ENERGÍAS MATERNA Y PATERNA – María a través de Pamela Kribbe

«Los niños han heredado una imagen desequilibrada de las energías materna y paterna y, tarde o temprano, esa distorsión causa su efecto.»
Divulga Amor y Luz

«Los niños han heredado una imagen desequilibrada de las energías materna y paterna y, tarde o temprano, esa distorsión causa su efecto.»

ESCUCHA…

 

 

 


 

LEE…

 

Amados amigos:

Yo Soy María, la madre de Jeshua, y represento el arquetipo de la Madre en vuestra tradición, una tradición en la que la energía materna ha sido distorsionada y degradada.

Eso se ha transformado en una herida que afecta tanto a hombres como a mujeres, a niñas y a niños.

Las energías de la madre y el padre son aspectos fundamentales de los seres humanos.

La maternidad es creativa de una manera receptiva. Como madre, recibes un hijo en tu matriz y te conviertes en un canal para una nueva alma llegue a la Tierra. Te apegas físicamente al niño que viene a través de ti;  sin embargo, el desprendimiento comienza al nacer, cuando dejas que el nuevo ser se convierta en un ser único en cuanto se corta el cordón umbilical.

La creatividad de una madre incluye desapegarse, a pesar de esa fusión tan profunda que tuvo lugar mientras el niño floreció en el útero de la madre, donde estaba a salvo y alimentado.

Pese a ello, e inevitablemente, también hay un «abandono» al permitir que el niño complete su camino en la vida de una manera única. De tal manera, la maternidad conlleva dos extremos: por un lado, la unión y la fusión, y por otro lado, desapegarse y nutrir las cualidades únicas de la otra persona.

Los roles tradicionales de la madre y el padre están distorsionados

En vuestra tradición, las mujeres generalmente se limitaban a su papel de madre. Difícilmente podían desarrollarse en otras áreas, ya que había muy pocas oportunidades para que eso sucediera. Raramente podían mostrar su pasión e inspiración, es decir, su energía masculina.

Fueron empujadas unilateralmente al papel de madre y por lo tanto se apegaron excesivamente a sus hijos. Se identificaron tan fuertemente con su maternidad que les fue casi imposible desprenderse de su hijo y dejar que el niño siguiera su propio y único camino. En resumen, eso originó un sofocante papel materno que asfixió al niño.

Asimismo, tradicionalmente, el padre estaba ausente. No se le permitió desempeñar un papel de crianza y responsabilidad dentro de la familia. Su papel estaba fuera de la familia: se suponía que debía trabajar y actuar en el mundo. El padre necesitaba antes que nada ser «hombre», lo que significaba que tenía que reprimir su naturaleza sensible. De esa manera, surgió el padre ausente y eso nuevamente tuvo un impacto en el niño. Las circunstancias familiares no permitieron que el niño se liberara y, con la ayuda del padre, se alejara de la apretada estructura familiar para seguir su propio camino.

Por eso la estructura familiar está distorsionada en vuestra tradición, con el resultado de que los niños, como tu, así como los niños de generaciones anteriores y  sus padres, han heredado una imagen desequilibrada de las energías materna y paterna, de las energías masculinas y femeninas. Y tarde o temprano, cuando se relacionan unos con otros, esa distorsión causa su efecto.

¿Qué sucede cuando hay un desequilibrio?

Si estás muy identificado con la energía del padre, especialmente con el padre ausente, tendrás problemas para conectarte profunda y emocionalmente con otra persona; no tienes un buen ejemplo de cómo funciona esa relación.

En aquellos que temen la unión y la fusión, también habita el miedo a la sofocante energía de la madre, el reverso del padre ausente. Ese efecto combinado puede conducir a un patrón repetido en el que temes vincularte con alguien, por temor a ser tragado por esa relación y también por no poder transitar tu propio camino dentro de esa relación.

En resumen, hay un miedo a vincularse profundamente con otra persona.

Si, en cambio, te identificas fuertemente con las energías maternas o tuviste en el pasado un fuerte vínculo con ellas, cada vez que te lanzas a una relación tienes miedo de perder a la otra persona. Sientes miedo de ser abandonado y entonces la otra persona se convierte en el faro al que te aferras.

En mujeres y hombres que sufren ansiedad por separación, a menudo hay un padre ausente, alguien a quien buscan toda su vida. Buscan refugio en vez de seguridad e independencia y se pierden en sí mismos.

Si se encuentran con alguien que parece representar ese faro, fácilmente se sumergen en sus sentimientos por esa persona. Esa necesidad crea una ansiedad excesiva de fusionarse con otro y llena la relación con una demanda destructiva que eventualmente conducirá a conflictos y traiciones.

Entonces, puedes ver cómo te encuentras inmerso en una tradición de relaciones distorsionadas, tanto con las energías del padre como las de la madre. Aunque estos patrones pueden parecer algo abstractos, se desarrollan de manera bastante concreta en tu vida personal.

Conéctate con el padre

Por eso te pido que te conectes internamente con la energía primaria del padre, con la energía cósmica del padre.

La energía del padre te sostiene. Esa energía primaria del padre es una energía de protección, fuerza, sabiduría y visión general. Reclama esa energía que está disponible para ti. No importa cómo haya actuado tu padre biológico en la vida, esa energía paterna sigue estando a tu disposición.

Lo que se requiere de ti es que desarrolles esa energía en tu vida terrenal. Toma conciencia de la energía del Padre, la cual necesitas para recorrer tu camino en la vida de una manera tranquila y efectiva. Al concentrarte, es posible que veas una foto de una figura paterna delante de ti. Cuando lo hagas, pide una imagen, un sentimiento o una energía con la que puedas identificarte; cualquier imagen que se te presente funcionará para ti.

Fíjate que el padre se relaciona con los límites. Él hace distinciones, justo donde las cosas deben ser diferenciadas. Él te defiende contra la fusión excesiva, contra la conexión con otros, en las que puedes perderte demasiado.

La energía del Padre te ayuda a abrazar tu individualidad. Eres tú mismo, una persona única; tú no eres como los demás, y esa individualidad es necesaria. Te pertenece a ti y quiere que seas tú el que llegue a ella.

De modo que respeta tu individualidad y, de ese modo, toma tus propias decisiones para que así se refleje. El Padre que hay dentro de ti lo sabe y te guiará en eso; Él se ocupa de ti.

Y ahora conéctate con la madre

Te pido que ahora te conectes con la energía de la madre. No tanto con la energía de tu madre biológica, sino con la energía cósmica de la Madre, que está presente en el universo y con la que estás conectado porque eres parte de la Creación. Tú naces de las energías de la Madre y del Padre.

La verdadera energía de la Madre es amorosa y solidaria, con gran gentileza, pero te deja ir. No quiere atarte ni restringirte, sino que te permite ser libre, mientras ella siempre te acompaña y apoya en todo lo que haces.
Experimenta, si puedes, ese gentil amor en tu corazón.

La energía de la Madre te brinda protección y al mismo tiempo te ayuda a desplegar las alas para que puedas volar.

Es como si estuvieras siendo sostenido por una mano de amor que siempre está abierta; una mano abierta que a la vez te permite volar, pero una mano que siempre está ahí para ti, simplemente para amarte sin coacción, sin ataduras excesivas.

Intenta, si puedes, sentir esta energía materna en ti, tal vez en la forma de la imagen de una mujer o una guía femenina, o bien a través de un color o un sentimiento.

Recibe esa energía para que tengas lo que necesitas a fin de sentirte seguro y aceptado; para que te sientas alimentado por el Amor del universo.

Siéntete rodeado de las energías originales de Padre/Madre y date cuenta de que estás en una tradición en la cual el significado de esas energías se ha perdido y degradado.

Sin embargo, no solo eres una víctima, también eres un creador. Vienes a traer algo nuevo a la Tierra, lo que significa, entre otras cosas, que ayudarás a restablecer el equilibrio entre las energías de Padre/Madre, porque tú eres un alma que incluye ambas energías.

En el proceso de conciencia que ahora está teniendo lugar en la Tierra, se trata de que tú, como alma, despiertes las energías originales de Padre/Madre, y con ellas la fuerza del Amor; todo lo cual está dentro de ti.

Este proceso te apoya y al mismo tiempo te ayuda a cumplir y manifestar tu potencial. Si conecta tu alma con la Tierra, al mismo tiempo, estarás ayudando a los demás.

Equilibra las energías en tu interior

Cuanto más logres equilibrar y armonizar las viejas energías distorsionadas dentro de ti, más Luz irradiarás a los demás. Este proceso interno es el más esencial; es donde tiene lugar la verdadera magia.

Lo que se deriva de esto exteriormente, cuál es tu papel en este mundo, cómo vives, con quién y cómo, todo eso es secundario. El verdadero problema en esta vida, es lograr que ese proceso interno pase a través de una alquimia, en el que las viejas energías distorsionadas se transforman en una nueva realidad.

Todos ustedes desean dar un paso adelante, eso está en el espíritu de los tiempos, y era también tu intención como alma cuando comenzaste este viaje, esta encarnación. Siente cómo posees poderes para crear una nueva conciencia en este mundo.

Siente como tú mismo eres la semilla de esta renovación. Sí, tú llevas viejas energías en ti: miedos, cicatrices y dolor de esta vida, y también de vidas anteriores. Pero date cuenta de que ahora hay tanto poder presente en ti, que lo nuevo puede salir victorioso. En cierto sentido, estás naciendo de nuevo.

Lo que sucede en la vida es que primero eres el receptor de una tradición. Lo absorbes de niño, en tu juventud e incluso más tarde. En ese sentido, eres una víctima del pasado, porque no estás inmediatamente en condiciones de procesar esa tradición por completo, de ver a través de ella y de sacarla a la luz de tu conciencia.

En casi todas las vidas humanas habrá siempre una crisis. Serás confrontado con opciones donde se te desafía y la vida se vuelve dolorosa. Pero eso puede ser un proceso constructivo, porque tu alma te guía a través de él.

Tu alma quiere que seas creativa; quiere trabajar junto a ti para que estés más equilibrado y en armonía, para que conectes el Cielo con la Tierra, y de esa manera ayudes a dar forma a una Nueva Tierra.

Les agradezco su presencia aquí y en la Tierra en este momento. Tú y todos vosotros estáis marcando la diferencia.

Te saludo.

MARÍA

 

Canalizado por Pamela Kribbe

 

Traducción: Fanny Zapata, redactora y traductora en la gran familia de hermandadblanca.org
Más canalizaciones a través de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

 


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.