TRANSFORMAR LA PARTE MÁS PROFUNDA – Jeshua a través de Pamela Kribbe

«Tú ya estás preparado para transformar la parte más profunda que puede provocarte una noche oscura del alma.»
Divulga Amor y Luz

«Tú ya estás preparado para transformar la parte más profunda que puede provocarte una noche oscura del alma.»

ESCUCHA…

 

 


LEE…

 

Amadas amigas y amigos:

Yo Soy Jeshua.

Siente mi energía en medio de ti. Os saludo a todos.

Es maravilloso que compartamos este espacio y tiempo en este siglo, porque tú estás en el umbral de una Nueva Era. En esencia, todos vosotros sois los elementos individuales de una conciencia mucho más grande y, especialmente, la de vuestra propia alma. Tu alma es como un sol, eternamente radiante, y tú eres uno de sus rayos. Siéntete como ese rayo de sol. Tú eres parte de un Todo más grande y puedes es conectarte con el centro del sol que eres. Imagina que asciendes desde el rayo de sol en el que estás ahora por medio de una conexión a través de tu chakra de la corona. Viaja al centro de ese sol que irradia luz desde toda su superficie y báñate en esa luz. Experiméntala en las profundidades de tus células y llévala contigo cuando descienda desde su centro solar al rayo de sol en el que estás ahora, aquí en la Tierra. Siente cómo los fluidos corporales y todos los tejidos, músculos y órganos absorben la luz.

Tu cuerpo está muy familiarizado con esta energía. Al fin y al cabo, es a partir de esa energía de la luz de tu alma que tu cuerpo ha tomado forma. Por supuesto, tu cuerpo es un regalo de la Madre Tierra, pero es la luz viva de tu alma, tu núcleo Divino, lo que hace posible que estés aquí a través de la fusión del alma y el cuerpo. Tú traes un pedazo de eternidad a este cuerpo al darle forma al espíritu. El cuerpo es un mensajero del alma. En el cuerpo, llevas recuerdos del alma que van más allá de tu infancia en esta vida actual. Traes capas de emociones de otras encarnaciones, generalmente en un nivel subconsciente, y esas emociones incluyen experiencias traumáticas. Esas experiencias traumáticas son partes endurecidas y rígidas de la energía del alma. La luz de quienes sois no pudo llegar a esas partes en esas encarnaciones anteriores por lo que quedaron privadas de luz. Por lo tanto, son como una bola encadenada a tu pierna, una piedra en tu estómago o cualquier frase que quieras usar. En definitiva, un aspecto endurecido de ti mismo que no puede moverse libremente hacia el nuevo tiempo.

Ahora, esos aspectos te piden que te vuelvas hacia ellos y los rodees con tu amor y sabiduría. Precisamente en este momento, cuando muchas almas en la Tierra se sienten animadas a regresar al Hogar, a quienes realmente son, viejas cargas, a menudo de otras vidas, quieren mostrarse, y tú ya estás listo para verlas.

Esto es algo de lo que no sueles darte cuenta, que estás listo para transformar esas partes más profundas que pueden provocarte una noche oscura del alma. Con transformarlas, me refiero nada más a permitir que la luz de la conciencia fluya hacia ellas. No me refiero a trabajar en ti mismo, en el sentido de sumergirte en el pasado y tratar de analizarlo todo, sino simplemente reconocer lo que hay ahí, ahora mismo, y permitir que la luz de tu conciencia irradie esas partes oscurecidas.

Hagámoslo ahora de una manera práctica. Primero quiero persuadirte de que tú eres muy capaz de mirar las partes más oscuras y profundas de ti mismo y transformarlas y liberarlas. Tú eres mucho más grande que esas partes traumatizadas, pero antes necesitas ser consciente de tu luz, lo que puedes hacer al conectar con el sol radiante que eres. Tú no solo eres un ser infinito en el centro de ese sol, que es una manifestación eterna de lo Divino, los rayos que emites también son infinitos. Cada vez surgen más posibilidades únicas para canalizar su energía a nuevos lugares con el fin de reunir sabiduría y abundancia interior. Sé consciente de tu ser radiante cuando ahora vayamos a una parte de ti que está privada de luz. Hablo en tiempo presente de estar privado de luz porque está sucediendo en el ahora.

Todo lo que no ha sido redimido en una vida anterior vuelve a ti en una vida posterior; no como castigo ni por juicio, sino por un deseo interior de que esa parte se transforme para que puedas liberar tus dones. Porque en cada experiencia reside una intuición, un fruto ganado, un poder curativo…

Sé consciente de tu alma y aférrate a esa luz mientras te inclinas ante ese algo o alguien que sale de la oscuridad, que puede sentirse muy perdido, solo, abandonado al frío; algo o alguien que ha estado desprovisto de luz durante muchísimo tiempo. Es posible que esa parte de ti ni siquiera quiera acercarse porque siente que tiene que protegerse. Ve la luz que irradias como una amenaza porque se siente incapaz de encarnar tanta luz. Arrodíllate al lado de ese ser o lo que sea: un niño, un vagabundo, un demonio o incluso una figura monstruosa; no importa. Arrodíllate mientras sostienes tu luz. Dile a ese ser: «Te amo y vuelvo para redimirte. Estoy aquí para recuperarte; es hora de volver a casa. Te necesitamos; no podemos continuar sin ti». Extiende tu mano y haz la conexión. No olvides que esa parte también quiere volver a Casa, aunque se resista, aunque no confíe. En tu corazón hay un impulso irresistible de regresar a Casa, que es la única solución para esta parte alienada de ti.

Dile a esa parte: «Te seguiré esperando todo el tiempo que sea necesario» y ten paciencia. Cuando estés ahí arrodillado como un Ángel de Luz, como el mensajero de tu alma, siente que eso es así. Siente lo paciente que eres, lo perfectamente bien que comprendes las emociones del otro. Siente cómo te acercas para comprender esa parte traumatizada de ti mismo, cómo la abrazas con amor. No hay «debería», no hay expectativas, no hay prisa, no hay presión… Siente que sabes tanto acerca de ese ser que hay frente a ti porque es parte de ti. En cierto sentido, ese ser es tu creación, tu hijo, y quieres hacer todo lo que esté a tu alcance para que ese niño vuelva a florecer, vuelva a creer en la vida. No olvides que no necesitas sufrir junto a ese niño, que solo estás ahí con todas tus fuerzas y con toda tu inocencia. Se un ángel de luz. Extiende tus alas mientras estás sentado en el suelo y recibe al que está sentado frente a ti. Ese es el único gesto que debes hacer.

Confía en el impulso que vive en ese ser. Él también quiere volver a Casa, aunque en términos terrenales requiere tiempo para superar sus resistencias, para superar viejas desilusiones, tristezas, y eso es comprensible. Así que dale a esa parte el tiempo que necesita y se merece. Solo a partir de una aceptación tan incondicional, será cuando ese niño podrá regresar a Casa. La coerción y la presión son contraproducentes; tú solo tienes que estar ahí. Recuerda que cuando entras en ese proceso, no es solo tuyo. Si te fijas en los últimos siglos de la historia de la Tierra, no es difícil ver por qué se ha desarrollado tanto trauma en las personas. Las guerras y la lucha entre los pueblos han dejado heridas profundas; a menudo, tan profundas, que se han convertido en parte de la atmósfera astral a la que vas después de haber fallecido en la Tierra. Si no transformas un trauma emocional en una vida terrenal, este se adhiere a ti. Quiere volver a casa y sabe que debe permanecer contigo si alguna vez quiere ser redimido. El alma a menudo elige nacer de nuevo en la Tierra para conectarse con el antiguo trauma, pero en circunstancias durante las cuales es posible que se sane. Ese es ahora el caso de muchos de vosotros que estáis en la Tierra.

Si en esta vida te topas con circunstancias, ya sea a través de personas o situaciones, por las cuales se activa y aflora un viejo dolor en ti, seguramente es porque lo has elegido desde tu alma, desde el punto central de la Vida, el sol que eres. Una vez que ocurre esa activación y te ves atrapado en capas que van más allá de lo que está sucediendo en la superficie de tu vida, puedes hundirte en esas capas o puedes transformarlas, tú eliges. Es muy humano que al principio, probablemente te hundas profundamente en ellos y que vuelvas a vivir y experimentar aquellas temidas emociones que ya viviste y experimentaste en una o más vidas; eso es revivirlo. Sin embargo, el arte de este proceso es olvidar dejar el pasado y contemplar esas emociones a través de la Luz del alma. Ya sé que dirás: «Pero es que eso es muy difícil, soy atraído y arrastrado hacia abajo». Y, ciertamente, la atmósfera de la Tierra tampoco ayuda mucho a lidiar con ello porque todavía reina mucha negatividad y miedo entre las personas. Pero yo os digo que vosotros sois los portadores de Luz que estáis trayendo el Nuevo Tiempo. ¡Se consciente de tu poder! ¡Siente la Luz del sol que es tu esencia! ¡Irrádiala infinitamente!

El dolor terrenal puede crear una oscuridad profunda, pero tú eres mucho más grande que eso. Tú puedes conseguir que la Luz brille incluso en los lugares más oscuros, ya que eso es lo que deseas profundamente que suceda.

La intención de tu alma para esta vida ha sido hacer eso por ti mismo, y al hacerlo por ti mismo, también contribuyes a aliviar la carga colectiva en la Tierra. Por lo tanto, te pediría que ahora extiendas tu Luz al pasado, y no solo a tu pasado, sino al pasado colectivo de la Humanidad. No os confundáis, ese pasado no se acabó, todavía está ahí. Aún reside en grandes grupos de personas en la Tierra que constantemente reaccionan a viejos miedos, prejuicios y desconfianzas que no surgen del presente, sino que tienen raíces muy antiguas. Esas son personas que tienen que lidiar con un dolor no procesado que se ha acumulado a lo largo de múltiples vidas.

Quizá ahora pienses: «Pero es que no puedo hacerlo, no quiero asumir algo así, es una carga demasiado pesada para mí». ¡Quédate en tu Luz, siente la Luz de tu sol! No tienes que asumir el dolor por ti mismo, no tienes que sufrir. Solo necesitas permanecer en tu Luz y dejar que brille. De es manera, reafirmas que no eres la sombra y que no necesitas vivir en esa sombra; que eres un mensajero de una Nueva Luz en la Tierra. De esa forma, te haces grande.

Imagina que estás aquí en la Tierra como un enorme ángel de luz y dulzura. Extiende tus grandes alas. Atrévete a ser grande y a asumir tu lugar. Imagínate que estás con los pies descalzos en el suelo terrestre permitiendo que irradie tu Luz Angelical. Fíjate en el dolor que todavía aflige a las personas, míralo ante ti como una niebla arremolinada, una energía turbia y opresiva, pero no entres en él. Solo obsérvalo y deja que tu Luz fluya hacia él. Tú n o necesitas huir de él, porque tú ya estás del otro lado. Observa cómo se recibe la energía de la Luz, la Dulzura, la Compasión y la Paciencia que irradias.

Tú eres un Trabajador de la Luz en la Tierra y eso es lo que significa traer Luz, la esfera de los ángeles, entre las personas. Con tu presencia aquí, pequeñas luces comienzan a brillar en esa turbia niebla de miedo, tristeza y soledad, y los corazones comienzan a abrirse. Tu Luz marca la diferencia. A veces, puedes ver el efecto, pero a menudo no. Sin embargo, igualmente sucede. Confía en ese proceso y en el hecho de que estás aquí. No le temas a la oscuridad, a la sombra. Cree en tu propia fuerza. Este es mi llamamiento para ti.

En este momento, la elección de la que hablé es extremadamente importante. Estás listo para elegir la Luz, no para retroceder en la repetición de patrones antiguos, sino para crear un patrón nuevo para ti y los demás. Centra tu conciencia en lo que es poderoso, ligero y gentil dentro de ti, y entonces podrás hacer cualquier cosa. Todo puede y debe fluir a través de ti. Tu Luz no se debilita por la oscuridad, se fortalece. Ese es el verdadero significado de traer Luz a la Tierra.

Yo estoy profundamente conectado contigo.

¡Muchas gracias por tu presencia aquí!

JESHUA

Canalizado por Pamela Kribbe

www.jeshua.net

Más canalizaciones de Pamela Kribbe narradas por Mi Voz Es Tu Voz  AQUÍ

Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.