ENTRÉGATE A LA NATURALEZA – La Tierra a través de Pamela Kribbe

«¡Hay tanto amor, vitalidad y creatividad en la Tierra…! Conecta con esa vida, con la Naturaleza, y siente su presencia en tu cuerpo.»
Divulga Amor y Luz

«¡Hay tanto amor, vitalidad y creatividad en la Tierra…! Conecta con esa vida, con la Naturaleza, y siente su presencia en tu cuerpo.»

ESCUCHA…

 

 


LEE…

 

Amadas amigas y amigos:

Yo Soy la Voz de la Tierra.

Os saludo a todos desde lo profundo de mi corazón, el centro de este planeta. Todos vosotros sois tan queridos para mí, tan apreciados… ¡Bienvenido seas a la Tierra! Tiéndeme la mano; Yo Soy tu compañera y bailamos juntos en este baile de la Vida.

Tu Luz ha tomado la forma de un cuerpo hecho y nacido de mí. Yo Soy los elementos terrenales que te confieren esa forma y que te alimentan. Yo misma estoy viviendo la Conciencia. No estoy muerta, porque a cada paso que das puedes sentir el flujo de mi vitalidad bajo tus pies. Siente mi energía resistente e inagotable y deja que te nutra. Deja que mi energía brillante y pura, la energía de la Tierra, fluya a través de tus piernas. Mi fuerza es física y etérea. Si me permites fluir en ti, no sólo se fortalecerá tu cuerpo, también lo hará tu mente.

Yo te alimento con la inspiración que ves en todas partes de la Naturaleza, la inspiración de la propia Vida que crece y florece y sigue su camino sin dudar de sí misma. Alguna vez has oído hablar de una flor que tenga dudas sobre su destino para abrirse y mostrarle su magnífico esplendor al mundo? ¿Acaso la flor se cuestiona si es libre para alimentarse del suelo de la Tierra o para absorber la lluvia y el sol? ¿Alguna vez has oído hablar de una flor que haya dudado de si es merecedora de recibir esas cosas?

La flor recibe algo más que solo nutrición material. También recibe inspiración espiritual de las pequeñas criaturas etéreas que la rodean: los elfos, las ninfas, las hadas que la alimentan y la animan y la alaban. ¡Qué alegría y qué inspiración están presentes en la Naturaleza! Si pudieras ver con mis ojos, verías tanta vida e inspiración en los bosques que te quedarías boquiabierto y ya no te desesperarías más.

¡Hay tanto amor, vitalidad y creatividad en la Tierra…! Conecta con esa vida, con la Naturaleza, y siente su presencia en tu cuerpo. Tú  también eres una flor de la Tierra que puede ser alimentada con todo lo que necesita. Siente cómo tus raíces penetran en el suelo. Siente el poder en tus piernas y cómo ese poder te conecta con la Tierra. Echa raíces como lo hace un árbol. Imagina que eres un árbol, un árbol maduro y alto con una copa que se alza muy alto y atrapa todo lo que hay – viento, lluvia, sol – y toma todo lo que se le viene en una aceptación tranquila y de total entrega. Las estaciones van y vienen, y el árbol, en su esencia, vive todo lo que se convierte en parte de él a cada momento. Ni más ni menos.

Desciende más allá del tronco, hasta las raíces de ese árbol. Entra en el suelo con tu conciencia y siente cómo las raíces realmente reflejan un conjunto de ramas, pero hazlo bajo tierra. Siente la actividad que hay en el suelo y la humedad. Siente la estabilidad y la fuerza de las raíces y suelta la tensión que haya en tu cuerpo. Hay un sistema de raíces en ti que te apoya. Tu cuerpo está destinado a llevarte en esta vida, así que confía en que puede hacerlo. Siente el ritmo natural de la Naturaleza que experimentas siendo un árbol y ahora siente el mismo ritmo en tu cuerpo y entrégate a él. Imagina que todo lo que necesitas en este momento está presente en tu vida. Sólo hace falta que abras los ojos a ella y que veas y escuches las señales que vienen de camino.

Veamos ahora lo que pasa en ti y en otras personas que son altamente sensibles. Cuando te abruman las impresiones del exterior tanto que no puedes digerirlas, experimentas la carga de tu sensibilidad. ¿Y por qué es eso? Porque, en ese momento, estás tomando demasiado de lo que no te pertenece. No tienes una buena conexión con tus cimientos: tu tronco, tus raíces… Podría decirse que tienes demasiadas ramas en la parte superior de tu árbol y eso hace que las cosas dentro de ti se muevan y se balanceen demasiado. Puedes comparar esas ramas con los chakras más altos del cuerpo: las energías del corazón, la garganta, el tercer ojo y el chakra corona.

En este momento, se habla mucho de una transformación en la Tierra y en todo el Sistema Solar en el que habitas. Hay un aumento de Luz y Conciencia, y es como una ola que te envuelve. Tú ya sabías esto antes de llegar a la Tierra en esta vida y elegiste ser parte de ella. En realidad, has estado esperando a que este evento sucediera durante mucho tiempo. Como alma, eres vieja y has vivido muchas vidas en la Tierra, y también en otros planetas y en otras dimensiones. Actualmente, hay un cambio en la Conciencia que se está llevando a cabo en este sistema solar y yo, la Tierra, he participado en ese cambio.

Y ¿qué significa tal cambio? Pues significa que todos los seres vivos en la Tierra son tocados por un impulso, un llamado a despertar a un recuerdo de quiénes son. Tú ya sentiste ese impulso antes de nacer. Sabías que eso iba a ser una oportunidad para encarnar profundamente en la Tierra y para traer claridad y equilibrio a las viejas cargas que has traído de otras vidas, ya que no viniste aquí como borrón y cuenta nueva. Las cargas venían contigo cuando naciste y en esas cargas hay dolor: una sensación de ser rechazado o de no ser comprendido. Ese dolor se originó en experiencias que habías adquirido anteriormente en la Tierra. El dolor tiene muchas capas y cada chakra de tu sistema energético ha sido tocado por ese viejo dolor, que fue activado de nuevo durante tu juventud en esta vida.

Quiero que ahora vayas a donde ese dolor está más profundamente alojado, en los tres chakras inferiores: el abdomen y los chakras raíz. Desde tus chakras superiores, puedes conectar más fácilmente con tu ser más interior – la Luz de tu Alma – porque es en ese momento cuando la Luz del alma puede ser más fácilmente tocada y despertada. Y esto es también lo que querías que sucediera en tu vida: tenías el deseo de despertar, el anhelo de contribuir al cambio en la Tierra. Pero de lo que a veces no eres suficientemente consciente, es de la necesidad de curar el dolor que está alojado especialmente en los chakras inferiores y de sanar ese dolor con toda la atención y, sobre todo, la paciencia que hay en ti. Centra la conciencia en esa parte de tu cuerpo: tu estómago y abdomen, tu pelvis y el coxis, y siéntela en su conjunto. Deja que tu aliento descienda a esta parte de tu cuerpo en la que se encuentra el Hogar al que necesitas venir.

Quiero ayudarte a experimentar una sensación de seguridad que has perdido, algo que no ha estado disponible durante mucho tiempo. Hay miedo en ti como resultado de no ser capaz de ser tú mismo, de ser diferente. Usa tu sensibilidad para centrarte en ese miedo y simplemente estar ahí con él. Pregúntate lo que quieres recibir: paz, relajación, sensación de seguridad, sentido de pertenencia, la confianza que puedes desarrollar como una flor… ¿Quieres contar con los poderes naturales de la Tierra y los del Cosmos que te rodean, para ayudarte y apoyarte a ser tu Yo natural?

Quiero hacerte consciente del cambio que está ante ti, que tú eres parte de ese cambio y que puedes entregarte a él. Muchas cosas mejorarán para ti cuando vuelvas a confiar plenamente en mí, la Tierra y mis fuerzas creativas. Entrégate y confía en mí y en la Luz que actualmente fluye a través del Cosmos. Ya es hora de que te incorpores y le muestres tu inspiración más profunda al mundo. El mundo te necesita, no es al revés. Tú no necesitas que el mundo te diga cómo tienes que ser; tú eres auténtico y amoroso tal y como eres. Hunde tus raíces en lo profundo de la Tierra y atrévete a cuidar de ti mismo. Ámate a ti mismo en esos ámbitos en los que estás ansioso, preocupado o incierto. Observa más profundamente tu propio dolor y rodéalo con tu energía curativa y sanadora. Y deja que la Naturaleza te ayude porque, al conectarte conmigo, también puedes experimentar mi energía curativa.

Por último, me gustaría hacerte consciente de que también hay ayuda a tu alrededor procedente del mundo espiritual, tanto del cielo como de la tierra. Tú estás acostumbrado a acudir a maestros y ángeles ascendidos, pero ten en cuenta que también hay guías presentes aquí en la Tierra: duendes etéricos, ninfas y hadas también están ahí para ti. Procura sentirlos a tu alrededor, porque están ahí. Hay guías celestiales y terrenales a tu lado y todos están bailando a tu alrededor. Quieren compartir contigo su conocimiento de alegría y felicidad y todo lo que puede ocurrir cuando confías en la vida.

Los seres humanos estáis acostumbrados a tratar de controlar y planificar desde la mente y con la voluntad. Creéis que necesitáis agarraros a las cosas para evitar que se caigan a pedazos, pero nada podría estar más lejos de la verdad. A medida que te alineas con tus sentimientos más profundos y con tu corazón y te acercas a la ayuda que te rodea, entonces la vida es muy clara y fácil, y enseguida te das cuenta de lo que se trata: que estás ahí para florecer y prosperar y brillar, para hacer aquello con lo que verdaderamente te sientas bien. Tú estás aquí para cuidarte y convertirte en una luz brillante, una flor radiante que estimule a los demás por su pura belleza y alegría.

Los que más dan son aquellos que se atreven a recibir, a confiar y a difundir la Luz que les pertenece a cada uno: la Luz que quiere fluir en la Tierra en este momento. Confía y siente la asistencia a tu alrededor. Puedes sentir la energía de los duendes en tus piernas, pero no esperes ningún consejo reflexivo de ellos. Son revoltosos y felices y no entienden por qué existen momentos difíciles. Cuando quieran decirte algo, su consejo será simple y directo. Dales tu amor y agradecimiento; con una sonrisa es suficiente. Ellos desean volver a sentirse conectados con la Humanidad y quieren interactuar con aquellos de vosotros que tengáis el deseo de interactuar con ellos.

¡Y así es!

¡Os saludo a todos con mucho amor!

LA TIERRA

Canalizado por Pamela Kribbe

www.jeshua.net

Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.