PENSAMIENTOS TEMEROSOS – Jeshua a través de Pamela Kribbe

«La energía del miedo y los pensamientos que resultan de ella, ha penetrado en las sociedades humanas como una nube o una niebla alrededor de las personas.»
Divulga Amor y Luz

«La energía del miedo y los pensamientos que resultan de ella, ha penetrado en las sociedades humanas como una nube o una niebla alrededor de las personas.»

ESCUCHA…

 

 


LEE…

 

Amados:

Yo Soy Jeshua y estoy feliz de estar con vosotros. Entre todos estáis construyendo un nuevo camino para la Tierra, que es un camino interior, un camino de conciencia. Los caminos y senderos que tú creas en tu mente, serán seguidos por otros, porque es más fácil caminar por caminos trillados. Vosotros sois los conquistadores de territorios inexplorados, los que creáis nuevos caminos y dejáis huellas para que otros las sigan. Esa es vuestra labor, vuestra supuesta misión; algo que cada uno de vosotros asumió álmicamente antes de iniciar esta vida en la Tierra. Hacer esa labor te hace verdaderamente feliz y nada te satisface más estás que eso. Solo cuando sientes que tienes ese nuevo camino bajo tus pies, y que estás creando lo que querías desde tu alma, solo entonces te sientes realmente realizado desde adentro y profundamente conectado con la Tierra. Para ti, no hay una existencia fácil de encajar, ni un camino intermedio, ni conformidad. Tú elegiste ser diferente y ser diferente te ha llevado a experimentar el dolor debido al rechazo de los demás. Pero recuerda también las alegrías y los triunfos de esa experiencia, de los avances en tu conciencia y la vivencia que te  ofrece el amor que se eleva por encima del miedo. Esos son instantes de profunda alegría para el alma, cuando recuerdas quién eres desde tu alma y dejas de vivir en medio de formas de pensamiento que muchas veces se alimentan del miedo. Esos instantes de triunfo, son momentos en los que tu alma toca la Tierra y cumples tu destino. ¿Qué pasa en esos momentos en que estás lleno de la esencia de tu alma, cumpliendo la misión que te propusiste hacer aquí en la Tierra? ¿Qué sucede realmente en esos momentos de unión de tu alma con tu humanidad? Pues que no hay miedo, sino apertura. La voz del miedo es reemplazada por una confianza profunda y un conocimiento de lo que es beneficioso para ti. ¡Y cómo deseas experimentar esa sensación en todo momento, pues, cuando vives con miedo, sufres! El miedo hace que te sientas mal, incómodo y tu cuerpo y tu alma no se nutren de pensamientos y emociones temerosos. Es como un veneno que te acecha sigilosamente, una especie de arenas movedizas en las que te adentras y que, una vez que estás a mitad de camino, se te hace aún más difícil salir de sus garras.

Tienes que darte cuenta de que la energía del miedo y el tipo de pensamiento que resulta de ella, ha permanecido en la Tierra durante siglos y siglos. Ha penetrado en las sociedades humanas como una nube o una niebla alrededor de las personas, y eso ha dificultado que pudieran liberarse de esa temible energía. Las personas buscaban comunidad y seguridad estando juntas, pero sin saberlo, también se alimentaban de los patrones de miedo de los demás. Desconectarse y liberarse de tal adicción, requiere una decisión valiente por parte del individuo y negarse a mantener ese patrón colectivo que se ha transmitido de generación en generación. Incluso ahora puedes ser vencido por la niebla del miedo, ese veneno que desprenden los pensamientos llenos de temor.

Todos vosotros habéis tomado decisiones positivas en la vida, cuando habéis seguido la voz de vuestro corazón, la voz de vuestra alma. Pero aun así, el camino a seguir no es evidente ni claro, porque siempre se hace oír la voz del pasado, la voz del miedo que a veces puede apoderarse de ti. El miedo trata de convencerte de que estás siendo irresponsable, que lo que te gustaría hacer no se puede hacer, que no puedes ser diferente y que serás castigado por ello. Y los castigos a menudo provienen de padres, maestros, empleadores y otras personas que han participado en vuestra vida, y en épocas anteriores esos castigos solían ser bastante brutales. ¡Mira de qué manera los disidentes fueron perseguidos en el pasado como herejes o gentiles! Y tú acarreas este pasado lleno de dolor.

Ahora bien, ¿cómo te deshaces de la influencia de esa nube, esa niebla del pensamiento basado en el miedo? Primero necesitas aprender a identificar cuándo estás pensando y actuando por miedo. Solo entonces podrás desprenderte de ello y solo entonces se creará cierta distancia o espacio entre la ansiedad y tú. Ahora estás muy acostumbrado a estar atrapado en el miedo. Desde el nacimiento, se heredan ideas del entorno social que están cargadas de miedo y desconfianza, por lo que al principio no te das cuenta de que estás en esa nube o niebla, a pesar de que es tu realidad ordinaria. Y cuando ocurren esos momentos de auto-recuerdo y despertar, también puedes experimentar una reacción inicial de miedo, porque, si sigues la voz de tu alma y difieres de la norma, sientes que vas en contra de todo lo que te han enseñado a creer.

Veamos ahora qué se puede hacer con la forma en que eliges entre el miedo y el amor, el temor y el alma. Imagínate por un momento esa niebla que está cargada de voces de miedo, preocupación, inquietud y todo tipo de creencias negativas sobre ti mismo y lo que es posible en la vida. Deja que suceda espontáneamente y observa hasta dónde podrías estar todavía involucrado en esa niebla. Simplemente mira dentro de tu cuerpo para ver si hay lugares donde la niebla todavía se manifiesta. Ahí es donde te pones etiquetas que no son coherentes con tu alma; esas ideas que crees que son correctas para creer. Date cuenta de que el miedo a veces puede ponerse una máscara y parecer muy sabio, virtuoso y responsable, cuando en realidad sigue estando basado en el miedo. De esta manera, se te han enseñado toda clase de cosas bajo la apariencia de «virtud» como, por ejemplo, que debes controlarte a ti mismo; que debes amar a los demás, que debes cumplir con tu deber, que debes ser obediente, que en absoluto debes desviarte de lo normal y ser diferente o actuar salvajemente, porque hacer esas cosas sería egoísta y raro ¡y, sobre todo, nada considerado por tu parte! Ser diferente es visto como un tabú en la sociedad, y ese tabú lo asumen las personas que viven continuamente con emociones que les producen ansiedad y cuyo pensamiento refleja ese miedo.

También puedes imaginar la niebla del miedo como una entidad viviente real; una energía que ha comenzado a liderar tu propia existencia. Imagina que aparece tal entidad y que la ves ante ti como una niebla oscura y lúgubre, una niebla que quiere seguir existiendo y que se niega a disolverse. De modo que, cuando alguien se levanta y dice: «¡Ya no creo en esta irrealidad; hay un cielo azul sobre la niebla y otra forma de pensar!», en ese mismo momento esa persona experimenta una reacción oscura producida por la niebla. La luz que irradia esa persona provoca una especie de respuesta oscura de esa entidad, una intensificación de la niebla. Esa persona inmediatamente se siente sola, un extraño. Por eso, los hay que se esconden, se aferran a la niebla y no quieren saber nada de eso, porque salir de la niebla es lo más aterrador que pueden hacer. Eso es lo que te dice la niebla. En cierto sentido, la niebla es una especie de hipnotizador que mantiene a la gente bajo su hechizo, y liberarse de ese hechizo requiere coraje. ¡Ojalá te elogiaras todos los días por tu valentía cuando te atrevas a liberarte! Pasan muchas cosas cuando lo haces.

Mira de nuevo dentro y alrededor de ti, allí donde todavía haya parches de esa niebla que puede manifestarse en ciertas partes de tu aura o de tu cuerpo. Pregunta a esas partes qué hay de molesto allí o cuál es el mensaje de la niebla y deja que ese miedo hable. ¿Qué te dice la voz del miedo? Dale a la niebla una forma, un contorno, pero date cuenta de lo raro que es este fenómeno. La niebla en realidad no es nada; puedes atravesarla con la mano, por lo que no es sustancial; sin embargo, esa niebla tiene una gran influencia en ti: tu conciencia y tu visión del mundo. Ahora deja que el Sol brille suavemente en aquellos lugares donde la niebla aún retiene su energía. Un sol cálido y suave se esparce alrededor de tu campo de energía, haciendo que la niebla se disuelva gradualmente. Imagina un Sol que pende sobre tu cabeza, un Sol intenso, cálido y radiante que refleja la Luz de tu alma. Deja que la Luz del Sol caiga sobre ti: sobre tu cabeza, tus hombros, tu aura y por todo tu ser. Si todavía hay lugares que oponen cierta resistencia, está bien, déjalo así. Hacerlo es aceptable siempre y cuando uno sea consciente de ello.

Ahora hay muchísimas más personas que quieren romper con ese viejo campo de conciencia de miedo y opresión. Está ocurriendo un cambio en la conciencia colectiva de la Tierra. Sin embargo, cada uno de vosotros pasáis por este proceso a vuestra manera. Siempre es así; liberarse del campo del miedo, de la niebla del pasado, es un viaje personal que se hace solo. Hay momentos en tu vida en los que te encuentras cara a cara con esa energía opresiva del miedo y los juicios negativos sobre ti mismo y sobre tus fortalezas y habilidades. Te enfrentas cara a cara al desafío que esa confrontación supone con la ansiedad que hay en ti; sois tú y esa oscuridad que se ha convertido en parte de ti.

Encontrarse con personas de ideas afines en tu vida, aquellos que recorren el mismo camino que tú, es liberador y alegre, y en el futuro habrá posibles formas de cooperación entre vosotros , pioneros de la conciencia. Pero date cuenta de que esta confrontación que tienes con el miedo en tu vida, con lo viejo y con la niebla, es algo a lo que tienes que enfrentarte solo. Es por tu propio “poder solar” – el contacto con tu propia alma y el salto que te atreves a dar hacia lo nuevo – lo que te sitúa  dentro de un nuevo mundo, un nuevo nivel de conciencia. Cuando todos esos individuos hacen esto por sí mismos, surge un nuevo campo de conciencia que cada vez está más libre de miedo y más lleno de alegría, posibilidades y respeto mutuo. El resultado es que se crea más y más Luz Solar en la Tierra. No lo busques en otro; tú viajas a través de tu propio túnel estrecho y oscuro hacia tu propia liberación personal.

Y aquí me gustaría echarte una mano. ¿Cómo reconoces la voz del miedo dentro de ti y cómo distingues lo que es el miedo de lo que es la voz del alma y el amor? La voz del miedo es ruidosa, espasmódica e inquieta, y con frecuencia también actúa a través del pensamiento, a través de la mente. Puedes percibir el miedo en tu cuerpo como una tensión, una falta de relajación y entrega. Tus músculos están tensos, tu respiración no es profunda ni tranquila y muchos pensamientos de pánico, que se hacen pasar por muy inteligentes y responsables, se forman en tu cabeza: «¡Tengo que hacerlo así o asau, porque de lo contrario pueden ocurrir accidentes!», «¡Cuidado, porque esto o aquello puede salir mal!», «¡Ojo, mantente al margen, contrólate!»…  Toda clase de opiniones se dan bajo la apariencia de la virtud, pero esa es en realidad la voz del miedo. El miedo te paraliza y, si estás atrapado en el miedo, eres continuamente bombardeado por algo que parece venir de afuera. Los impulsos temerosos actúan sobre tu cuerpo y comienzan a dominar tu pensamiento.

El pensamiento es una herramienta valiosa, pero cuando está gobernado por el miedo, crea una especie de corriente eléctrica que comienza en tu cabeza y recorre todo tu cuerpo, haciéndote perder el equilibrio y trayendo tensión e inquietud; una sensación de nerviosismo que es continua y que comienzas a considerar normal. En muchas personas, hay un estrés constante. Las personas buscan liberarse de ese estrés con el alcohol, las drogas o cualquier otra cosa que les dé una sensación de alivio de esa opresión, como dormir, enamorarse o ser un adicto al trabajo. Quieren alejarse de esos sentimientos tensos y problemáticos y buscan liberación o distracción en las cosas exteriores. Buscan algo que les dé una sensación de tranquilidad o paz, aunque esa es una ilusión y solo temporal: ¡tan fuertemente sufren bajo esa corriente de miedo!

Puedes reconocer en ti mismo cuando llegas al punto que tu vida se vive a través del miedo. Tu cuerpo indica miedo por la corriente eléctrica que se da en tu cabeza que continuamente dispara pensamientos rápidos y por el deseo de tomar el control de la vida con pensamientos, preocupaciones e inquietudes. En el momento en que te das cuenta de que esto está sucediendo, puedes despertarte. Recuerda, incluso cuando estés dentro de la niebla, que ésta quiere mantenerte ahí. De lo contrario, antes de que te des cuenta, puedes pasar días y días dentro de la corriente del miedo y ni siquiera darte cuenta de que estás atrapado en la ansiedad. El momento en que te das cuenta de esto es un momento muy importante. Se trata de ir contra esa corriente temerosa, no creer en ella y no permitir que te hipnotice. Se trata de mantener el enfoque en la Luz del Sol dentro de ti mismo, ese silencio, aún sabiendo que pertenece a tu alma.

Date cuenta de que la energía de tu alma, de tu corazón, se siente muy diferente a la energía del miedo. Como he dicho, puedes reconocer el miedo por su particular ruido e inquietud. El amor, la voz de tu alma, viene a través del silencio, es silenciosa y no está ocupada. Puedes sentir esa voz emerger desde lo más profundo de tu esencia, desde un lugar tranquilo en tu vientre: un saber profundamente sentido que llega a ti libre de presión; un susurro suave que nunca asusta, ni exige, ni regaña. Es más como una invitación para que sientas y veas las cosas de manera diferente y tengas la confianza necesaria para soltar. Puedes ver la voz de tu alma ante ti como una imagen: por ejemplo, como una mariposa que revolotea por tu cuerpo, por tu campo de energía, por tu aura, con sus colores muy refinados y sus alas delicadas. O puede que la veas como un hada o simplemente como colores muy suaves. También puedes escucharla como un canto de los  ángeles o simplemente sentirla como una sensación de confianza, esperanza y optimismo, aunque la voz del miedo mismo o las voces de las personas que te rodean, te digan algo muy diferente. Y la regla general es: sigue tu sentimiento de paz hasta donde sientas más paz.

A veces piensas que es más fácil aferrarte al miedo y al ego, y hacer eso puede darte una sensación temporal de seguridad. Pero en realidad, todavía estás muy oprimido y sofocado. El verdadero descanso y la paz crean mucha apertura a tu alrededor. Simplemente confías y permaneces en el Ahora, aunque sabes que no tienes certezas y no puedes predecir nada. No huyes hacia el futuro; vives tu vida paso a paso.

Te invito a que mantengas ese sentimiento durante un momento, que ni  siquiera pienses en lo que tienes que hacer en el futuro; que estés totalmente presente en el Ahora. Siente la energía de tu alma y siente que eres bueno, hermoso y valiente, tal como en realidad eres. Invita a tu alma a venir a ti, y sabe que tu alma nunca te juzga ni a ti ni las decisiones que hayas tomado. Para tu alma todo es aceptable, ella siempre quiere ayudarte y animarte.

Muchas gracias,

JESHUA

Canalizado por Pamela Kribbe

www.jeshua.net

Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.