DEJA QUE TU LUZ BRILLE – Jeshua a través de Pamela Kribbe

«Tú eres un ángel que ha venido aquí a plantar las semillas de la Luz; recuérdalo.»
Divulga Amor y Luz

«Tú eres un ángel que ha venido aquí a plantar las semillas de la Luz; recuérdalo.»

ESCUCHA…

 

 
 
LEE…

 

Amad@s:

Yo Soy Jeshua.

Estoy aquí en medio de vosotros y me conecto a vuestro corazón.

Yo te aprecio; siente mi amor y mi calor. Todos vosotros necesitáis calor; habéis extrañado la calidez y el amor en vuestra vida. Habéis venido a la Tierra con un recuerdo, un conocimiento interior de lo que es el amor. Vosotros conocíais el Amor ilimitado y absoluto, no el amor dependiente y posesivo que  tanto prevalece en la Tierra. Conociste un amor libre y abierto que le da a la otra persona el espacio para ser quien es y también te da a ti el espacio para ser quien eres. En ese espacio libre, puedes sentirte seguro y protegido, anclado en tu propio ser.

Tú has venido aquí para traer ese tipo de amor a la Tierra. Vosotros sois Trabajadores de la Luz, sois los portadores de una nueva conciencia. Pero para difundir esa Luz y ese Amor aquí, es necesario que primero lo recuerdes por completo. El verdadero significado del Amor es libertad asegurada. Y eso sucede cuando se te permite desarrollarte al máximo, radiante y poderoso, pero al mismo tiempo, muy suavemente y con ternura. Esa es tu verdadera naturaleza; eso es lo que tú eres. Tú eres un ángel que ha venido aquí a plantar las semillas de la Luz; recuérdalo.

No obstante, hacer eso aquí es una tarea sumamente difícil, porque cuando naciste y eras un bebé, entraste en el olvido y perdiste el recuerdo de tus orígenes. Absorbiste todas las pesadas energías humanas – los miedos, la tristeza, el dolor – que dominan la atmósfera humana en la Tierra y las asumiste. A menudo, en la primera mitad de la vida, uno se pierde en esas energías porque se identifica con ellas. No puede distinguir entre lo que absorbió y lo que realmente es, por lo que pierde el dominio de la vida.

Pero en el nivel más profundo sabes que hiciste este sacrificio para eventualmente transformar, desde adentro, las pesadas energías humanas que hay en la Tierra; para encender la Luz desde dentro. Ese es el propósito de tu salto a la encarnación en la Tierra. Y ya has llegado tan lejos que has comenzado a despertar interiormente. Gradualmente estás recordando quién eres: la ligereza y la libertad de eso; la flexibilidad de tu verdadera naturaleza.

Ahora mismo, en este momento, deja que esos sentimientos se despierten, de manera bastante deliberada, en todas las células de su cuerpo. Tu cuerpo es un ser consciente, no solo un trozo de materia. Vive de lo que hay dentro de ti y tu conciencia es su máxima autoridad. Lo que en última instancia determina la condición de tu cuerpo no son las influencias materiales. Al final, eres tú quien determina esa condición a través de tus propias elecciones a través de tu conciencia.

Ahora eres consciente de tu Luz, de tus orígenes, de tu ser angelical. Deshazte de las ataduras de la atmósfera humana de la Tierra para que, en la medida de lo posible, las energías humanas de desesperación, dolor y sufrimiento no te afecten. Tú estás lleno de Luz, la Luz fluye dentro y alrededor de ti, ¡la Luz eres tú! La luz no viene de arriba, ni de afuera, viene de adentro.

Ahora imagina el color de tu alma y deja que fluya a través de tu aura desde tu cabeza hasta tus pies. Haz que tu alma sea bienvenida y sepa que es independiente de las influencias pesadas y perturbadoras de la atmósfera humana. Encuentra ese núcleo original yendo a tu corazón. Siente que allí hay una fuente de Luz cristalina. Y que en ese cristal, en esa fuente, hay un conocimiento, un sentimiento interior, que te ofrece todo lo que necesitas. Siente la claridad, la sencillez y el amor en la energía de ese cristal y reconoce que eres libre.

Ahora observa una situación en tu vida diaria que te haga sentirte pesado o agitado. Imagina que la Luz de tu corazón fluye hacia esa pesadez y rodea la situación con tu Luz interior, la Luz de tu alma. Luego ve su respuesta a la situación: o la dejas en paz o intentas transformarla; o te mueves hacia ella o te alejas de ella. Siéntete libre y sin ataduras para hacer lo que tú consideres que es correcto. Tú no dependes de nada ni de nadie más para tomar tus decisiones. Tu núcleo divino es eterno y sabio y enormemente fuerte. Deja que tu Luz brille libremente, no tengas miedo.

Esa Luz es lo que se necesita en la Tierra. Hay mucho dolor y sufrimiento en la Tierra y tú has sido parte de ello. Tú sabes lo que es sufrir dolor, estar cegado por ilusiones de miedo e impotencia. Esta experiencia os ha dado una profunda humanidad y es parte de vuestro camino para volveros plenamente conscientes. Acepta esta experiencia, pero sal de ella y libérate de ella. Recuerda quién eres: ¡tú eres un maestro! Plantarás las semillas de la conciencia y serás libre de experimentar la alegría y de ir soltando el sufrimiento mientras lo haces.

Muchas gracias por vuestra atención.

Os amo.

JESHUA

 

Canalizado por Pamela Kribbe

 
 
Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz,  AQUÍ
Más canalizaciones de Jeshua narradas por Mi Voz Es Tu Voz, AQUÍ
Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.