PARADIGMAS DEL TERCER MILENIO – Nunc

«En los paradigmas actuales para el tercer milenio, toman notoriedad algunas palabras y la raíz de lo que apuntan.»
Divulga Amor y Luz

«En los paradigmas actuales para el tercer milenio, toman notoriedad algunas palabras y la raíz de lo que apuntan.»

ESCUCHA…

 

 


LEE…

 

En la segunda década del siglo XXI, al comienzo del tercer milenio, han ido surgiendo acontecimientos que ponen de manifiesto la certera necesidad de que el ser humano tiene que contemplarse verdaderamente e ir a sus propias raíces esenciales, más allá del dominio del ego y de la creencia limitada y limitante de creerse separado del resto de personas, de la naturaleza, de la vida, del planeta, del universo, de la existencia, de todo lo manifestado e incluso de la Divinidad, denominada por algunos Dios, la Fuente o el Absoluto. Más allá de los nombres que le se den a la Grandeza que está más allá de la percepción del ego que se siente separado, y que desde la Experiencia No dual es posible poner de manifiesto que no hay separación con ella, en el tercer milenio se originan paradigmas de auténtica expansión, concienciación y unificación.

La coherencia en estos tiempos es vital. Todo ser humano tiene momentos de claridad, una lucidez que le hace atisbar que es más de lo que se ve y que hay más de lo que se ve. Luchar contra ello solo conlleva sufrimiento y en verdad he de decir, que para quienes se sigan aferrando a los paradigmas antiguos de separación, confrontación, división y dualidad, vivirán en sufrimiento. Más bien es cierto que para quienes integren los paradigmas que piden por naturalidad ser manifestados y son intrínsecos con un estado conciencial expandido, experimentarán una gran liberación del peso que tantos y tantos años la humanidad y el hombre han estado cargando.

Siempre ha habido personas que han estado conectados con los paradigmas esenciales y la sencillez del Espíritu; más bien, los paradigmas de este tercer milenio, originan la invitación a que sean manifestados los paradigmas esenciales intemporales a nivel general. De ahí, la importancia de cada uno y de todos. De ser conscientes que la expansión de uno colabora en la expansión de todos. Que todo está unido. Que no hay separación. De colaborar verdaderamente. De permanecer más allá del dominio del ego. De ir más allá del conflicto, de la separación y de la dualidad. Esto, para ser manifestado e integrar que en verdad toda la humanidad está embarcada en el mismo barco, dirigiéndose al mismo destino, creando juntos un nuevo ámbito de auténtica, real y natural convivencia, con consciencia y sentido expansivo y colaborativo, ha de ser experimentado individualmente. Los paradigmas del tercer milenio, son claros, cada uno ha de transformarse y vivir en coherencia con la naturalidad esencial intemporal con la que en verdad se está conectado y que por identificaciones, apegos y arraigos, no se integra.

En los paradigmas actuales para el tercer milenio, toman notoriedad algunas palabras y la raíz de lo que apuntan. Mensajes y la esencia de lo que apuntan palabras como: Honestidad, coherencia, observación, fluidez, entusiasmo, responsabilidad, colaboración, transformación y algunas más. En este artículo no se explican a qué apuntan cada una de estas palabras y la esencia que las envuelve, más bien, acorde a otra palabra que todavía no había sido compartida y que es importante en los paradigmas del tercer milenio, a cada uno le toca “discernir” por sí mismo.

Algo que es claramente de los paradigmas actuales, es que cada uno ha de transformarse en su propio maestro. Ya no es tiempo de maestros ni guías, si bien tiene sentido que con coherencia, honestidad y con ánimo de transformar las limitadas identificaciones, se escuchen a quienes cada uno perciba que hablan conectados, unificados a la Verdad que libera y con la coherencia de colaborar verdaderamente en la Concienciación, Expansión y Unificación. Ahora, los paradigmas del tercer milenio, son claramente que cada uno ha de integrar el conocimiento adquirido, y pasar de la creencia a la integración, y así ser uno con la experiencia. Estar observantes.

Mínimamente, apuntando a la trampa egoica de creerse separado de alguien, y definir a alguien como Maestro y por ello alimentar la dualidad considerándose alumno, tener claro que cuando percibís Verdad en alguien, en su presencia, en sus palabras, en sus silencios, en su energía… es la parte de quien escucha y que vibra ahí y lo reconoce, la que ha de alimentarse y con la que cada uno ha de integrarse. Yo soy la parte de ti que se reconoce en la Divinidad. Estamos conectados. Y la información que está en uno está intrínsecamente en todos.

Paradigmas a tener presentes para el tercer milenio, es la importancia de que todo esté unificado porque todo es vibración. Es decir, unifica pensamiento, con la palabra, con la sensación y con el origen del trasmitir. Sé consciente que el cómo se hace y desde dónde se hace (o se habla, se trasmite, se vive) es trascendental.

Paradigmas intemporales que son aplicables y esenciales para el tercer milenio, los puedes encontrar en la Experiencia y vibración trasmitida en el libro Viaje a la Divinidad, subtitulado, Muerte en vida. En esta obra, escrita desde la experiencia, se habla de identificaciones egoicas, creencias limitantes, y del viaje a la consciencia de lo que somos y lo que te vas encontrando en tu propio viaje.

Y para concluir, aunque este artículo podría ser extendido ampliamente, los paradigmas para el tercer milenio, implican inexorablemente, trascender limitadas perspectivas y creencias limitantes del llamado mundo espiritual. Toda estructura creada por el hombre ha sido creada por el ego. Identificarse como alguien espiritual creando rechazo a una parte de la vida que se denomina mundana o terrenal, es un paradigma que ha conllevado al rechazo a la Existencia en alguna de sus formas; y como todo está unido, quien rechaza la vida en alguna de sus formas, se rechaza a sí mismo, y eso solo conlleva sufrimiento. Esto ha de quedar meridianamente claro. Esto y mucho más, queda expresado en el libro Viaje a la Divinidad.

Un mensaje que trasmito asiduamente, entre muchos otros, es:

«Pies en la Tierra, corazón en lo Celestial, consciencia en lo Divino».

Es momento de la Concienciación, Expansión y Unificación. La meta es la liberación, la experiencia con la Verdad que te hace libre.

Un abrazo compañer@

 

NUNC
Una única vez
Mensual
Anual

Haz una donación única

Haz una donación mensual

Haz una donación anual

Elige una cantidad

€11,00
€22,00
€55,00
€11,00
€22,00
€55,00
€111,00
€222,00
€555,00

O introduce un monto personalizado


¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

¡Mil gracias por tu generosa colaboración!

DonarDonar mensualmenteDonar anualmente

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.