LA ESENCIA DE TODA SANACIÓN – Mª Magdalena a través de Pamela Kribbe

«En el corazón de toda sanación y auto sanación yace el regreso a sí mismos para abrazar a su propio yo y reconocer sus límites.»
Divulga Amor y Luz

«En el corazón de toda sanación y auto sanación yace el regreso a sí mismos para abrazar a su propio yo y reconocer sus límites.»

ESCUCHA…

 

 
 
LEE…

 

Amadas y amados:

Estoy muy cerca de ustedes y pueden sentirme con su corazón.

Me llamaron María Magdalena en una de mis vidas en la Tierra, donde he vivido con tristeza y con gozo, con temor y con coraje. Al igual que ustedes, he vivido a través de cada emoción mientras recorría la trayectoria de la experiencia humana.

Trascender todas las emociones humanas no es una señal de santidad. Las características de un santo son precisamente reconocer y entender cada arruga marcada en un rostro humano. 

Tienen un entendimiento tan profundo de la senda humana en la Tierra que el juicio no tiene cabida, sólo hay espacio para el silencio y una profunda comprensión de la otra persona. Cuando la otra persona es entendida tan profundamente por un semejante, su carga se aligera. Un ser humano que puede profundizar tanto y ver de esa manera, ve la esencia de la otra persona, la esencia de la Belleza y la Sabiduría infinitas.

Ustedes son personas que desean llegar a lo profundo, quieren excavar cada vez más hasta llegar a la Esencia, a la Verdad; y ésa es su gran fuerza.

Todos ustedes se hallan en tránsito hacia ese espacio al que me refiero, primero ofreciéndoselo a sí mismos y luego ofreciendo un lugar para los demás, porque ustedes ya no necesitan juzgar y separar así lo bueno de lo malo, la Luz de la oscuridad.

Ese espacio del que hablo es el campo de energía Crística. Todos los que portan esa energía han venido a dar testimonio de ese espacio, pero ¿cómo hay que hacerlo? Las palabras siempre son insuficientes, ya que ¿cómo se puede describir aquello que no está vacío, sino lleno de sentimientos? De manera que las palabras fracasan.

Yo sentí ese vasto y silencioso espacio en la presencia de Jeshua, y me tocó profundamente. Fui abierta por la energía de su presencia donde descubrí ese espacio dentro de mí y empecé gradualmente a morar en él y allí me sentía como en casa. Gracias a eso me pude distanciar cada vez más de las intensas emociones humanas que también me plagaban: el temor, el dolor, la ira, el odio…  ¡Es tan fácil perderse en esas corrientes de emociones interiores…!

Su labor como seres humanos es crear ese espacio dentro de sí mismos.

Otra persona les puede invitar a hacerlo a través de su presencia sujetando frente a ustedes un espejo de cómo puede ser, de cómo pueden vivir a partir de ese espacio dentro de sí mismos. Y ésa es esencialmente la labor o el propósito interno de un Trabajador de la Luz: sostenerse en ese espacio en la presencia de otros, primero y antes que nada estando presentes en sí mismos.

Practiquemos eso un momento:

Sientan que su conciencia se vuelve ligera y gentil, un poquito ondulada, no forzada sino muy abierta.

Permitan que esa gentil corriente de su conciencia circule a través de ustedes. Primero a través de la cabeza, donde suaviza sus pensamientos para que puedan volverse cordiales y amistosos. 

A menudo, surge un punto cortante en sus pensamientos que se origina en el dolor que ustedes sienten y ante el cual piensan que deben reaccionar, contraatacar o ponerse a la defensiva.

Suelten esa necesidad y dejen que entre la serena y amable corriente de su verdadera conciencia. Permitan que fluya a través de su garganta y sus hombros, a través de su corazón, su plexo solar, su abdomen…

Pueden imaginársela como una corriente de agua burbujeante que fluye libremente y de forma natural. Pongan un especial énfasis en la zona del abdomen y la pelvis, y permitan que el agua fluya por allí y les limpie suavemente. Todo lo que hiera será barrido por ese flujo.

Dejen que esa energía se desplace a los muslos, las rodillas y la parte inferior de las piernas. 

Vean cómo la corriente fluye a través de sus pies, por entre los dedos de los pies, cómo penetra en el suelo y cómo sus «raíces» son nutridas por la Tierra, alimentadas por su fuerza y su poder nutricio. Sientan cómo la tierra les apoya, sientan ese suelo bajo sus pies y vengan a Casa, a sí mismos.

Sientan cuánto desean expandir su aura a su alrededor. Su campo energético es una extensión natural de su ser físico.  ¿Hasta dónde llega? ¿Cuál sería un buen límite? Siéntanse libres para ampliarlo, pues ustedes no están afectando negativamente a nadie en él; de hecho, su espacio crea un espacio también para otros.

Siéntanse libres para descansar en sí mismos. Húndanse más profundamente en su abdomen y permitan que su respiración los siga. Sientan de qué manera estando en ese estado ustedes son cordiales y serenos, están en paz consigo mismos; y sin embargo y al mismo tiempo, tienen claros límites que ustedes sienten fuertemente dentro de sí.  Su aura está segura con ustedes, así que dejen que ocupe el espacio que sea adecuado para ustedes mientras que al mismo tiempo se sienten calmados y abiertos interiormente.

Desde este estado de conciencia les invito a que vean cómo interactúan, acoplándose o desacoplándose con sus energía masculina y femenina en la vida diaria. Ustedes tienden a usarlas separadamente o de una manera que una no sostiene suficientemente a la otra.

La energía amable que acabo de describir es su lado femenino. Se ocupa de los demás y puede empatizar y entender en profundidad, pero a menudo cuando acoplan esa energía en conexión con otro, ustedes se salen de sí mismos. Saltan fuera de su propia aura o campo energético y se pierden en el de esa otra persona.

Observen si reconocen esa tendencia en sí mismos y sientan qué les sucede energéticamente cuando hacen eso. Su energía sale disparada y pierden su paz, el ancla que hay en su base, en su abdomen.

Voy a hablar ahora sobre la energía masculina. A veces el hecho de conectarse con los demás es demasiado para ustedes y los impulsa a salirse de sí mismos y soltarse de su base. Eso no los nutre y hay algo que está desequilibrado.

En ese momento, su aura necesita cerrarse y ustedes tienen que ir a Casa, a sí mismos, pero es como si aparentemente tuvieran tan sólo una opción, que es establecer su energía masculina de un modo firme y casi duro, casi como una armadura o un muro a fin de prevenir que su energía se escape.

Y como las emociones tales como la insatisfacción, el enojo, la desilusión, se han albergado dentro de ustedes, ustedes levantan un muro defensivo. Sin embargo, vean lo que eso causa en su interior, vean cómo se sienten interiormente.

Vean cómo les afecta eso, pero véanlo con calma y con cierta curiosidad: «¿Qué causa esto en mí? ¿Lo siento como algo opresivo o liberador?» Desafortunadamente, la naturaleza de una reacción defensiva va en contra de su serena fuente natural interna.

Este patrón sucede muy a menudo en ustedes, y hablo en particular sobre un grupo de Trabajadores de la Luz que nacieron con una sensibilidad naturalmente elevada y quienes con mucha facilidad sienten empatía hacia los demás. A partir de su rol como pioneros de la conciencia, ellos tienden a dar demasiado de sí mismos con la esperanza de que haya una resonancia, un reconocimiento, un estar sintonizado con otro.

Cuando esa conexión no se da, lo cual ha sucedido durante todas sus vidas o todavía sigue sucediendo, eso les conduce a un dolor interior, una desilusión, una frustración, un enojo, un resentimiento o simplemente se sienten solos. Ustedes acoplan a menudo la energía masculina para cerrarse, lo cual es restrictivo y les hace sentirse más solos. Hacer eso no es el modo de ampliar su espacio, que es fijar los límites de un modo natural; sino que se trata más bien de cerrarse y retirar su energía de su espacio.

Yo les aliento a acoplar tanto su energía masculina como femenina de un modo diferente.

Ya han visto que es posible sentirse completamente en Casa y estar anclados a su interior consigo mismos. Siéntanlo de nuevo descendiendo otra vez allí.

Es posible permanecer allí, inclusive mientras interactúan con otros, y eso significa que se desapegan de ese deseo de tratar de cambiar las cosas, que reconocen su necesidad de tener el control o de ser reconocidos y que ya no desean salirse de sí mismos para tratar de ganarse el derecho a existir. Porque es eso lo que quieren lograr con la necesidad excesiva de dar y conectar con los demás.

Ustedes desean ver que su derecho a existir es confirmado por tal o cual persona – que ellos quieren que ustedes sean como son de verdad. Para un niño es natural desear eso, pero ser espiritualmente maduro y crecer significa que ustedes cuidan de las necesidades y deseos de su propio niño interior, que afirman y reconocen su derecho a existir; y eso lo hacen una y otra vez. Lo hacen estando abiertos a los impulsos de su niño interior y siendo conscientes de sus necesidades a medida que interactúan con el mundo a su alrededor.

Ahora conéctense conscientemente con su campo energético; estén plenamente presentes en su interior y sientan a su niño interior en su abdomen. Respiren suavemente y sientan cómo la Luz llena su aura, su espacio. Ese es un espacio sagrado. Ustedes tienen la habilidad de observar y ver su esencia interior, su propia belleza y sabiduría, su propio valor y amor. Si hay una labor que tienen que realizar en la vida, es esa: ver, apreciar y aceptar su propia fuerza única, la joya que ustedes son.

Eso es todo, eso despierta la Conciencia Crística en su interior, la cual envuelve por sí misma a otros,  y eso no es algo que tengan que lograr mediante el esfuerzo o la lucha. Ese es precisamente el arte de enraizarse profundamente en su propia base y permanecer en su propio ser; lo cual es asimismo la solución para resolver los antiguos traumas que ustedes cargan consigo.

Sepan que ustedes pueden aligerar su carga emocional hallando un equilibrio entre las energías masculina y femenina. La energía masculina les regresa a sí mismos, les ayuda a desacoplarse y a hacer distinciones cuando sea necesario. La energía femenina es su delicadeza, su habilidad para conectar, para entender, para comprender. Idealmente, ambas energías, la masculina y la femenina, funcionan juntas como una.

El trauma siempre surge cuando ustedes se separan de su base ya que, cuando están desequilibrados, se expulsan fuera de sí mismos y se fragmentan, tienen dolor por el rechazo –sobre todo un rechazo emocional–, les puede afectar profundamente y ocasionar que los separe de sus sentimientos.

Mediante la observación interna y una terapia de regresión a profundidad, ustedes llegan a saber mucho sobre sus traumas pasados, y eso ayuda a fin de adquirir lucidez. Pero en el corazón de toda sanación y auto sanación yace el regreso a sí mismos para abrazar a su propio yo, reconocer sus límites y, al mismo tiempo, permanecer amables, serenos y abiertos interiormente. Y precisamente, debido a que permanecen en sí mismos, son capaces de hacer mucho por los demás, gracias a lo que ustedes son y a lo que emanan.

Disfruten de otro instante en silencio siendo ustedes mismos.

Relájense y atrévanse a ser quiénes son: ¡Ustedes son hermosos! 

La energía Crística está despertando en todos ustedes. Sientan la presencia del Cristo en su espacio interior.

MARÍA MAGDALENA

 

Canalizado por Pamela Kribbe

 
 
Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz,  AQUÍ
Más canalizaciones de Jeshua narradas por Mi Voz Es Tu Voz, AQUÍ
Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.