MANTÉN LA CONFIANZA – Jeshua a través de Pamela Kribbe

«Cuando te encuentres en un período oscuro, cuando todas las certezas se desvanezcan, mantén la confianza.»
Divulga Amor y Luz

«Cuando te encuentres en un período oscuro, cuando todas las certezas se desvanezcan, mantén la confianza.»

ESCUCHA…

 

 
 
LEE…

 

Amad@s amig@s:

Yo Soy Jeshua, tu hermano. Estoy a tu lado, no por encima de ti. Quiero tocar tu corazón, ese lugar donde sientes que sabes. Te pido que desconectes la cabeza, los procesos de pensamiento y que estés presente desde el corazón.

Hacer eso ya no es algo natural para ti porque estás entrenado para estar en el mundo desde la perspectiva de tu cabeza, es decir, para analizar la vida, para comprender mentalmente, para estar absolutamente seguro antes de hacer elecciones y tomar decisiones. Siente por un momento cuántas cosas te pasan por la cabeza mientras actúas y hablas con la gente en tu vida diaria y en el trabajo. Imagina, de forma concreta, cuánta energía circula alrededor de tu cabeza. Observa cuán activa está tu mente en tu día a día. Siempre parece que hay mucho que hacer, arreglar, organizar… Es tanta la cantidad de información y estímulos que te bombardean que simplemente no puedes absorberlo todo y, aún así, tu cabeza trata de manejar todas esas impresiones.

También hay otra razón por la que mirar y sentir desde tu corazón no te resulta algo espontáneo. El corazón es profundo; tiene profundidades y alturas emocionales que hacen que muchos de vosotros os sintáis aprensivos, como una ola que os impulsa, pero hacia lo desconocido. Los sentimientos se consideran «aterradores», que es una creencia que habéis heredado de la tradición.

Es verdad que mucho ha cambiado con el tiempo, pero todavía existe ese temor a los sentimientos y las emociones realmente profundas. Sin embargo, es solo a través de los sentimientos y las emociones profundas que podéis ingresar al dominio del alma. El alma no tiene «mensajes» para la cabeza. La cabeza y los pensamientos solo son necesarios cuando interactúas con el mundo exterior y tienes cosas que hacer. Pero las decisiones y elecciones más profundas y subyacentes, en realidad tienen lugar en otras dimensiones. La dimensión del alma está directamente relacionada con la dimensión del sentimiento, la emocional, el corazón.

Sin embargo, se necesita determinación y un gran esfuerzo para desconectar la cabeza, porque es un fardo colectivo con el que  todos cargáis. Así que os pido que pongáis la atención deliberadamente en el área del corazón: salir de la cabeza y entrar en el corazón. Siente la corriente de Luz que está presente allí. Lo sepas o no, la Luz siempre está ahí. Tu alma siempre está conectada contigo, aunque no seas consciente de ello mientras tus pensamientos están ocupados en otras cosas. Pero puedes ser consciente de esa conexión si concentras regularmente toda tu atención en tu corazón y en todo tu cuerpo. Tu cuerpo está en contacto directo con tu bienestar emocional. Como te sientes realmente, no como deberías sentirte o cómo crees tú que se supone que tienes que sentirte.

El cuerpo es espontáneo y auténtico. Siente cómo se siente tu cuerpo en su totalidad. ¿Está tenso? Suelta la tensión. Observa si el estrés puede deslizarse de sus músculos. Conéctate con la Tierra: la Madre sentimental y amorosa que te apoya. Ella cree que no, pero lo sabe todo. Siente el amor que te tiene y sabe que eres bienvenido como su hijo. Siente tus pies firmemente en la Tierra. Deja que la energía de la Tierra fluya a través de ti para que te relajes aún más y te sientas acogido por la dimensión del sentimiento de la Tierra y de tu alma. La tierra y el alma van de la mano, pero en el pasado te hicieron creer que no era así. Se os dijo que el Cielo y la Tierra estaban separados; que la Tierra era el dominio de lo imperfecto: deseo, sensualidad, pecado… Que el Cielo es ese lugar sublime donde sólo prevalecen el amor y la sabiduría. Pero esas ideas simplemente no son ciertas; son ideas falsas y erróneas.

El Cielo llega a la Tierra en la forma de tu alma que se encarna aquí al descender a un cuerpo de carne y hueso, y tu alma celestial lo hace conscientemente. Tu alma no está aquí haciendo alguna forma de penitencia o por el resultado del karma o para trascender el pecado. Tu alma está aquí para traer Luz a la Tierra conectando el Cielo con la Tierra y para experimentar lo hermoso que es este planeta: la belleza de los minerales, las plantas, los animales, los humanos… Todo aquí está lleno de vida como resultado del impulso de crecimiento y expresión, pero todo eso ha sido condenado por tu tradición, que es una gran tragedia. Cuando regresas a tu corazón como tu centro, el eje de tu ser, está reconectando el Cielo con la Tierra, el alma con la Tierra.

La forma natural del alma cuando se encarna puede verse como una forma de alegría, de amor terrenal, de autoexpresión natural, de conectarse con todos los demás seres vivos de la Tierra en una gran danza. Lo cual es estimulante, emocionante, creativo e innovador. Toda la tradición de sofocar el dogma, las reglas y la disciplina es hostil a la vida; niega al ser mismo de la Tierra y la esencia de tu alma. Para que que esa tradición sea cosa del pasado, permanece en tu humanidad plena y sigue a tu corazón de nuevo. Siente lo que está sucediendo en tu corazón, aquí mismo y ahora mismo.

Imagina que una bailarina está presente en tu corazón. Ella es una mensajera de tu alma. Mírala bien, aunque también es posible que no la veas con mucha claridad, sino que solo la sientes. Deja que hable contigo. Deja que te diga lo que desea, lo que le apetece hacer, aquello que le da una sensación de alegría y ligereza: la alegría está permitida y es buena. La inspiración siempre viene con una sensación de alegría y ligereza, y esas son energías que están en desacuerdo con el pensamiento excesivo.

Ahora quiero decir algunas cosas sobre “la noche oscura del alma”. El alma se encarna en la Tierra y entra en ti como ser humano terrenal con un objetivo: manifestarse en la materia y así conocerse mejor, disfrutar, desarrollarse y crecer. Ese es el flujo natural del alma, su dirección natural. Pero en tu mundo, en la sociedad en la que vives, hay fuerzas contrarias en acción, aquellas que interrumpen el fluir natural de tu alma. Tus tendencias naturales, lo que quieres hacer, lo que te parece correcto, se interrumpen al principio de tu infancia. Casi todo el mundo está perturbado en su sentido natural de sí mismo y ya no puede detectar fácilmente la verdad de su corazón. Aunque ahora están ocurriendo muchos cambios y nuevas aperturas a la Luz, al mismo tiempo.

Muchos de ustedes a quienes les hablo y que me aprecian, son los que escuchan el llamado de su corazón. Aquellos que claramente sienten dentro de sí mismos que quieren que las cosas sean diferentes, que quieren vivir de acuerdo a su verdad, que quieren escuchar el grito de su alma y vivir realmente. Ese impulso, esa conciencia, a menudo comienza gradualmente a través de algo que lees, o de algo que alguien te dice, o bien es el resultado de alguien que lo inspira. Pero a medida que esa conciencia aumenta gradualmente, se activan fuerzas contrarias porque tú, como ser humano terrenal, has absorbido la energía colectiva del pasado, y no puede ser de otra manera. A través de tus padres, tu familia, tu educación, toda la cultura y tu forma de pensar, estás con un pie en una pesada tradición opresiva, que actúa en oposición a la verdad de tu corazón.

Tan pronto como comienzas a hacer espacio en tu vida para el ritmo de tu corazón, la voz de tu alma, tendrás que lidiar con fuerzas opuestas que te dicen: «No lo hagas, es peligroso. No se puede  evitar todo; no puedes seguir la voz de tus sentimientos. Sé razonable; necesitas adaptarte más». Entonces, surgen las dudas: miedo al rechazo; miedo a la falta de dinero; miedo a ser ridiculizado y a ser visto como un loco… Todos esos miedos surgen, en mayor o menor medida, cuando te alineas con tu alma, lo cual puede convertirse en una “noche oscura del alma”. Lo que sucede entonces es que las fuerzas opuestas – los miedos, las dudas, la soledad – son tan fuertes que la Luz de tu alma, que te animó primero, ya no se puede ver ni sentir.

Al mismo tiempo, no puede volver a la forma anterior porque sabes que allí ya no puedes prosperar, y ese conocimiento te hace profundamente infeliz. Ya no puedes regresar a aquellas relaciones que no pueden brindarte alegría. Ya no puedes volver a un trabajo que no te conviene, ni a una situación o estilo de vida en el que te vas muriendo interiormente. Sin embargo, no puedes seguir adelante debido a los miedos que te atrapan. Y ese es el verdadero punto de inflexión hacia la transformación y de eso se trata esta vida presente.

Lo nuevo aún no está aquí, el poder del alma aún no puede manifestarse claramente en tu vida, por lo que vacilas, y puede haber varias razones para que esto suceda. Puede haber eventos externos que te sitúen en esa “tierra de nadie”, en ese vacío, pero también puede ser un proceso desde adentro. Tú portas muchas emociones contigo, y no solo de esta vida, sino también de las otras vidas que has tenido en la Tierra. A menudo tienes un «equipaje interior» que quiere ser visto en esta vida para poder sanar. Son muchas las cosas que afloran en tal fase de crisis, en “una noche oscura del alma”.

En serio, te animo a que toleres el dolor, la pérdida o el miedo que sientes. Permanecer con él y tener la confianza de que se trata de un pasaje, no del punto final; que tal proceso es necesario. Cuando te encuentres en un período oscuro, cuando todas las certezas se desvanezcan, mantén la confianza. Aún no estás listo y aún no puedes entender por qué y adónde conduce. La puerta del alma está entreabierta, pero todavía no está abierta del todo. Te pido, que a pesar de eso, confíes en la Luz de la vida misma. El universo, el cosmos, es un Todo amoroso; no quiere castigarte ni lastimarte. No hay ningún beneficio en el castigo ni el dolor en sí mismo. El dolor y el sufrimiento surgen porque no confías en un futuro mejor, en la Luz que te conduce y que quiere brillar.

A menudo miras con nostalgia al pasado y, cuando estás desesperado, quieres volver a los valores que alguna vez tuviste, pero que ya no existen. Realmente te estás encaminando hacia algo nuevo, algo que aún no conoces ni reconoces. Tu alma te ha atraído; tu corazón te ha hecho saber que es bueno viajar por el camino de lo nuevo. Sin embargo, cuando tienes que lidiar con fuerzas opuestas, todo ello puede ser muy aterrador y paralizante.

Ahora te pido que invites a tu niño o a tu niña interior a que venga a ti, esa parte de ti que representa lo espontáneo e instintivo. Es la parte más vulnerable de ti. Es un niño en muchos sentidos porque está indefenso y es incapaz de cuidarse a sí mismo en este mundo. Todavía es pequeño, pero al mismo tiempo hay una fuerza tremenda en ese niño, porque permanece cerca de tu alma, como un bebé recién nacido que está cerca del reino de donde vino. Invita a ese niño a que te acompañe a tu corazón.

Mira a tu niño interior ante ti. Mírate a ti mismo como ese niño o como cualquier imagen que te venga a la mente. Ve si ese niño tiene miedo de algo o necesita consuelo. Recuerda que si quieres probar algo nuevo, si realmente quieres cambiar tu vida, hacerlo te hace vulnerable de una manera muy humana. Y es muy humano no querer renunciar a lo que hace que te sientas seguro. El niño que hay en ti puede sentirse desplazado y confundido, así que extiéndele la mano. Siente el gran poder que habita en ti. Tú eres capaz de proceder en el camino de su alma, su “yo”, con las experiencias terrestres que has adquirido. Ese niño de la Tierra es capaz de seguir tu alma.

Y si sientes que la conexión con tu alma, con la fuente de sabiduría en tu vida, te elude, entonces recurre a tu propia fuerza, a quien realmente eres. Cree en ti mismo y ríndete a las fuerzas de la Tierra y del Universo. Incluso si tienes la sensación de que estás «ciego» y que no puede ver el camino ante ti, aférrate a tu confianza interior. No te enredes en la cabeza, porque no es de ahí de donde provendrán las soluciones. Los pensamientos a menudo generan más miedo, así que busca ese espacio tranquilo en tu corazón.

Finalmente, me gustaría pediros que estéis presentes en el área de vuestro corazón y en silencio para que sintamos que estamos en un campo unido. En lo profundo de tu corazón, sabes que estás conectado con todos los demás corazones, que no hay separación. La cabeza os separa y el corazón os conecta. Siente el campo de Luz Blanca y curativa que nos conecta. Consuélate y sé visto; tú eres un hijo del Cosmos. Se te da generosamente para que seas tú mismo, para que te desarrolles y disfrutes al máximo. ¡Disfruta de quien eres!

Con Amor,

JESHUA

 

Canalizado por Pamela Kribbe

 
 
Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz,  AQUÍ
Más canalizaciones de Jeshua narradas por Mi Voz Es Tu Voz, AQUÍ
Una única vez
Mensual
Anual

¿Deseas colaborar con Mi Voz Es Tu Voz?

¿Deseas colaborar mensualmente con Mi Voz Es Tu Voz?

¿Deseas colaborar anualmente con Mi Voz Es Tu Voz?

Elige una cantidad…

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€66,00
€155,00
€333,00

O introduce en la casilla de abajo el importe que quieras donar:


¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

¡Mil gracias por tu generosa aportación!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.