EL GENIO DEL CORAZÓN (AGNI YOGA) – Episodio 4: «Más allá de ti»

«¿Qué hay más allá de ti, más allá del vuelo de Libertad? ¿Quizá sea un Pensamiento expresado en el vacío? ¿Quizá sea el Amor?»
Divulga Amor y Luz

«¿Qué hay más allá de ti, más allá del vuelo de Libertad? ¿Quizá sea un Pensamiento expresado en el vacío? ¿Quizá sea el Amor?»

ESCUCHA…

LEE…

Allí donde el marino imagina el abismo en el que puede precipitarse en la nada…

Allí donde el mar esconde sus secretos… o de donde parecen nacer y morir las estrellas…
Allí es donde brota el impulso imparable que se convierte en una atrevida ola… que abriendo sus brazos… desea abrazar la playa… llegar a ella dócil o atrevida y jugando en carruseles de espuma… para quizá ya agotada… apetecer romperse, aquietarse y fundirse con ella…

¿No te apetece ser esa ola… o ser la playa cálida y acogedora?
Y ser un notario ajeno al tiempo… ¡dar fe del momento en el que te abandonen las fuerzas y tu naturaleza de ola concluya!…
¡Justo en el que dejes de ser playa!… ¡justo en ese fugaz e indefinible momento en el que ya no eres ni ola ni playa!…
¡En el que seas como un infinito soplo de quietud absoluta… justo antes de que la ola mansamente se repliegue y la playa vuelva a dormirse!…

¡Ah!… ¡Qué intenso momento de quietud en brazos de lo delicado… sutil… atemporal… e inexistente!…
Justo cuando se gesta el misterio de un no-tiempo en el que la intención y el retorno se hacen uno… Un misterio inadvertido en el reloj de la mente… ¡pero eterno… vivo y real en tu Corazón!…

¡Ah, qué abrazo! ¡Qué visto y no visto eterno de amor entre el vigor profundo y exaltado del mar que tú eres y la quietud acogedora de la madre tierra que también lo eres!…

Querido amigo… Quizá hayas visto la película “Contact” protagonizada por Jodie Foster en los años 90.
¿Qué amable destino puso en la vida de “chispita”, la presencia de su padre tan intensamente bien expresado?

¿Qué impulso interior tan potente por indagar entre las estrellas? Cierto que película de ficción es… pero… ¿No despierta en ti la conmoción de una cierta familiaridad con todo ello?…

¿No te sugiere… misteriosamente… la proximidad del Hogar en cuanto dejas, siquiera por un momento, de contemplarte tan solo en la densidad?…
Amigo mío… sinceramente… y mira en ti… ¿Cuántas veces has sentido como un extraño llamado que parece proceder de la ingravidez de tu profundidad?…

¿Acaso no te estremeces al percibir la Belleza en lo inapreciable de lo sencillo?…
¿No es tu sensibilidad la que sale al quite y sabe asumir cálidamente la Luz que la mente no sabe explicar?…

¿No te exaltas ante la belleza… profundidad y misterio cósmico?… ¿No siembra todo ello en ti la semilla de la reconciliación contigo mismo… de un reencuentro personal e inexplicable?…
¿Y qué me dices de cuando, en una noche inspirada, extiendes tus brazos hacia las estrellas… no eres en ese momento como un mensajero entre dioses y hombres…?

¿No te sientes, en ese momento y tal como afirmaba Protágoras, el patrón justo con el que medir todas las cosas en el universo?
Y dime… ¿No sientes a tu lado la eterna compañía de la “soledad”? ¡Ah!… amada soledad…

¿Cuántas veces has compartido con ella la grandeza de cuanto ves en el exterior… como un reflejo de la grandeza de cuanto es en tu interior?
¿No has sentido la necesidad de abandonarte en brazos de ti mismo… y navegar por los hilos invisibles de las estrellas… volar hacia el Hogar lejano en el tiempo pero afincado por siempre en tu Corazón?

Y al contemplar ese museo estrellado de los dioses… del dios Orión, de Sirio… del fuerte Leo… de la diosa Libra… ¿no te has susurrado… tal como un Sócrates moderno?…
¡Solo sé que no sé nada!

¿No ha sido ese acto de humildad el que ha abierto las puertas de tu Corazón dejando escapar la sutil voz del Genio que albergas en ti?
¿Y por qué no de tu Alma… del pequeño Cristo que crece en ti…? ¡Del Dios mismo!… y por favor… llámale como desees… pero siempre… sea como fuere… sabes que Su Voz inaudible siempre se expresa en ti…

¿Acaso no has sentido que eras Luz que ansía sumergirse en una Luz Mayor? ¿No ha brotado en ti… inadvertidamente… un sentimiento elevado que trasporta en sus alas la particular medida de tu compasión? Acaso… en una noche de confesión estrellada… ¿No siente la necesidad de abrir tu Corazón y mostrar comprensión y amor hacia una Humanidad que, como tú, también ha bebido las “Aguas del Olvido”?…

¿No es acaso tu empatía la que, en el eterno juego de la Vida… unas veces se cierra temerosa y otras se abre espléndida… generosa… mostrando tu propia Luz?…
Pregúntate… ¡respóndete!… ¿No son esas Cualidades divinas en ti… un reflejo de tu condición de Hijo de las estrellas?…

Querido amigo… permite una pregunta… ¿No será que… realmente… eres tú quien está más allá de ti mismo? ¿Y yo?… ¿Y todos?…
Y siendo así… ¡Ah… que grandes momentos para ti y para toda la Humanidad nos esperan!…

¡Qué momentos gloriosos preñados de eternidad… de creatividad… de no-tiempo… de vacío henchido de Vida… de Luz… Percíbelo así en tu Corazón… permite que tu Fuego consuma el misterio de ese instante estrellado… un instante de no-tiempo que para el “Ser de Luz” que eres… ¡es la puerta de tu eternidad!…

Y ante esa puerta… contemplemos una nueva Humanidad que, en su mesa, ceda un sitio preferente a la armonía…
Que en esa sala de banquetes todo Ser Humano tenga su sitio reservado…

Que tras la Puerta del Corazón se muestre el Hogar… tu Hogar… en el que no existe nada que no pueda ser armonizado con su opuesto. No existe nada… ni lo contrario de nada… salvo la certeza, la paz profunda de la eternidad en felicidad…

Más… ¿Todo eso “más allá de ti”?… ¡ah!… amigo… permíteme una confidencia… un pajarito me ha dicho que, realmente, quien está allí… ¡Eres tú!… ¡Así!… tal cual…

Pero… ¡ea!… de momento y hasta alcanzar el grado de madurez cósmica… permitámonos ser como niños… ¿y a qué niño no le atrae la intrepidez de la aventura?… Entonces… ¡vamos a hacer lo que hacen los niños… ¡jugar!

Y en un parque infantil de columpios y de laberintos… juguemos…aventurémonos… trasteemos en el… ¡tal como necesariamente… ya de mayores… jugamos y nos vemos obligados a trastear en el Parque de la Vida!…

¿Puede haber algo más natural que la felicidad de la que alimenta su alegría?… Seamos niños… juguemos en brazos de la inocencia… dejémonos coger de la mano de nuestro ángel guardián… ¡Que no precisemos de argumentos con los que expresar nuestro gozo infantil…

Y subir… bajar del tobogán de la Vida… siempre como niños ajenos al tiempo. Y allí, en un banquito, la mirada de nuestra Alma… siempre atenta… ¡Ah!… jugar… ¡que placer!…
Que… ¿no somos, acaso, como niños a ojos de la Madre que nos cuida desde más allá de las estrellas? ¿No crecemos alegremente ante Su Mirada?

¿No goza Ella en nuestras risas… no comparte alegremente nuestros juegos?…
¿No se muestra Compasiva al observar nuestros pequeños errores y que su Amor nunca enjuicia?

Y siendo así… pregúntate… ¿no eres, acaso, un misterio de Ella Misma encarnado en la densidad? ¿No eres un misterio imposible de describir?… ¿No eres, acaso, un niño Cristo creciente… un misterio de Luz búdica expresada en las formas?…

“Dadme todos los libros del mundo… dadme tiempo y los leeré y conoceré… pero, ni por un momento de ese tiempo… podré experimentar el menor misterio del Espacio”.

Así ocurre contigo… así ocurre con cualquier hijo de la Humanidad con quien puedas cruzarte por las calles de la Vida… Ciertamente que somos un misterio imposible de describir…
Se puede conocer tu fecha de nacimiento, dirección, si tienes hijos… nietos… si trabajas en esto o lo otro… conocer un millón de datos más acerca de ti…

Conocer si te mueves en el sendero de Aries o de Capricornio… tu ascendente… tus gustos… aficiones y mucho más…
Conocer, supongamos, tus vidas anteriores… conocer si la historia escrita ha guardado recuerdos de ti…

Podemos conocer todo ello pero jamás… ¡la realidad interna de tu Alma!
Jamás podremos vivir en primera persona las motivaciones de tu vida… ya que, en el escenario del Cosmos, seas quien seas… ¡eres único e irrepetible! ¡Tú ejecutas el Gran Proyecto de ti mismo! y todos los misterios de la Creación están reflejados en ti!…

Amigo mío… te propongo un ejercicio de imaginación… Pero no de la imaginación desbocada de la mente… antes bien de la que brota del Fuego Creador que arde en tu Corazón… ese Fuego del que el Genio en ti es… digamos… como el Sumo Sacerdote… el Bibliotecario de tus increíbles andanzas en la Vida…

¡Y siéntelo!… siente como todo el espacio infinito respira dentro de ti… siente como tú eres… ¡precisamente tú! … El alma de todo ello…
Siente en tu Corazón como en algún momento abandonaste la Luz del Hogar como un niño recién nacido a la Vida… con afán de experimentar… con el afán de retornar en la plenitud de la Sabiduría de ti mismo…

Siente como tú eres la “recapitulación”… la “síntesis” de cuanto en ese espacio ha ocurrido y de cuanto ha de ocurrir…
¡Siente que eres la Voluntad expresada en tu fuerza!…
¡Que eres la perfecta expresión del Amor en tu sensibilidad!… ¡la Idea Creadora en tus proyectos!…

Siente que todo ello… es como el alimento del que nutres tu sendero… ya que, en tu niñez como alma… un buen día te densificaste en la materia y te ingeniaste una choza donde albergarte… y cierto es que un buen día, en la madurez de Ella… quizá crees un universo donde albergar tu Idea Creadora… Siente que eres el punto exacto de ti mismo como el padre… como la madre que fuiste o del Logos exaltado que puedas llegar a ser…

Que eres un punto exacto de “síntesis” de pasado y de futuro… de cuanto bulle en tu interior y de cuanto expresas en lo exterior…
De todo lo experimentado, aprendido, sufrido y gozado… pero que, también, eres la promesa de lo por experimentar, aprender, sufrir y gozar…

Que eres como un libro escrito en el que sus páginas están por escribir… ¡Ah!… Que gran misterio eres…
Y siendo así… ¿no eres… acaso… como un manantial del que deben brotar las aguas de tu propio sentido de la Belleza… tu visión de la Verdad y la Perfección de perdonarte a ti mismo… y amarte?… Y, así, perdonar y amar…

¿No crees que eres síntesis de todo ello cuando te precipitas en tu “aquí y ahora” que es una eternidad al margen del tiempo?… Tal como en la balanza de Osiris que en un platillo coloca una pluma de Mahat, la diosa de la Justicia, y en el otro coloca tu Corazón?… ¿Percibes que el peso de la pluma y el peso de tu Corazón se ajustan a tu propio proyecto?…

Si ese es tu objetivo… como Alma que eres… quizá el Genio en tu Corazón te sugiera que es el momento de comenzar a…

Decorar tu Corazón con las delicadas plumas de la “síntesis” de Vida que eres…
Derribar los barrotes del tiempo que te aprisiona… Desplegar las alas de tu Imaginación Creadora…

No plegar tus alas sobre la seguridad de lo conocido, y sobrevolar tu propio espacio…
En el que la Libertad sea el aire que en él respires… Y ¡volar ajeno al límite!

Y sintiendo que tal es así… quizá, entonces, puedas preguntarte… ¿Qué hay más allá de ti? ¿Más allá del vuelo de Libertad? ¿Quizá sea un Pensamiento expresado en el vacío?… ¿Quizá sea el Amor?… ¿El Propósito imparable de la Vida?… ¿Quizá el Dios Mismo…?

Y observa atentamente… ¡pero muy atentamente!… ¿No vibra en ti… en tu más íntima e inaccesible idea de ti mismo una respuesta carente de palabras, formas y expresión? ¿No será que… efectivamente… tu eres Dios?… solo que todavía no sabes, no sabemos, cómo expresarte fielmente a ti mismo…?

Mírate más allá de ti… mírate en tu Corazón… ¿Que hay en Él , sino la Matriz en la que has sido engendrado?
¿No será la Madre, la Diosa de la cual naces y, por tanto, parte de Ella eres…? ¿No será el Padre al cual retornas? ¿No será “aquello que está más allá de ti”… el Hogar donde ambos… tu mismo… te esperas?…

Con seguridad que… ajenos al tiempo y como niños… todos nos vemos… jugamos y somos en él.

En agradecimiento al Genio del Corazón y con dedicación,

Juan

JUAN A. SÁNCHEZ DE LEÓN

Basado en el libro: «LA SENDA DEL FUEGO»

Más episodios AQUÍ

Sigue la serie en su lista de reproducción

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación a Mi Voz Es Tu Voz

Haz una donación mensual a Mi Voz Es Tu Voz

Haz una donación anual a Mi Voz Es Tu Voz

Elige una cantidad…

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€66,00
€155,00
€333,00

O introduce en la casilla de abajo el importe que quieras donar:


¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.