ALEGRÍA INFINITA – Saúl a través de John Smallman

«Despertar es deleitarse plenamente en la eterna maravilla del Ahora, la eterna alegría y satisfacción de la vida, que solo puede darse Ahora.»
Divulga Amor y Luz

«Despertar es deleitarse plenamente en la eterna maravilla del Ahora, la eterna alegría y satisfacción de la vida, que solo puede darse Ahora.»

ESCUCHA…

 

LEE…

 

Aquí, en los reinos espirituales y no físicos, observamos con placer cómo el proceso de despertar de la Humanidad continúa acelerándose hacia el logro completo.

Ya sé que todos estáis muy cansados de la palabra «pronto», pero como al usarla regularmente cuando piensan, escriben o hablan sobre el despertar, la estáis validando, ¡sabed que el despertar de la Humanidad tendrá lugar pronto! Ya estáis listos para ello, estáis cansados de esperar y colectivamente estáis haciendo que suceda. Un número increíblemente grande de vosotros estáis reiniciando diariamente la intención de ser solo amorosos sin importaros nada más, mientras os involucráis en vuestras rutinas humanas; y hacer eso es extremadamente efectivo para intensificar el proceso de despertar de la humanidad.

Os ocupáis de vuestros asuntos diarios compartiendo y expandiendo Amor y, mayormente, os negáis a participar en vuestros impulsos egoicos de juzgar y condenar a alguien. Todos lo hacéis lo mejor que podéis, aunque no lo parezca. Lo que lt parezca a ti o a los demás es un juicio, incluso si no se expresa o comparte, y recordad que ninguno de vosotros, mientras estéis encarnados, tiene el conocimiento o la sabiduría necesarios para validar justamente cualquier juicio que deseéis hacer. Cuando dejéis atrás las limitaciones que os impone la forma, los pensamientos de juicio ya no surgirán más, porque como Uno, Fuente, Amor, siempre hay aceptación total, no hay absolutamente nada que juzgar,

El Amor lo es todo. El Amor lo abarca todo y está obrando y expresando constantemente sin detenerse ni interrumpir. El Amor es lo que eres y, cuando despiertes, conocerás su maravilla y sabrás que nunca has dejado, ni siquiera por el más breve instante, de estar separado de la experiencia de tu estado natural y eterno: la Unidad que es Amor. No habrá recuerdos perturbadores, dolorosos ni inquietantes de vuestra vida en la forma porque jamás  sucedieron; no hay nada que recordar, siempre y solo ahora.

La idea de que sólo existe el Ahora es una idea que casi puedes aceptar intelectualmente, pero tus sentidos físicos creen y experimentan el pasado como recuerdos y el presente como ahora y esperaís el futuro con emoción y ansiedad. Y claro, parece que el presente siempre es pasado, porque el ahora, aunque siempre presente, ¡nunca dura! Sin embargo, cuanto más tiempo eliges pasar en tus sagrados santuarios internos, más real se vuelve el Ahora para ti, demostrando que siempre es presente, aunque sea momentáneamente. Estar en la forma humana no es fácil y tiende a ser confuso e incierto durante gran parte de la vida. La incertidumbre es algo que la mayoría no aprecia ni le gusta, pero es constante porque la forma es cambio. Muchos cambios pueden parecer menores o intrascendentes, y luego ocurre un evento importante o un desastre que intensifica la ansiedad de la incertidumbre.

Sin embargo, hay una certeza, la única: Realidad/Amor. No olvides esto cuando te sientas abrumado o estresado por los eventos de tu vida humana diaria o por eventos generales, nacionales o internacionales más grandes o incluso por cambios en la Tierra: tormentas, inundaciones, deslizamientos, erupciones volcánicas, terremotos, etc. Vosotros sois, cada ser sintiente lo es, aspectos y elementos inseparables de Aquel con quien sois eternamente Uno en cada momento de vuestra existencia eterna. Lo que experimentas como humano en la forma es temporal, momentáneo, aunque mientras lo experimentas, el tiempo que dura puede parecer interminable cuando es desagradable y fugaz cuando es agradable. .

Despertar es deleitarse plenamente en la eterna maravilla del Ahora, la eterna alegría y satisfacción de la vida, que solo puede ser Ahora. Tú eres omnisciente, no porque tu mente infinita esté llena de conocimiento, sino porque tienes pleno acceso ahora, ni más tarde ni la próxima semana ni el próximo año a lo que sea que te interese. No hay nada que aprender, porque tú eres omnisciente. En la forma, deberías aprender a operar tu forma, tu propio cuerpo y las formas con las que interactúa tu forma, ya estén vivas o no: otras personas, animales, automóviles, computadoras, teléfonos, pensamientos, todas tus habilidades y capacidades, todo debería ser aprendido. Despierto eres omnisciente, no despierto eres incierto, confuso, limitado, perdido…

Estar completamente despierto, y completamente consciente es tu estado natural. No necesitas descansar ni dormir, y no puedes distraerte o alejarte de este momento, que es el único momento, y tu conciencia siempre está completamente atenta a Todo. Por eso recibes una respuesta instantánea cada vez que llamas a tus equipos de apoyo espiritual, a tus santos o a tus guías en los reinos no físicos. Siempre están ahí para ti, para el Todo. Cuando estás despierto, no hay nada a lo que no puedas atender instantáneamente, nada se pierde ni se retrasa ni se olvida;  ¡cualquier cosa que quieras hacer siempre se hace ahora! Nunca puede haber un estado de circunstancias o una situación en la que una respuesta tenga que ser retrasada, ajustada, limitada o negada, siempre eres instantáneamente capaz de responder completa y perfectamente a cualquier cosa que surja.

Tú eres Uno con la Fuente, con Todo lo que existe, Ahora. Este estado es inmutable y eterno. ¡Es la ALEGRÍA INFINITA!

De manera que, mientras os esforzáis diariamente por profundizar en vuestro interior a fin de abrir vuestro corazón al Amor, recordad que ese estado de vida ilusorio o no despierto en la forma que ahora estáis experimentando de la manera más realista, con todas las dudas, miedos e incertidumbres, está llegando a su fin. Muy pronto volveréis a estar completamente despiertos y el sueño o la ilusión ya no existirán, ¡porque jamás han existido!

Con mucho amor,

SAÚL

 

Canalizado por John Smallman

Traducción: Fanny Zapata, redactora de la gran familia de la Hermandad Blanca

Más canalizaciones recibidas por John Smallman AQUÍ

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.