SIÉNTETE LLEVADO POR EL VIENTO DE LA VIDA – María a través de Pamela Kribbe

«Siente el apoyo que recibes del universo, confía en él y siéntete llevado por el viento de la vida.»
Divulga Amor y Luz
«Siente el apoyo que recibes del universo y siéntete llevado por el viento de la vida.»
ESCUCHA…

 

 


LEE…

 

Amados amigos:

Yo Soy la Madre María y os traigo una energía suave. La necesitas porque has sido herido por la vida en la Tierra. Esas heridas a veces pueden volverse tan profundas que te pierdes en ellas y te preguntas si podrás enfrentarte a esta vida. Te preguntas si puedes soportarlo y cuál es el significado de todo esto.

Primero, quiero convencerte de lo genial, valiente y hermoso que eres. Ojalá pudieras verte a ti mismo a través de mis ojos. Yo veo el coraje en tu corazón y la determinación que hay en ti. A pesar de todo el dolor por el que has pasado, hay una llama dentro de ti, un impulso interior para afrontar esta vida.

Tú eres como un pájaro, un hermoso pájaro celestial que ha sido encarcelado en una cárcel oscura, mohosa y húmeda. Sin embargo, has venido a hacer algunas cosas en esa prisión. Has venido a recuperar a un niño que está escondido en uno de sus rincones. Ese niño ha sido hipnotizado por el miedo, por las ideas restringidas de otras personas, por la sociedad que lo rodea… Esa prisión no es real, pero para el niño sí lo es: las paredes son muy gruesas y la habitación muy oscura. Tú has venido a redimir a ese niño. Hay una forma de salir de esa prisión, pero primero tienes que encontrar al niño.

Imagina que estás presente en esa habitación oscura en forma de pájaro o ángel; tu cuerpo, tu esencia, irradia luz. En ese espacio húmedo y mohoso, emana una luz suave y azulada. El niño ve esa luz y siente que algo surge en su corazón, porque reconoce en ti la energía del Hogar, de la confianza y de la Luz.

A ese niño le dices: “¡Sal! Ven a mí, yo soy tu madre”. Siente esa energía madre dentro de ti, el calor en tu corazón; la empatía que tienes por lo que es vulnerable, por lo que está distorsionado y roto en ti y también en los demás. Siente la dulzura en tu corazón. Todos vosotros portáis esa energía madre en vosotros.

Yo era una representante de esa energía madre en la vida en la Tierra cuando fui la madre de Jeshua. Pero esa es una energía universal, una energía que da vida, que protege y que también da libertad. Esa energía llega a ti, y es mi deseo más profundo que la reconozcas en tu propio corazón, porque tienes mucha necesidad de esa energía para sanarte a ti mismo.

Deja que el niño venga ahora hacia ti y te salude con sus ojos y sus manos. Quizás el niño se sienta abandonado y asustado u hostil, triste o vulnerable. Míralo, tómalo en tus brazos y consuélalo. No intentes cambiar nada, simplemente envuelve al niño con la dulzura que necesita.

Cuando aceptas al niño tal como es, eres uno con él; lo reconoces como tú mismo. El niño interior no es una cosa que está separada de ti; es un aspecto de ti, de tu ser terrenal. Pero debido a que tú, como ser humano, te inclinas a reprimir o a descuidar tus emociones, una parte de tí mismo ha quedado atrapada porque no pudiste mostrar tu espontaneidad. Por lo tanto, podría ser útil visualizar al niño interior y encontrarlo de esa manera. Pero recuerda que tú eres uno con ese niño; es la vida espontánea que hay en ti. Tus emociones, tus pasiones son parte de la vida misma.

Ahora siente la energía vital de ese niño, la inocencia y su alegría original. Todo niño tiene alegría y ganas de vivir, de explorar y experimentar la vida. Deja que la energía vital original de ese niño regrese a tu cuerpo y a tu campo energético. No el dolor y la carga del pasado, sino la vitalidad e inspiración originales de ese niño. Date cuenta de que ese niño es indestructible.

Tú has pasado por muchas vidas acarreando trauma y dolor. Sin embargo, el niño que hay en ti todavía quiere vivir, aunque necesita tu cuidado. Por eso deberías envolverlo con tu amor y salir volando con él de esa húmeda prisión. Busca una manera de hacerlo. Puede que las paredes se derrumben solas o que una ventana se abra de par en par; da igual como sea, pero encuentra una salida.

Luego, extiende tus alas, flota en el aire y siéntete libre. Siéntete protegido por las poderosas alas de ese pájaro o ángel. Sabe que realmente te sientes llevado en tu vida, no tienes que hacerlo solo. Cuando escuchas a tu corazón, hay fuerzas a tu alrededor que quieren ayudarte una y otra vez.

Necesitas sentirte libre de cometer errores, porque cometer errores es muy humano. Tú estás ahí para aprender, o más bien para jugar y probar cosas, y puedes tropezar y caerte al hacerlo. Permítete esa libertad, igual que hace un niño cuando aprende a caminar o a montar en bicicleta. Es posible que te caigas y te raspes las rodillas, pero no seas demasiado duro contigo mismo a causa de los «errores» que hayas cometido. Vuelve a levantarte y siente el apoyo que recibes del universo. ¡Siéntete llevado por el viento de la vida!

Muchas gracias por tu atención.

Siente la energía del Amor reunida a tu alrededor.

Con amor,

MARÍA

 

Canalizado por Pamela Kribbe

 
 
Más canalizaciones de la Madre María narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ
Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

 

Una única vez
Mensual
Anual

¿Deseas colaborar con Mi Voz Es Tu Voz?

¿Deseas colaborar mensualmente con Mi Voz Es Tu Voz?

¿Deseas colaborar anualmente con Mi Voz Es Tu Voz?

Elige una cantidad…

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€66,00
€155,00
€333,00

O introduce en la casilla de abajo el importe que quieras donar:


¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.