LIBERTAD Y EMPODERAMIENTO – Jesús a través de Patricia Casidis

«¿Por qué actualmente es tan necesario recuperar el empoderamiento? Es más, ¿cuándo y cómo lo han perdido?»
Divulga Amor y Luz

«¿Por qué actualmente es tan necesario recuperar el empoderamiento? Es más, ¿cuándo y cómo lo han perdido?»

ESCUCHA…

 

 


 
LEE…

 

Amadas y amados:

Les acerco nuevamente mi energía y amor…

Me gustaría hablarles de lo que suelen llamar, «empoderarse» o, podríamos decir, «recuperar el propio poder».

¿Y por qué es necesario recuperarlo? O más bien, ¿cuándo y cómo lo han perdido?

Comparando  una vez más a la Humanidad con las aguas de un río, podríamos decir que, al comienzo, antes de formarse el río, solo hay aguas desparramadas en el suelo, que brotan o llegan a la superficie de la tierra desde alguna fuente: una vertiente, el deshielo, desde napas subterráneas…

Una vez que el agua llega a la superficie o cae en ella, comienza a recorrer la tierra y se va abriendo camino por distintos lugares. Libre, sólo condicionada y limitada por el suelo.

La superficie le va presentando diferentes desafíos y entonces su caudal se dispersa, se debilita, se absorbe o se evapora. En cambio, las partículas de agua que se mantienen juntas, van sumándose, fortaleciéndose y formando un caudal que luego se convierte en río.

Así mismo, «las aguas de la Humanidad», es decir, las personas, desde tiempos primitivos, al encauzarse para fortalecerse con el conjunto, fueron de algún modo, DEBILITANDO SU INDIVIDUALIDAD.

Casi sin notarlo, al ir perdiendo sus libertades para formar parte del «río», fueron perdiendo su singularidades y su propio poder, depositándolo en algunos pocos: aquellos quienes fueron construyendo la estructura, el canal, quienes fueron poniendo barreras, es decir, quienes dirigieron, quienes organizaron.

Este grupo menor fue recibiendo el poder cedido y, regidos por sus deseos de domino, encauzaron el «río de la Humanidad» en la dirección que más les sirvió para sus fines. En distintos lugares y tiempos, todos aquellos que se animaron a tratar de modificar eso, han sido perseguidos y acallados por medio de diferentes recursos, pero siempre con el mismo fin: sostener ese esquema de dominantes y dominados, dejando así una huella, una herida en la conciencia colectiva de la Humanidad.. 

En este presente, las estructuras se han vuelto tan complejas que los límites y barreras resultan más imperceptibles y ahora es más perspicaz la pérdida de libertad y de singularidad. De ahí, la importancia de despertar conciencias, de expandir claridad, de recuperar su luz y su verdad

Para completar el inmenso cambio que están atravesando, es necesario volver a recuperar el poder cedido. El poder propio es su libertad, la libertad de PODER SER, la libertad de MANIFESTAR SU ESENCIA. Y para ello, es necesario recuperar también su singular esencia y su verdad. De este modo hallarán el EQUILIBRIO necesario para transitar y concretar este inmenso proceso de cambio.

La idea de recuperar el propio poder o, como suelen llamar, su empoderamiento, genera a veces un poco de distorsión, ya que hay diferentes modos de entender el PODER y muchas veces se confunde con DOMINIO, convirtiéndose entonces en aquello que precisamente están combatiendo y reaccionando frente a algo que otros les quieren imponer por la fuerza, imponiendo por la fuerza también, la postura contraria.

Aquellos que, por alguna o muchas razones, se han sentido débiles, condicionados o dominados, pueden fácilmente convertirse en opresores y expresar una violencia que no lleva al resultado deseado. De ahí la importancia del equilibrio y coherencia individuales. Equilibrio entre el poder y la empatía. Equilibrio entre su individualidad y el ser parte de un conjunto. Equilibrio entre la libertad y el respeto. Equilibrio entre dar y recibir.

El genuino poder, el propio, no se recupera combatiendo ni enfrentándose a aquello que los oprimía. Tampoco se trata de éxito, logros o reconocimiento. El genuino poder no lo encontrarán ni en su posición social, ni en su familia, ni a través de sus bienes.

Todos esos son pilares externos que hasta ahora pudieron servirles para apoyarse en ellos y sentirse respaldados. Pero como han estado desgastándose para sostenerlos y han puesto toda su energía en ello, su luz se ha debilitado. Bien saben hoy que esos pilares son volátiles, impredecibles, cambiantes; que los hacían vivir en una falsa sensación de poder, de seguridad y de libertad.

Empoderarse no es enfrentarse ni gritar más alto que otros. Tampoco se trata de liderazgos ni ser líderes ni de seguirlos. No se trata de cumplir con estereotipos ni moldes ni de sostener viejas programaciones. Su propio poder no es algo que encontrarán afuera. No es algo forzado ni algo que tenga que ser de un modo u otro, no es algo que deba seguir modelos ni algo que se enseñe ni que se aprenda. Para recobrarlo hay que ACCEDER A SU SENTIR MÁS PROFUNDO.

Empoderarse es redescubrirse, reconocer los dones propios, las virtudes y las fortalezas. También es equilibrar las debilidades, inseguridades, miedos y heridas. Es reafirmarse en sí mismos. Es pararse en su propio eje con seguridad. Es tener la libertad y la fortaleza de SER EN ESENCIA, apoyándose en la certeza que les da mostrar SU VERDAD

Tu esencia es eso que  ERES, eso que TRAES EN TI, eso que TE DIFERENCIA.

Les abrazo con profundo amor y respeto. Sepan que estamos siempre acompañándolos.

 

MAESTRO JESÚS (acompañado…)

 

Canalizado por Patricia Casidis
 
Más canalizaciones de Patricia Casidis narradas por Mi Voz Es Tu Voz AQUÍ
Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.