guía es de una naturaleza más profunda; se trata de apoyarlos a nivel álmico, no de resolver sus problemas personales. Así que sé consciente de eso cuando conozcas a otras personas y seas testigo de sus problemas o de su sufrimiento. Ten claro cuál es tu papel. Tu papel es concienciarles de la presencia y naturaleza de su alma. Tu papel es abrir el puente o el canal entre su personalidad y su alma; entre la parte de ellos basada en el ego y la parte basada en el corazón. Muchas personas están en ese proceso, pasando de la conciencia basada en el ego a la conciencia del corazón.

Como almas trabajadoras de la Luz, ustedes son pioneros. Tú ya estás por delante de la conciencia de masas. Estás abriendo nuevos reinos, nuevas formas de sentir, de pensar y de ser. En esto, puedes ser un ejemplo para los demás. No se trata de que resuelvas sus problemas, pero sí puedes arrojar una luz diferente sobre ellos. Siempre serás más poderoso como guía y maestro cuando estés firmemente anclado a tu propia luz. No es sufriendo con los demás cuando prestas el mayor servicio. Al contrario, es cuando te mantienes firmemente dentro de tus propios límites y no consideras a los demás como víctimas sino como creadores de su propia vida. Es entonces cuando estás más empoderado y puedes servir de ejemplo para los demás.

En este momento, tu papel es aferrarte a la conciencia más profunda de Luz, Amor y Unidad que reside en tu interior y creer en el poder creador individual de cada ser humano. No veas esto como algo que haces a expensas de los demás. Es vital que te aprecies a ti mismo. Atiende y cuida tus propias necesidades. No tienes por qué llevar a otros bajo tus alas de ángel. Cuídate y abrázate con amor y amabilidad. Es así como te conviertes en un faro de luz brillante para los demás.

Con amor, María Magdalena

 

Canalizado por Pamela Kribbe

 

Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.